HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Centro Histórico de Santa Marta ¿Vamos Bien?

 Por

LUIS IGNACIO

DÍAZGRANADOS

VILLARREAL

Para comprender un poco el concepto y significado, la visión de criterios y el lenguaje de nuestro Centro Histórico con énfasis en la conservación y restauración del patrimonio cultural, bienes individuales y el centro histórico como tal, en términos urbanísticos, voy a hacer referencia sobre la sustentación de estos procesos de recuperación, con la Carta de Venecia, 1964, es una carta internacional para la conservación y restauración de monumentos y centros históricos.

En el siglo 21 el concepto de bienes patrimoniales es reconocido de forma inherente y efímera en nuestra identidad individual y colectiva del patrimonio cultural y natural, en estado virgen y modelado por el hombre a lo largo de los siglos es el testigo mudo de las grandezas y miserias de un pueblo.

El método, para tramitar una intervención ya hablando de Santa Marta, común a los cuatro centros históricos más que existen en el país, se constituye en un bache y obstáculo a la dinámica urbana social y económica de la ciudad y sus expectativas de rescatar el patrimonio cultural, aun sin intervenir, por una parte, afecta los procesos de renovación física y comercial del sector con una clara vocación turística, constituyéndose en la joya de la corona para el equipamiento turístico.

Desde un principio en la década de los ochenta, hemos insistido al Ministerio de Cultura que con base en la autonomía regional y como un voto de confianza con las regiones, se nos permita ejercer nuestra propia autodeterminación.

Una ficha para la intervención de un inmueble puede demorar hasta 6 meses, algunos un año, la cual hay que solicitar su aprobación al Mincultura, que maneja 5 centros históricos con un solo funcionario.

Luego el proyecto va al Comité Distrital de Patrimonio, del cual hice parte en una época, que coordina hoy la Secretaría de Cultura, en donde se supone se hace un análisis objetivo con la norma y la ficha, de allí una vez aprobado pasa a la Curaduría correspondiente para la expedición de su licencia de construcción.

Los inversionistas y propietarios de inmuebles se encuentran muy preocupados con los tiempos que demanda un trámite de esta índole, la pregunta es cómo puede ser viable un proyecto que demora en tramites desde 6 meses y hasta un año y más, que estudio de factibilidad, se puede sustentar con ese lucro cesante y lo que es peor, desestimula la inversión en el centro, que ha permitido la renovación de la infraestructura turística como ciudad, ya que El Rodadero como centro turístico se ha venido a menos, utilizado solo para el alojamiento, porque su oferta es de mala calidad, con problemas de comportamiento social por la absurda utilización de la playa, y mala calidad de sus establecimientos prestadores de servicio.

El tema urbano, es decir, los resultados de las intervenciones en el centro histórico, es necesaria su revisión, existen conceptos claros sobre como analizar una intervención arquitectónica de acuerdo con el grado de conservación del inmueble, vemos con preocupación que conceptos como los perfiles de los lados de manzana, inmuebles de un piso y hasta cuatro, como puede esas alturas tan distintas, ser armoniosa, el PEMP, Plan Especial de Manejo y Protección del Centro Histórico, letra muerta.

Casas republicanas neoclásicas con estructuras metálicas como bodegas encima de su cubierta, haciendo un segundo piso, hasta un vivero encima de una de estas casas, no se trata de un parque industrial y otras intervenciones que parecen inmuebles de invasión, el método está fallando o la evaluación en comité no es acertada, sugeriría a la nueva Administración Distrital programar una capacitación por el tema tan especializado, también en los lotes vacíos, construcción nueva está permitida, pero no bajo conceptos de arquitectura efímera, igual grandes bodegas, adefesios, que no son nada consecuentes con el entorno.

La doctrina es clara  conceptualmente, respeto por el patrimonio y las obras nuevas, así sea un ejercicio libre en su diseño, tiene que haber armonía, la sensibilidad es clave, como tampoco es válido copiar estilos, eso no es honesto y se presta a que la gente se confunda, la lectura de un centro histórico debe ser limpia, que es nuevo y que es original, tiene que haber un dialogo entre el patrimonio arquitectónico y la arquitectura moderna y contemporánea, respetar un lenguaje arquitectónico que sea más consecuente con todo el sector urbano y su expresión como arquitectura.

NO HAY CONTROL URBANO

El otro tema que preocupa es el control urbano, no hay control de nada, ni de calidad, que la construcción este de acuerdo con el proyecto aprobado, una cosa es un proyecto legalizado y otra muy distinta es lo realizado en la parte física como resultado, así vamos desarrollando una ciudad ilegal, anarquizada, que no respeta las normas, la recuperación del espacio urbano va bien, la arquitectura para conservar, va mal.

Ahora debemos admitir, que pese a que, en la ciudad histórica como tal, suceden cosas para corregir, también constituye un gran trabajo, el que se ha realizado con el nuevo camellón, que va jerarquizando un sector importante, complementario a los desarrollos inmobiliarios del litoral, hoteles y la Marina Internacional le dan un carácter de ciudad que busca y se orienta hacia el mar, nuestro principal recurso.

La recuperación de la Avenida Campo Serrano, vital, da otra dimensión urbana, liberando al espacio público de esas ventas estacionarias, que representaban un ambiente caótico, contaminante y restrictivo para la movilidad peatonal, ese sector del Teatro Santa Marta, la Catedral Basílica, la casa Lacouture, los hoteles, es de gran riqueza, es un ejemplo de calidad urbana y arquitectónica a escala del transeúnte.

Desde aquí hago un llamado a los gremios de la construcción para que se exija una revisión de POT, Plan de Ordenamiento Territorial en el tema del uso del suelo de protección, como es posible que este Plan no esté acorde con lo planteado por el POMCA en el componente ambiental, ¿un plan nacional, de mayor jerarquía que el POT ? y el requisito que exige planes parciales para lo cual se requieren diez hectáreas, que locura, la ciudad esta sitiada, congelada y paralizada, revisen las estadísticas de las licencias otorgadas y los metros cuadrados de construcción, un bajón del 60% en vivienda VIS y 40% en vivienda turística.

Los 500 años de la ciudad, que a propósito no se sabe nada, es el gran evento que debe reivindicar a Santa Marta de sus necesidades más apremiantes como el acueducto y el sistema de alcantarillado, que permita hacer una planificación a treinta años y es el espacio para otorgarle la competitividad como ciudad, que se proyecte a la vanguardia del turismo nacional e internacional.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. AceptarLeer más