HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Con arte, personas privadas de la libertad le apuestan a la resocialización

El pabellón número 6 de Corferias fue el epicentro de una búsqueda de reconciliación. No solo por los productos de la marca Libera Colombia, que comercializan guardias del Inpec y que fabrican personas privadas de la libertad, sino por la muestra Expotalentos, una posibilidad con la que anualmente personas de distintos centros carcelarios muestran sus habilidades.

Expotalentos tuvo lugar todo este jueves. El evento contó con la presencia del ministro de Justicia, Néstor Osuna, y el viceministro de Política Criminal y Penitenciaria, Camilo Umaña. Ambos participaron en un recorrido por el pabellón en el que la marca Libera Colombia muestra sus artesanías hasta el 20 de diciembre y aprovecharon la ocasión para instar a las personas a visitar.

Fuera de ese recinto, en una tarima cercana, guardias del Inpec se abrazaban con personas privadas de su libertad. ¿La razón? El orgullo que sentían al ver lucirse a los hombres y las mujeres a quienes vigilan todos los días. Mientras los artistas subían al escenario, sus familiares y amistades alentaban desde el público, al que ni la lluvia bogotana le impidió asistir.

Bailarinas de música urbana, cantantes de rap, músicos y una banda de rock compuesta por guardias y reclusos llamada Simbiontes, fueron algunos de los actos que pudieron apreciarse en el mayor recinto ferial de la capital del país. Todos tenían una misión, que no era solo recordar que es posible la amistad entre bandos contrarios, como guardias y presos, sino que es factible una vasta avenencia.

Uno de los grupos que se presentó fue la orquesta El son de adentro, integrada por personas privadas de la libertad de la cárcel de mediana seguridad La Modelo, de Bogotá. “Han visto salir a muchos de sus compañeros”, contó el presentador que invitó a saludar a sus doce integrantes. El son de adentro cantó temas del grupo Niche, de la orquesta Guayacán e incluso una canción de su propia autoría.

A El son de adentro lo acompañaba Miguel Ángel Barreto, ‘Migue’, un saxofonista del mismo centro penitenciario que tocó el instrumento musical en el que es experto mientras algunas amistades gritaban con carisma. “¡Vamos, Migue! ¡Eso, Migue!”, se escuchaba con júbilo. El ministro Osuna permaneció entre el público mientras se presentaba, uno a uno, cada acto cultural.

El saxofón de ‘Migue’ acompañó el estrado hasta el atardece. No solo participó en su acto o en el de El son de adentro, sino que lo llamaban a ambientar el lugar cuando la logística estaba preparando las presentaciones que seguían. En cierto punto, personas asistentes a Expoartesanías se aceraron e hicieron bulla a su favor.

“Estas personas podrían fácilmente amenizar cualquier fiesta”, aseguró el jefe de la cartera del Derecho cuando se le permitió tomar el micrófono. “Muchos dicen que las cárceles son universidades del crimen, pero lo que hemos visto es que son una universidad de música, de cultura, de alegría”, añadió, y explicó que hay grupos así en todos los centros carcelarios de Colombia.

“Este es un espacio en el que podemos apreciar, conocer y agradecer la creación artística de las personas privadas de la libertad, personas que están procurando una segunda oportunidad en sus vidas, intentando reconstruir sus familias, sus entornos”, expresó, por su parte, el magistrado del Consejo Superior de la Judicatura Jorge Enrique Vallejo, quien estuvo presente en Expotalentos.

Vallejo señaló que está “recorriendo el país” junto al ministro Osuna para presentarle al país la idea de una justicia restaurativa y “terapéutica”. Su apuesta, la de ambos, es que se pueda llegar a un punto en el que la humanización carcelaria sea una prioridad aplicada en cada cárcel de Colombia, con lo que podría prevalecer el respeto a los derechos humanos de la población recluida.

BOGOTÁ, (Colprensa).

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. AceptarLeer más