HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

NACION-PUBLICIDAD

NACION-Leaderboard1

Gobierno revivió a los mataderos municipales

Fue publicado en la página del Dapre el decreto 2016 de 2023, por el cual se modifican los lineamientos que daban autorización a los denominados ‘mataderos’ y, por tanto, revive esta figura en el país. 

Se trata de una propuesta que Petro venía haciendo desde que subió al poder con el objetivo de que disminuyera el precio de la carne, y que había recibido el apoyo de distintas figuras como la de José Felix Lafaurie, presidente de Fedegan, quien manifestó que permitiría acabar con “las mafias que controlan” dichos precios.

Las primeras reacciones conocidas celebran la decisión, pues contribuiría a disminuir o eliminar la ilegalidad con la que funcionan hoy en día estos sitios en algunos municipios.

El decreto 2016, que cuenta con las firmas de los ministros de Agricultura, Salud, Comercio, Ambiente y Transporte, adiciona la figura del auxiliar del Inspector Oficial, “la persona proveída por la planta de beneficio que cumple con la idoneidad y experiencia determinada por eI INVIMA, para apoyar las responsabilidades de los establecimientos, en cuanto a garantizar la inocuidad de la carne y productos cárnicos comestibles, sin que ello implique funciones de inspección, vigilancia y control”.

En su artículo 2 también especifica cuáles son los criterios para que las plantas de autoconsumo sean autorizadas. Por ejemplo, si está ubicada en un municipio de categoría 5 o 6, no puede haber autorizadas plantas de beneficio animal de categoría nacional.

“Una vez obtenida la autorización, los propietarios o tenedores de las plantas de beneficio categoría de autoconsumo son los responsables de mantener las condiciones sanitarias del establecimiento determinadas para el funcionamiento de la planta de beneficio categoría autoconsumo”, precisa el texto.

Toda la operación cuenta con importante participación del Ministerio de Salud y del Invima, que será entre otras cosas la entidad que establezca el número de animales a beneficiar.

También podrá autorizar que las plantas de beneficio de autoconsumo distribuyan exclusivamente a nivel local, si así lo solicita el alcalde del municipio con el aval del Comité Departamental de Carne y Productos Cárnicos Comestibles. Los criterios para que esto suceda son que se presenten condiciones especiales de sanidad animal, dificultades de interconexión terrestre con otros municipios o que existan dificultades de abastecimiento.

Así mismo, se establece que la carne y los productos cárnicos comestibles “no podrán ser transportados junto con sustancias peligrosas u otras sustancias o productos que por su naturaleza representen riesgo de contaminación”.

ALIMENTOS DE ALTO RIESGO 

La razón que esgrime el gobierno nacional para reabrir los mataderos municipales es para “bajar el precio de la carne”. Los productos cárnicos son los alimentos preparados total o parcialmente con carnes, despojos, grasas y subproductos comestibles, como las hamburguesas, el chorizo, el jamón o la mortadela.

Por esta razón, son alimentos de alto riesgo. Su manipulación necesita cuidados especiales para evitar la propagación de enfermedades. En general, podemos distinguir dos tipos de enfermedades asociadas con la carne:

Las llamadas “enfermedades compartidas entre humanos y animales”, antes llamadas “zoonosis”, que son “transmitidas a las personas por contacto directo con animales infectados, a través de algún fluido corporal o por consumo de alimentos de origen animal que no cuentan con los controles sanitarios correspondientes. Entre ellas: hidatidosis, brucelosis, leptospirosis y triquinosis”.

Enfermedades causadas por mala manipulación de la carne y sus derivados, tales como la salmonelosis, síndrome urémico hemolítico o botulismo alimentario.

Abrir los mataderos municipales podría agravar esta situación y aumentar los riesgos.

LOS RIESGOS DE LA DECISIÓN 

La iniciativa del gobierno conlleva los siguientes riesgos:

Por ejemplo, el análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control, también conocido como sistema HACCP, sería voluntario.

En muchos municipios sin gran presencia gubernamental va a predominar la informalidad. A esto se suma la escasez de los inspectores del Invima, aproximadamente 290 en todo el país. Por eso el alcalde tendría que asumir directamente las funciones del Invima.

Sería probable el aumento de las enfermedades transmitidas por la carne; esto implicaría un deterioro de la salud pública en especial de niños, niñas y de las poblaciones más vulnerables.

Importa recordar que ya existe mucha informalidad en la producción y manejo de carne. Se han reportado casos de sacrificios en potreros, o procesamiento de carne de caballo que pueden producir infecciones por E. Coli, Salmonella, Listeria Monocytogenes y Staphylococcus Aureus, las cuales pueden ser mortales.

Por disposición del Artículo 311 de la Constitución y el tercero de la Ley 136 de 1994, el alcalde es responsable de la prestación de los servicios públicos, entre los cuales se cuenta el de beneficio de animales, desposte y desprese.

Asimismo, a través de la Sentencia de 2019, el Consejo de Estado reiteró el gran riesgo que conllevan las actividades ilegales y clandestinas de sacrificio animal ganado bovino, porcino y avícola, en lugares no acondicionados técnicamente y sin ningún control sanitario que garantice la aptitud del caso para el consumo humano.