HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Atesa además de prestar un pésimo servicio no les paga a los recicladores

Cumpliendo con la sesión ordinaria en el Concejo Distrital, los 19 concejales coincidieron en que la problemática de basuras en la capital del Magdalena es responsabilidad de todos, tanto de los ciudadanos, como de los recicladores, Atesa y la Essmar.

En ese sentido, hace falta renovar los ‘votos’ del ‘matrimonio’ que debe existir entre las autoridades competentes, funcionarios y colaboradores que hacen parte de este proceso de recolección y disposición final de los residuos sólidos, así como también por parte de la comunidad samaria para solucionar el problema.

A pesar de lo anterior, Yolanda González, gerente Atesa, explicó a los concejales, que desde el año 2016, el Plan de Gestión Integral de Residuos Sólidos Regional -PGIRS-, no se había actualizado hasta el 2023, razón por la cual era de competencia del Distrito disponer de un lugar idóneo.

Con esta declaración se hizo palpable, la intención oscura y astuta por parte de la empresa Atesa para eximirse de culpa y de la responsabilidad por no prestar un servicio óptimo, del cual los samarios pagan alrededor de 30 mil millones de pesos anuales.

“Santa Marta debe tener su relleno sanitario propio, con capacidad y vida útil. También, con separación de residuos sólidos. El relleno actual tiene licencia ambiental vigente. A la ciudad le decimos que no estamos trabajando de manera desorganizada ni al azar. Los entes de control como el Ministerio de Ambiente y la Procuraduría General de la Nación han acompañando los actuales procesos”, indicó González.

Asimismo, durante el encuentro, afirmó que en el PGIRS existían varias falencias, las cuales señalaban a la Universidad encargada como la única responsable en elegir el lugar propicio para la disposición final de los residuos sólidos, muy a pesar de la estadía de la empresa la cual lidera.

“El distrito de Santa Marta contrató el PGIRS con la Universidad del Atlántico. La zona del relleno sanitario es un sector susceptible, en ese orden de ideas, en los estudios que realizó la capital del Magdalena, no existen vías de acceso y potencialidad de vida útil por 25 años”.

CULPA A LOS USUARIOS

Con respecto al rebosamiento de basuras en los contenedores recalcó que, los ciudadanos arrojan los residuos a las afueras de estos vertederos y los recicladores contribuían a esta acción cuando realizaban labores de reciclaje.

Sin entrar en detalles  le atribuyó la responsabilidad a todos menos a su empresa, que es la verdadera autora de prestar un mal servicio con contenedores rebozados y en malas condiciones.

A su vez el agente interventor de la Essmar Jorge López Echeverry, recalcó que “La contenerización fue un modelo implementado en Santa Marta respondiendo a necesidades directas, sobre todo, las generadas en tramos donde el vehículo de aseo no podía acceder».

Cabe resaltar que, dentro de los compromisos que se establecieron se encaminaron en mejorar este servicio y determinar la viabilidad de los contenedores como estrategia.

«El debate de hoy pertenece al clamor ciudadano. Nosotros hemos sido defensores del proceso del grupo Interaseo, hoy Atesa. Esta citación no obedece a divisiones ni riñas con los funcionarios presentes. La reunión está enfocada en favorecer al samario», afirmó Juan Carlos Palacio, concejal de Santa Marta.

Palacio puso de presente la grave prestación del servicio de recolección de basuras lo cual es evidente en toda la ciudad, por lo que llamó la atención de la administración distrital encaminada a preparar la nueva licitación por cuanto la concesión de Atesa vence en el año 2026.