HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

NACION-PUBLICIDAD

NACION-Leaderboard1

Cardenal Rueda: ‘Hay que hablar con el narcotráfico, no para avalarlo, para superarlo’

En entrevista con Yamid Amat, el cardenal Luis José Rueda, arzobispo de Bogotá y presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), hizo un análisis que hace el alto prelado sobre la paz total, incluyendo una propuesta para que el narcotráfico sea incluido en las negociaciones.

Al respecto, monseñor Rueda afirmó que es partidario del diálogo con todos los actores, «Incluyendo el tema del narcotráfico. No para avalarlo, sino para superarlo».

El prelado aseguró que hay que abordar el narcotráfico como la fuente de todos los problemas sociales del país, para, desde allí, encontrar caminos de paz que vayan avanzando hacia la paz total.

«El narcotráfico tiene que ser abordado desde distintos aspectos, no solamente desde el diálogo, sino desde lo jurídico, desde lo económico, desde lo político. Si no asumimos el tema del narcotráfico en la búsqueda de la paz, no tendremos paz, porque el narcotráfico es el combustible de la guerra y de la violencia y de la muerte», manifestó el presidente de la CEC.

Sin embargo, señaló que hay que abordarlo no como una estrategia política, sino como una estrategia social. «Eso significa que no debe ser asumido el narcotráfico por una sola persona o por un presidente, tiene que ser asumido por todos los colombianos. Examinar lo que nos ha hecho el narcotráfico a los colombianos, decir si queremos seguir en medio del narcotráfico o queremos avanzar. Realmente todos los colombianos debemos proponernos ser libres de este flagelo. Es decir, hay que negociar con el narcotráfico para incluirlo en una paz total. Pues sin decir con estas condiciones. Hay que negociar, conversar», le dijo el prelado a Yamid.

Para monseñor Rueda no habrá paz total en Colombia y en ningún país de América Latina mientras haya narcotráfico. «Hay que asumir el problema del narcotráfico y no podemos tratar a los narcotraficantes como a un grupo que, alzado en armas, tiene una propuesta social. Definitivamente no se les puede tratar así. Debe ser diferenciado, pero no puede ser desde un solo punto de vista. El diálogo político tiene que ser desde lo social. El ámbito de solución del narcotráfico no es lo político ni es lo militar, es lo social integral», aseguró.

Además, sobre las posibilidades de diálogo con estos actores señaló que «Hay que decirles que ellos son delincuentes, hay que decirles que el narcotráfico es una economía de muerte que tiene esclavizada a América Latina. Yo la llamaría más que total, integral, paz integral que tiene que ver con lo económico, con lo educativo, con la salud, con el tema agrario, con el tema de tierras, la paz integral. Me gusta más ese término».

La situación del país

En la entrevista el prelado también se refirió a la situación actual del país. Para él Colombia va en zigzag, avanzando en unas cosas y en otras retrocediendo.

«Yo creo que vamos avanzando en la identidad de cada uno de los poderes y de las instituciones, para que haya equilibrio y pesos y contrapesos, que era uno de los temores, porque decían que vendría un totalitarismo y se acabaría la democracia. Y, sin embargo, vamos avanzando en medio de la diversidad. Creo que hemos retrocedido en que el narcotráfico sigue tomándose las estructuras, las regiones, la vida. El narcotráfico sigue llenando de violencia, de muerte y de destrucción a nuestro país», dijo.

El prelado también considera que el país se ha estancado en temas como educación y salud, además de que el campo está muy desprotegido.

«No solamente por las pruebas Pisa, donde hemos resultado mal, sino porque hace falta una cultura que incluya lo ético. Creo que nos hace falta conocer la historia, la cultura, la antropología de nuestro país para amarlo y hacerlo avanzar», dijo monseñor Rueda.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más