HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Usuarios han presentado 6.950 reclamos en salud

La Alcaldía de Santa Marta le ha pedido a las EPS y a las entidades aseguradoras de los regímenes especiales, que intervengan de inmediato evaluando la contratación y funcionamiento de su red de prestadores de servicios.

Durante lo corrido del año 2023, la Superintendencia Nacional de Salud, (Supersalud) ha seguido poniéndole la lupa a todas las clínicas y centros médicos de la ciudad de Santa Marta, el hecho más reciente fue el pasado primero de noviembre, cuando impuso medida cautelar a dos IPS de esta capital que atienden pacientes víctimas de accidentes de tránsito. Se trata de la Clínica Bahía y TEP RUC Magdalena.

La entidad lo decidió así después de hallar irregularidades e incumplimientos en la prestación de servicios de salud, este hecho ha generado un ambiente de preocupación y caos en la ciudadanía, que incluso en diferentes oportunidades han salido a protestar y a cerrar vías por fallas en la atención médica. Tanto la Clínica Bahía como TEP RUC se comprometieron a presentar planes de acción para corregir las fallas detectadas en sus servicios.

De acuerdo con la Supersalud, en lo que va de 2023, en Santa Marta, se han interpuesto 6.950 quejas y reclamos de ciudadanos precisamente por insolvencias en la atención médica.  Cabe recordar que el jueves 25 de mayo, la Clínica Cehoca fue intervenida tras un operativo de la Secretaría de Salud Distrital, en el que se determinó que la sala de urgencias de esta entidad fuera cerrada por tiempo indefinido.

“Se encontró que para la demanda que tiene una clínica de este nivel con tantas camas, contratos con las diferentes EPS, un solo médico estaba atendiendo el servicio de urgencias, además la enfermera comparte su trabajo con el área de pacientes que salen del quirófano”, manifestó en su momento el secretario Salud, Jorge Bernal.

Con el cierre temporal de la sala de urgencias, la cual fue intervenida por las repetidas quejas de los usuarios inconformes con la prestación del servicio, quedó evidenciada la crisis de salud por la que atraviesa la ciudad de Santa Marta.  En semanas anteriores, se habían cerrado las clínicas El Prado, Cehoca y Benedicto por diferentes irregularidades en los servicios prestados, además la declaratoria de emergencia funcional por parte de la clínica Avidanti, indicando que excedió su capacidad física, tecnológica y del talento humano para recibir pacientes.

Según los últimos reportes allegados a la Supersalud, las obligaciones que tienen las EPS que operan en Magdalena con la red pública y privada de prestadores de servicios de salud asciende a $63.688 millones. Las entidades aseguradoras de salud que mayor cantidad de cuentas por pagar tienen son Nueva EPS. con $6.851 millones, seguida por Mutual Ser y Coosalud con $6.313 y $3.976 millones, respectivamente

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más