HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Carlos Lehder habla sobre su libro

En diálogo con Julio Sánchez Cristo , Carlos Lehder habló sobre las importantes revelaciones que recoge su nuevo libro sobre la historia de la organización narcotraficante y la guerra de los años 80.

En diálogo con Julio Sánchez Cristo para La W, Carlos Lehder, exnarcotraficante colombo-alemán y cofundador del Cartel de Medellín, conversó en exclusiva sobre su nuevo libro titulado ‘Vida y muerte del Cartel de Medellín’, publicado por la editorial Random House y que la semana pasada llegó a las librerías de Colombia.

El excapo, quien no ha ofrecido declaraciones a los medios de comunicación del país desde hace más de 30 años, habló sobre las importantes revelaciones que recoge la publicación sobre la historia de la organización narcotraficante y la guerra de los años 80.

Es preciso recordar que Lehder se convirtió en el primer narcotraficante del país en ser extraditado a los Estados Unidos, así como el único de los líderes del Cartel de Medellín que fue capturado vivo en la época en la que seguía operando.

El 16 de junio de 2020, Lehder fue repatriado a Alemania después de cumplir en Estados Unidos dos terceras partes de su condena, según la ley penal vigente en el momento de su extradición.

Ahora, en la ciudad de Frankfurt, Carlos Lehder se encuentra en libertad debido a que no tiene cuentas pendientes con la justicia de ese país. Según Mónica Lehder, su hija, otro de los motivos de su liberación estuvo relacionado con la recaída de un cáncer de próstata que le fue diagnosticado años antes.

¿Por qué dedicarse al crimen?

En primer lugar, sobre por qué optó por una carrera criminal a pesar de haber tenido oportunidades, Carlos Lehder expresó que para él “continúan siendo un enigma” las decisiones, las ambiciones y las urgencias que llamaban a su razonamiento.

Más información

Carlos Lehder: “continúa siendo un enigma las decisiones que tomé”

“Estamos hablando de una Colombia de hace muchos años y donde, en realidad, no gozábamos de la modernidad que tenemos hoy día (…) era una Colombia mucho más rústica a nivel político, judicial y criminal”, respondió.

Sin embargo, aclaró que no justifica con ello las acciones delictivas que cometió a lo largo de su vida criminal desde que era muy joven, cuando comenzó “a comprar y vender carros robados en Estados Unidos”.

Además, mencionó otro factor que propició su carrera delictiva: “El fenómeno de la debilidad humana por intoxicarse el cerebro data de milenios atrás, no es algo exclusivo de cierto sector criminal de la República de Colombia”.

“Yo fui un bandido”

Para Carlos Lehder, “el dinero es el estiércol del demonio”, pero también lo considera “bendito”, ya que “el carro sin echarle gasolina no camina”.

“En Colombia, inclusive el mismo expresidente Alfonso López Michelsen repetía: ‘exportar o morir’. Los cafeteros de Colombia fueron los primeros en lograr traer dólares a Colombia para tecnificar al país ante las necesidades urgentes”, reflexionó Lehder.

Además, explicó la razón por la cual terminó inmerso en el narcotráfico: “Fue, mayormente, una amalgama de situaciones que se presentaban y, lógico, (también) la falta de moral en mi corazón que no tenía la fuerza de voluntad que tenían la mayoría de los colombianos de salir a trabajar honestamente todos los días”.

En ese sentido, concluyó: “Sí, yo fui un bandido”.

Vida espiritual

En cuanto a su vida espiritual, Lehder reconoció que, cuando se es joven, “uno de cierta forma se aferra a algunas creencias, dogmas, lecturas o ejemplos que uno ve y prefiere esas esas cosas tan metálicas, tan inmediatas”.

En ese sentido, reconoció que él desarrolló su espiritualidad “a los golpes que me dio la vida”, cuando se encontraba “en las profundidades de los abismos más tenaces que un hombre colombiano puede encontrar”.

Así, explicó que esta época fue en la que se encontraba perseguido por las autoridades o en las prisiones de máxima seguridad donde estuvo recluido en los Estados Unidos: “Yo no sabía si ese sería mi último día”.

“La espiritualidad es el recurso maravilloso que mi razonar y mi conciencia absorbieron. Me dio fuerza para perseverar y salir adelante”, confesó.

