HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

La terna para Fiscal sobrevivió a la tutela del magistrado Botero

Dos días antes de la primera sesión de la Sala Plena de la Corte Suprema de Justicia, en la que en el orden del día está la votación para determinar quién será la próxima fiscal general de la nación, el Consejo de Estado anunció que negó, en segunda instancia, la tutela elevada por el magistrado Gerardo Botero Zuluaga.

Todo comenzó el 10 de octubre, cuando Botero, expresidente de la Sala Laboral de la Corte Suprema de Justicia, le pidió al Consejo de Estado devolverle al presidente Gustavo Petro devolver la terna integrada por Amelia Pérez Parra, Ángela María Buitrago Ruíz, y Luz Adriana Camargo Garzón, pues las candidatas solamente eran mujeres.

Botero contó que el 14 de septiembre del 2023 un ciudadano llamado Belisario Jiménez Duque presentó un derecho de petición al alto tribunal, solicitando devolver la terna, que en ese entonces tenía a Amparo Cerón, «por considerar que se violaba el derecho a la igualdad y equidad de género», debido a que las tres postuladas eran mujeres.

La Sala Plena negó la petición, pero Botero Zuluaga salvó su voto, es decir, se opuso. «En el uso de la palabra que me fue concedida, manifesté con toda claridad y contundencia que avalaba y estaba de acuerdo con la petición presentada por el ya mencionado ciudadano», señaló la tutela rechazada ya en dos instancias.

EL CONFLICTO ALEGADO

Para el magistrado, el presidente Gustavo Petro incurrió «en una flagrante y ostensible violación» de la Constitución, la ley y normativas internacionales «que protegen y salvaguardan la equidad e igualdad de género». Por ello, estuvo de acuerdo con quien envió el derecho de petición, así que luego elevó la tutela al Consejo de Estado.

Botero continuó argumentando que, aunque el 26 de septiembre el jefe de Estado cambió la terna, la nominada fue Luz Adriana Camargo, otra mujer, por lo que, en su concepto, sigue sin respetarse el derecho a la igualdad y equidad de género.

Además, para el togado, al ser una terna de tres mujeres, se vulnera su «derecho fundamental al voto», pues no se le permitió escoger al menos a un hombre. Por ello, le pidió al alto tribunal de lo contencioso administrativo que le ordene al presidente Petro enviar una nueva terna «en la que se respete la igualdad y la equidad de género».

Botero expresó que hubiese hecho lo mismo si la terna hubiese sido solo de hombres. Para “evitar una estigmatización”, dijo. No obstante, Botero participó en las elecciones de Néstor Humberto Martínez y Francisco Barbosa, ambos hombres en ternas en las que el género masculino ocupaba dos tercios de las vacantes, y no presentó ningún reparo al respecto.

EL TRÁMITE EN LA CORTE NO SE DETUVO

Como medida provisional, el magistrado Gerardo Botero le pidió al Consejo de Estado suspender «el trámite interno que debe surtirse ante la Corte Suprema de Justicia para la elección del nuevo (a) Fiscal General de la Nación» mientras se resuelve la acción de tutela. La primera derrota de Botero llegó el 12 de octubre, cuando se inadmitió su recurso.

El Consejo de Estado resolvió que la demanda no cumplió con los requisitos mínimos de sustentación, pues en todo el escrito, de ocho páginas, no hubo ninguna referencia a cuál fue la decisión de la Sala del 28 de septiembre que presuntamente le afectó sus derechos fundamentales. Por ello, con un auto firmado por el consejero Rafael Francisco Suárez Vargas, La Sala de lo Contencioso-Administrativo negó la tutela.

Como Botero corrigió su escrito en un plazo adecuado, el 25 de octubre el Consejo destacó que sí iba a estudiar la tutela e incluso vinculó al proceso a la exfiscal Amparo Cerón, quien pidió aceptar las pretensiones del magistrado. Sin embargo, a mediados de noviembre, cuando el cronograma al interior de la Corte Suprema avanzaba sin interrupciones, el Consejo de Estado negó la tutela.

LA ESTOCADA FINAL

La impugnación no llevó a buen puerto las intenciones de Gerardo Botero. Este martes, la Sección Cuarta precisó que el artículo sexto de la Ley 571 del 2000 le impone al presidente, como primera fase en la presentación de una terna para fiscal general, la obligación de incluir al menos a una mujer en la lista, pero no impide que postule a otras más.

El Consejo, con ponencia de la magistrada Stella Carvajal, retomó que el Gobierno en esta ocasión hizo concreta una «medida afirmativa» que encuentra «pleno respaldo» en la Constitución, por lo que «no puede ser entendida como una forma de discriminación, ahora por razones de género, respecto de los hombres».

«La conformación de la terna femenina para la elección de la próxima fiscal general de la nación reivindica los derechos a la igualdad material y a la participación de la mujer de manera adecuada y efectiva en los máximos niveles decisorios del Estado», subrayó el fallo de segunda instancia, que pone fin a la discusión jurídica sobre la terna.

La Corte Suprema de Justicia contempla iniciar las votaciones para escoger a la sucesora de Francisco Barbosa, que se encuentra entre Amelia Pérez Parra, Ángela María Buitrago Ruíz, y Luz Adriana Camargo Garzón, este 25 de enero. Entre la magistratura de la Sala Plena, Gerardo Botero podrá ejercer su derecho al voto./Colprensa

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más