HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Sequía tiene en ‘jaque’ al sector ganadero de Magdalena y Cesar

Un viacrucis están viviendo los ganaderos de los municipios sureños de los departamentos del Magdalena y Cesar por la falta de alimentos para llevar a alimentar sus hatos ganaderos ante la sequía de los pastos.

Por efecto del Fenómeno del Niño, los ganaderos del sur del Magdalena y Cesar, están perdiendo los animales porque no hay alimento en los playones donde llevan a pastar sus hatos ganaderos en época de verano como la actual.

POR:
TONNY
PÉREZ MIER

El abigeato y ahora el secamiento de los playones por efecto de la sequía producida por el Fenómeno de El Niño, tiene en ‘jaque’ al sector ganadero del sur del Magdalena y Cesar, que dependen de la irrigación de sus predios aprovechando las aguas del río Magdalena.

Comité Municipales de Ganaderos de estos entes mencionados, están demandando acciones por parte del Estado, para minimizar las perdidas y poder cumplir con sus obligaciones con la banca nacional e internacional.

Grandes, medianos y pequeños ganaderos de los municipios de Pijiño del Carmen, San Zenón, San Sebastián, Guamal, Plato, entre otros en el Magdalena, Astrea, Gamarra, Bosconia por el Cesar, requieren de acciones y no de buenas intenciones.

Los playones irrigados por el río Ariguaní y Cesar, en su paso por los municipios de El Paso, Bosconia, Chimicha y Astrea no tienen el caudal suficiente para inundar las tierras consideradas como playones que su pasto es utilizado en época de verano como forraje para los hatos ganaderos.

“Estamos teniendo pérdidas cuantiosas, porque no tenemos para donde llevar a pastar las reses y eso las enflaquece, lo que merma la producción de leche y al caer la producción todo es considerado como pérdida”, dijo Julio Mercado Caballero, ganadero de la región de Santa Cecilia.

En los municipios del sur y sur occidente del Departamento, se está viviendo el mismo fenómeno por efecto del Niño, que está secando todas las fuentes hídricas que dan vida al Magdalena agrario, el que produce la alimentación, incluso de otras regiones del Caribe y del interior del país.

“Ahora por culpa de los estragos del este fenómeno, no se puede vender una res, porque nadie quiere dar lo que efectivamente vale y esos es algo que nos está perjudicando a nosotros los que apenas estamos comenzando en esta actividad”, expresó David Parejo Fernández, del sector de San Sebastián.

Lo preocupantes para los ganaderos es que al tratar de llevar sus hatos hasta regiones donde hay pasto para su alimentación corren el riesgo que en el camino se muran muchas reses.

LA FALTA DE PASTO

 “Nos enteramos que, en el sur de Bolívar, no vamos tan lejos en San Martín, un ganadero que tiene su criadero para la venta de novillos en canal para el sacrificio, comenzó a padecer por la falta de alimento y se le dio por llevarlo a unos potreros equidistante unos 30 kilómetros y en el camino se le murieron 14 novillos”, afirmó Parejo Fernández.

Pero a la sequía por el Fenómeno de El Niño, se suma el abigeato, que, aunque se encuentra controlado por las autoridades, es decir, Ejército y Policía, se sigue dando en algunas regiones del Magdalena y Cesar, tal como lo anuncian los Comités Municipales de Ganaderos de ambos departamentos.

“También nos afecta que ladrones se meten a nuestros predios sacrifican los animales para posteriormente vender la carne sin ningún control de higiene en los mercados de ciudades como Valledupar, Santa Marta, Ciénaga, Fundación, Bosconia, El Banco, entre otros”, sostuvo la fuente consultada.

Entre tanto, José Salas Meriño, pequeño ganadero de El Paso y Pijiño dijo que para la seguridad se han reunido en varias oportunidades con los comandantes de la Policía y Ejército que operan en esos territorios para adoptar mecanismos de seguridad.

Aseguró que, a los ganaderos muchas veces les ha tocado sacar de su escaso presupuesto para contribuir con las autoridades en los gastos que demanda una operación de patrullajes en motos u otros tipos de vehículos camperos, que son los que funcionan en el campo.

“A cada rato estamos asistiendo a consejo de seguridad en algunos municipios, con el fin de adoptar mecanismos de seguridad, para que los hurtos se acaben. Allí se toman decisiones que se ponen en prácticas, pero con el tiempo, nuevamente caemos en lo mismo”, aseguró el dirigente ganadero.

MÁS APOYO ESTATAL

Frente a la incertidumbre de ese sector importante y que juega un papel preponderante dentro de la economía del país, los ganaderos están demandando mayor atención del Estado que, si bien ha anunciado participar de su fortalecimiento, todavía no se ha visto.

“La Federación Nacional de Ganaderos, Fedegan, por intermedio de su presidente José Félix Lafaurie, está anunciando estrategia de seguridad, pero hay que estar afiliado a cualquiera de lo comité que hacen parte de la Federación y muchos medianos ganaderos como yo, no tenemos para responder a esa expectativa”, subrayó Parejo Fernández.

Dijo que ante esta eventualidad que afecta a todos por igual, se deben diseñar estrategias de ayuda para los ganaderos y el campesinado en general que también está ‘llevando del bulto’ porque sus cultivos de economía campesina también son presa fácil de la sequía.

“Muchos cultivos de maíz, ajonjolí, yuca, frijol, ñame y otros también han anunciado pérdidas millonarias por las mismas causas que afectan a ganaderos, pescadores y transportadores que también su suman a este rosario de necesidades”, precisó.

Tanto ganaderos, como campesinos, transportadores y pescadores son conscientes que la sequía producida por el Fenómeno del Niño es en gran parte la gran causante de esta debacle, por lo que se requiere con suma urgencia, ‘un empujón del Estado’. ante que estos sectores importantes de la economía nacional se vayan a la quiebra.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea.AceptarLeer más