HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

El árbol de Navidad

La historia mezclada con leyenda cuenta que un obispo de la Iglesia Católica en sus correrías evangelizadoras por Alemania, Bonifacio de Maguncia cortó un árbol de fresno, símbolo de la vida en la mitología nórdica, y en su lugar sembró un pino.

Inicialmente el pino fue “adornado con manzanas y velas. Las manzanas simbolizaban el pecado original y las tentaciones, mientras que las velas representaban la luz de Jesucristo como luz del mundo. Conforme pasaba el tiempo, las manzanas y las velas se transformaron en esferas, luces y otros adornos como lazos y flores”.

Después el árbol fue cobrando fuerza en la tradición católica y en todas las casas en Navidad, debajo del árbol se colocaban los regalos que San Nicolás traía a los niños.

La costumbre del Árbol de Navidad es en primera instancia de los países nórdicos, y en el siglo XICX, en 1870 pasó a España, por una princesa de origen ruso que contrajo matrimonio con el aristócrata español José Osorio y Silva, marqués de Alcañices.

SÍMBOLOS Y SU SIGNIFICADO

Para su decoración se emplea en la actualidad una gran diversidad de objetos y elementos, siendo los más tradicionales:

*Estrella: colocada generalmente en la punta del árbol, representa la fe que debe guiar la vida del cristiano, recordando a la estrella de Belén.

*Esfera: al parecer en un principio San Bonifacio adornó el árbol con manzanas, representando con ellas las tentaciones. Hoy día, se acostumbra a colocar bolas o esferas (en algunas regiones también llamadas bambalinas o chirimbolos), que simbolizan los dones de Dios a los hombres.

*Lazos: Siempre se ha pensado que los lazos representan la unión de las familias y personas queridas alrededor de dones que se desean dar y recibir.

*Luces: en un principio velas, ahora lucecitas, representan la luz de Cristo.

Es de obligada mención que el Árbol de Navidad pertenecía a la mitología consagrada al dios Thor.

Para los alemanes este árbol es de mucha fuerza, por esto hay canciones muy conocidas en todos los países de origen alemán que elogian este árbol.

En un libro titulado «La invención del árbol de Navidad» el ensayista Bernd Brunner habla de los diversos países y anécdotas que se disputan el origen de esta tradición (Estonia, Letonia, Alemania).

En dicho ensayo, Brunner relata que ya en 1419 en Friburgo corría una historia acerca de que una dulcería-panadería habría adornado un árbol con galletas de especies y nueces justo en esta época y los niños acudieron a sacudir y saquear el árbol por completo.

La canción más famosa al árbol de Navidad se compuso en el año 1580:

 

OH ARBOL DE NAVIDAD

¡Oh abeto, oh abeto!

¡Cuán fieles son tus hojas!

No sólo eres verde en

verano, no, incluso en

invierno, cuando está nevando

¡Oh abeto, oh abeto!

¡Cuán fieles son tus hojas!

Oh árbol de Navidad, oh árbol

de Navidad, te quiero mucho

Cuántas veces un árbol tuyo

no me deleitó en Navidad

Oh árbol de Navidad,

oh árbol de Navidad,

te quiero mucho

Oh abeto, oh abeto, tu

vestido me enseñará la

esperanza y la constancia

dan comodidad y fuerza

en todo momento

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. AceptarLeer más