HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

La Noche Buena símbolo de unión, fe y esperanza

Hablar de la Noche Buena es hablar de magia, alegría y festejo. 24 de diciembre es el día más esperado del año en cada rincón del país y en algunos lugares del mundo, donde se practica el cristianismo, ya que es la fecha en la que se conmemora el nacimiento del Salvador de las naciones, Jesús de Nazaret y la llegada del Niño Dios a los hogares, según las traiciones bíblicas.  

Es por ello que la celebración cobra tanta relevancia y aunque en cada país se realiza con sus costumbres y tradiciones en Colombia de celebra de manera especial.

La alegría propia del festejo, la fe y la unión familiar se apodera de cada hogar donde se reúne cada miembro y allegados para rezar, el último día de la novena, intercambiar regalos y degustar exquisitos platos autóctonos de cada región, hecho del cual solo los colombianos y extranjeros que han venido al país son testigos.

A partir de la media noche es el momento propicio para degustar la cena de Noche Buena o Navidad, donde los platos representativos que forman parte de la gastronomía navideña; como el buñuelo, la natilla, sancocho, la  lechona, la ensalada fría, pavo relleno, pernil de cerdo ahumado, pasteles, hayacas, el pan con frutas, las galletas, los dulces  y postres caseros  no pueden faltar en la noche más especial para los colombianos.

LA ENTREGA DE AGUINALDOS

La entrega de regalos que se constituye como un símbolo de unión, de amor y de paz se lleva a cabo poco después de la media noche del 24 de diciembre entre los parientes y vecinos asistentes al festejo.

Durante el día finaliza las novenas que tuvieron lugar en algunos hogares, parroquias y en las diferentes comunidades alrededor de un gran pesebre hecho por la comunidad, con los niños y se hace entrega de los regalitos y una merienda a los que asistieron todos los días a los rezos de la novena.

En algunas regiones como en  el Caribe colombiano; la música y el baile se siente en cada esquina, donde se refleja la unidad entre vecinos quienes comparten entre sí, haciendo intercambios de “platos” en la cena, la felicidad de  los niños jugando en las calles disfrutando de la brisa “loca” propia de la época decembrina, el desfile de modas improvisado en cada calle para mostrar la mejor pinta al estilo costeño y la respectiva foto cerca del arbolito de navidad que cada vez se hace más popular.

UNA NOCHE MÁGICA

La noche del 24 de diciembre es mágica. Después de la media noche se acostumbra realizar la entrega de regalos, que simboliza el afecto por los seres queridos y la importancia de permanecer unidos en esta época de amor y paz. Se trata de expresar cariño, agradecimiento, buenos deseos y solidaridad.

Para los niños y niñas, la Navidad es aún más especial. Algunos esperan la llegada de la media noche para abrir los regalos que les trae el Niño Dios, como recompensa por su buen comportamiento durante el año, y otros se despiertan ansiosos en la mañana del 25 de diciembre para recoger los obsequios en el pesebre y compartir con sus padres y hermanos.

¿Y qué más se hace para ese día? El 24 de diciembre. Las casas se adornan al estilo ya tradicional en todo el mundo, las guirnaldas, el árbol de navidad, el pesebre junto a los cuales se ha rezado la novena de aguinaldos durante los nueve días anteriores a la navidad al ritmo de oraciones y villancicos.

La noche es una fiesta, al ritmo de la música parrandera, salsa, merengue, cumbia, porro, reggaeton, etc. la gente celebra el nacimiento de Jesús.

Luego de la repartición de los aguinaldos, la fiesta continúa hasta el amanecer en muchos hogares. La mañana del 25 es la fecha señalada para que los niños y niñas encuentren y reciban los regalos que les envía «el Niño Dios o Papá Noel» quien es el encargado de traer los regalos como es la tradición popular.

Por otro lado, cabe mencionar que esta celebración no solo se compone de las reuniones familiares alrededor de la mesa. Hay una serie de elementos que forman parte de la tradición y que son pilares sobre los que se sustenta, no solo la Nochebuena, sino la Navidad en su conjunto. Estos elementos son los siguientes: El ‘Nacimiento’ o ‘Belén’, El árbol de Navidad, La flor de Nochebuena, El Niño Jesús y Papá Noel.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. AceptarLeer más