Los orígenes del Cartel de Medellín

Lehder también habló sobre los inicios de su vida criminal, cuando emprendió el negocio ilegal de la venta de vehículos robados en Estados Unidos y fue llevado a la cárcel. Una vez regresó a Colombia, Lehder conoció a alias ‘Don Arturo’ y a ‘Gago’, quienes eran delincuentes de “nivel menor”, ya que su aventura con Bolivia consistía en ir personalmente a transportar de a un kilo de droga.

Posteriormente, Lehder terminó involucrado con Pablo Escobar y, al respecto, reflexionó que todos ellos jugaron un “papel extraordinario” en su “formación criminal”.

“Es un efecto gradual, me envicié a ganar dinero –no fácil, porque es complicado– en una forma que en Colombia comenzó a surgir. Cada uno de nosotros, en el Cartel que eventualmente se formó, era el jefe de su propia organización criminal”, recordó.

Esto, según Lehder, le permitió descubrir un método de exportar la cocaína a los Estados Unidos a lo “Federal Express”: salía hoy, allá estaba mañana.

“En Sudamérica, que el precio era mínimo comparado al precio de Estados Unidos (…) la voracidad de esa época por comprar y consumir se disparó. Pagaban unas inmensas cantidades de dinero por un kilo, entonces con estos otros socios en transporte y en el crimen se volvió una organización”, contó.

Sin embargo, después de que el gobierno de la época decidiera “expulsarlos del país”, en palabras de Lehder, eso “fue lo que formó lo que hoy se conoce como el Cartel de Medellín”.

Después de su paso por la cárcel y de finalmente quedar en libertad, Lehder afirmó: “Después de sobrevivir todas esas penurias dichas y desdichas decidí, ya en libertad, escribir mi biografía, mi historia y mis vivencias, para compartirlas con mis compatriotas para que no sean tentados en el futuro y en el presente por el dinero fácil del narcotráfico. Eviten contagiarse, porque ya los sistemas de justicia son tan avanzados que todo el que se involucra termina en la cárcel perdiendo su familia y su fortuna, o también muerto por las mismas mafias”.

“El que estaba fuera de control era Pablo Escobar, no yo”

Otro de los puntos que abordó Carlos Lehder en diálogo con La W estuvo relacionado con la ‘incomodidad’ que él generaba en Pablo Escobar y por lo que lo habría entregado al gobierno colombiano para luego ser extraditado a Estados Unidos.

Según señaló, aseguró que Pablo Escobar estaba fuera de control con todo el poder que había adquirido no solo al interior del Cartel, sino también en la política colombiana.

“El que estaba fuera de control era Pablo Escobar, no Carlos Lehder. Él tenía inmenso poder político porque tenía a los hermanos Londoño White, protegiendo y sobornado a la gente en Bogotá”, señaló.

De esta manera, aprovechó para agradecerle a los hermanos Londoño White porque “protegieron al Cartel de Medellín durante mucho tiempo”.

Explicó que ellos eran quienes evitaban que hubieran redadas en Medellín, lugar en el que los grandes capos del Cartel tenían varios bienes y pasaban gran parte de su tiempo.

“Creyeron que el gato se podía comer al perro”

Lehder también se pronunció acerca de los dineros ilegales producidos por los carteles de la droga de la época y también a los enfrentamientos entre narcotraficantes y otros grupos armados.

“Hay que tener en cuenta siempre de que sean las mafias que sean y las organizaciones criminales que sean, la economía subterránea está en todos los países, no es solo de Colombia; esta economía subterránea es dinero sucio y siempre se ha dado naciones en muchas partes”, dijo Lehder.

Más información

“Creyeron que el gato se podía comer al perro”: Carlos Lehder sobre M-19

En ese sentido, Lehder reconoció que prefiere “que un candidato (político) reciba dinero de un colombiano, a que reciba de una embajada extranjera”.

Posteriormente, quiso enviar un mensaje a la juventud y a la vez envió una pulla al M-19, exgrupo guerrillero.

“Espero que mi pronunciamiento sea efectivo en los oídos de los jóvenes que son, a veces, muy ilusos como cuando el M-19 le dio por secuestrar a los narcos, que creyeron que el gato se podía comer al perro, eso no es así”, dijo.

“Le digo a los muchachos hoy en día: ‘no se involucren en el tráfico o y venta de narcóticos’”, concluyó.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. AceptarLeer más