HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Gobernantes le piden a Petro no dar la espalda a obras regionales

La primera semana en la que Gustavo Petro dirigió al país junto a los nuevos alcaldes y gobernadores fue retadora para el jefe de Estado. Por un lado, tuvo que hacer frente a los nuevos mandatarios, y a los salientes, que le reclaman más apoyo para desarrollar grandes proyectos de infraestructura en sus territorios; y, además, sorteó con la papa caliente de la realización –que está en vilo– de los Juegos Panamericanos de 2027.

El presidente priorizó en su agenda una serie de reuniones de planeación estratégica, para 2024, con miembros de su gabinete ministerial y altos funcionarios como el director de la Policía Nacional, el general William Salamanca. Pero estos encuentros tuvieron varios recesos obligados para atender la contingencia de los Panamericanos y el lío con Panam Sports, tema que se abordará este martes en una reunión en el despacho presidencial.

En paralelo a la contención de esa crisis en materia deportiva, varios de los nuevos mandatarios regionales le hicieron insistentes llamados al jefe de Estado para dialogar sobre las prioridades de sus ciudades y departamentos, mientras que dirigentes salientes como el exgobernador del Meta, Juan Guillermo Zuluaga, reclama que se sintió ignorado por parte del presidente y sus ministros, en el último año y medio.

Otro que le dio un campanazo al presidente y al ministro de Transporte, William Camargo, para que respalden sus obras fue el nuevo alcalde de Bucaramanga, Jaime Andrés Beltrán, quien planteó que la ciudad “tiene un atraso de ocho años en movilidad. Obras como la Troncal Norte – Sur, el Par Vial de la 54, la doble calzada La Virgen – La Cemento, requieren de la intervención del Gobierno, porque dos de ellas son rutas nacionales”.

El saliente gobernador del Meta, Juan Guillermo Zuluaga, fue crítico al igual que López y señaló que tuvo trabas en la Casa de Nariño para la atención de los ministros y la gestión de recursos. “El año y medio que goberné siendo Gustavo Petro el presidente fue un tiempo perdido, había muchas trabas en Bogotá y desatención a los proyectos. Incluso gestionar apoyo de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres era algo difícil”, cuestionó Zuluaga.

En otros territorios como en Rosas, Cauca, esperan una solución definitiva, que el mandatario prometió, a los problemas y deficiencias constantes que sufre la vía Panamericana, mientras siguen en el aire otras obras que fueron promesas de Petro como el ambicioso tren elevado de Buenaventura a Barranquilla.

Por lo pronto, en esta segunda semana del presidente junto a los nuevos alcaldes y gobernadores hay un reto claro, pues se dará en Bogotá una cita para lanzar un salvavidas para no perder definitivamente la sede   de los Juegos Panamericanos.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más