HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Para robarle le dieron 10 puñaladas 

El afectado dijo que tuvo que abandonar el citado centro asistencial por sus propios medios y dirigirse a otra clínica. 

Cesar Emilio Quiñones, originario del Norte de Santander, estuvo al borde de la muerte tras ser víctima de un intento de robo en Santa Marta.

El hecho tuvo lugar durante la noche del pasado 22 de noviembre. Según relató la víctima, acababa de salir de un cajero automático situado en la estación de servicio en la intersección de la avenida del Libertador con la avenida del Río cuando fue abordado por dos individuos a bordo de una motocicleta.

«Me interceptaron dos sujetos en una moto y el que iba como pasajero se lanzó de ella, apuñalándome de inmediato», mencionó el hombre de Santander.

Durante el ataque, se desencadenó un forcejeo entre Cesar Emilio y su agresor, resultando en al menos diez puñaladas en distintas partes de su cuerpo. «Vi que el individuo seguía atacándome repetidamente, sin opción más que soltar mi bolso», expresó.

Los delincuentes lograron llevarse consigo un teléfono móvil, una cantidad de dinero en efectivo y otros objetos de valor.

No obstante, Cesar Emilio reveló que, a pesar de haber sido auxiliado posteriormente, su situación empeoró al ser llevado a la sala de urgencias de la Clínica Los Nogales, donde presuntamente le negaron atención médica.

«Estuve allí durante dos horas, perdiendo sangre, hasta que decidí dirigirme a la Clínica Bahía, donde los médicos notaron mi gravedad y procedieron a suturar mis heridas con puntos. Fui hospitalizado durante dos días», concluyó el santandereano.

El relato de este violento suceso expone la cruda realidad de la inseguridad en la ciudad, así como las dificultades que enfrentó Cesar Emilio para recibir la atención médica necesaria tras ser víctima de este atroz incidente.