HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Billboard-Sociales

Shhh…No se lo digas a nadie

No todas las cosas se pueden contar a cualquier persona, no todos tienen la capacidad de escuchar sin juzgar o escuchar para sanar.

Por
GIULIANA
MANCUSO

Si algo caracteriza a la mayoría de las mujeres es el deseo de contarle a alguien como se sienten. ¿Has notado que cuando una persona le dice a otra: No se lo digas a nadie, es cuando más rápido se saben las cosas

Importante. Cuando alguien se te acerque a contarte algo en confianza, más bien, ¡Escúchala!  Tu silencio va a sanar a alguien que urgentemente lo necesita.

A lo mejor siente la necesidad de sacar algo que la incómoda y que está haciendo daño en su interior.

Ten presente esto: Si te sorprende lo que te está contando, Jamás lo reflejes en tu rostro, puedes con un gesto estar juzgándola y se va a sentir mal.

Trata a esa persona como te gustaría que te trataran a ti cuando estás en una situación igual o parecida.

En los últimos meses, Dios me ha dado la oportunidad de conocer historias de mujeres extraordinarias y cuando las escucho hablar plasmo cada palabra en mi corazón con el fin de dar un buen consejo, al fin y al cabo, entendí que cuando algo está saliendo a la luz de la vida de una persona es para ser restauradas, transformadas y jamás juzgadas.

Quiero que entiendas algo: no está mal que busques decirle alguna persona como te sientes, pero no a todo el mundo se le pueden contar las cosas.

Sé que muchas veces esperas luego de haberte desahogado la siguiente respuesta: “Te entiendo”, esas dos palabras tienen un efecto relajante y tranquilizador cuando te sientes triste o te sientes enojada, Pero es justo lo que debemos aprender hoy, a controlar esas emociones para no equivocarnos.

¿Quién es la persona correcta para desahogarte? Yo diría que busques un amigo de mucha confianza, que conozca tus luchas, un líder espiritual, un familiar cercano que pueda escucharte y pueda de alguna manera ayudarte a llevar esta carga y que para ti sea más liviana.

A ellos puedes expresarle tus sentimientos, puedes encontrar palabras que te motiven, su acompañamiento te va a dar fuerza y sentirte que alguien está para ti, te da tranquilidad.

Alguien cercano un día me dijo: no todas las cosas se cuentan y que sabiduría hay en sus palabras, o mejor dicho que poder hay en sus palabras, por eso hoy te lo digo a ti, cuídate mucho de contar tus cosas a cualquier persona, no todos tienen la capacidad de escuchar sin juzgar o escuchar para sanar.

Lo que sí puedo decirte con plena convicción es que callar lo que sientes puede envolverte más en el dolor o sufrimiento. Hablar sana, pero hablar con la persona correcta.

Lo último que quiero que sepas, es que solo Dios va a resolver tu situación cualquiera que sea, porque la respuesta a todo la tiene El. Entonces… ¿qué tal si hablas con El?

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más