HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Arrestado Valenciano en EE.UU.

El exjugador está expuesto a perder su trámite de residencia y Visa.

El exjugador de la Selección Colombia y connotado comentarista de fútbol, Iván René Valenciano, fue arrestado hace tres días en la ciudad de Weston cerca a  Miami, Florida,  enfrentando cargos por conducir en estado de ebriedad.

Valenciano, quien tiene Visa americana y tramitaba su residencia en los Estados Unidos, había viajado para asistir a un evento de celebridades del fútbol en Miami. Ese fue el escenario en el que se encontraba el exdelantero de la Selección Colombia, Iván René Valenciano, el pasado sábado, 28 de octubre en Miami poco antes de que la Policía del condado de Weston detuviera su carro de alta gama y lo esposara.

El invitado especial de ese día fue la leyenda Javier Mascherano, en un evento conocido como El Partidazo. La celebración se extendió hasta la medianoche y el colombiano salió a las 2 de la mañana del domingo, 29 de octubre hacia su residencia.

Las informaciones conocidas precisan que por ir con exceso de velocidad fue detenido y capturado luego de que la prueba de alcoholemia superó los estándares permitidos.

A pesar de permanecer en un calabozo por 72 horas sin derecho a fianza, un juez federal le impuso varias sanciones y que confirmaron allegados.

Además de restringirle su licencia de conducción, se le ordenó cumplir varios trabajos comunitarios que serán definidos en los próximos días.

Se confirmó que el exfutbolista colombiano estaba tramitando la residencia en Estados Unidos y que estaba a cargo de la escuela de fútbol o semillero de jóvenes. Además, que ya había iniciado el trámite de la residencia para establecerse en ese país.

Sin embargo, este incidente podría retrasarle e incluso complicarle el trámite de la residencia; y no se descarta una revisión de la visa.

«Acá no están perdonando ese tipo de infracciones que pueden causar accidentes a terceros», explicó una fuente enterada.

También se investiga un supuesto accidente que pudo haber tenido Valenciano con otro carro cerca de su lugar de residencia y que aún se encuentra detenido en una celda de la cárcel Pompano Beach.

´El Bombardero’ tenía permiso de trabajo y Seguro Social en Estados Unidos, pero que tras la detención, el exfutbolista pierde la solicitud de residencia que había hecho en ese país.

ADICIÓN AL LICOR

Iván René Valenciano es uno de los jugadores más recordados en el fútbol colombiano, no solo por la figura que fue en la Selección Colombia sino por el talento que derrochó en el Junior de Barranquilla, lo que lo convirtió en uno de los favoritos de la hinchada.

Sin embargo, al paso de los años, ha protagonizado varias polémicas que han quedado marcadas en la historia.

En varias entrevistas, el mismo Valenciano, confesó que en medio de su carrera profesional, cuando era uno de los jugadores más destacados, empezó a conocer sustancias a las que se volvió adicto y que al paso del tiempo, le pasaron factura.

“Me acuerdo de que mi papá llegó un día al lugar que yo tomaba y me dijo que si me iba a dejar morir, tenía la misma rutina todos los días. Tomaba solo y mezclaba los medicamentos con el licor, ese fue el peor error”, dijo en su momento en entrevista con el Canal RCN.

No obstante, no se dio cuenta de esto hasta que empezó a padecer graves problemas de salud, que lo fueron aquejando cada vez más.

“Lloró todos los días. A veces llegó a la casa y lloró. Le digo a gente cercana que tuvieron que pasar tantas cosas en mi vida, tantas situaciones para darme cuenta de las cosas”, agregó.

Incluso, para el 2022, vivió uno de los episodios más complicados más difíciles de su vida por cuenta de una recaída en pleno vuelo hacia Barranquilla. Este fue tan fuerte que loso demás viajeros se alertaron al pensar que el ‘Bombardero’, como era llamado, había fallecido.

Pero, al parecer, esto venía de muchos años atrás. En 2013, entregó unas declaraciones en las que reconoció que se había vuelto adicto a unas pastillas para dormir, lo que lo llevo a un estado deplorable en el que, según dice, no podía ni caminar.

“Casualmente, tomo un medicamento que le dan a los locos. El año pasado estuve cuatro días en una clínica por una adicción a un fármaco para dormir, Zolpidem. Comencé tomando media pastilla, luego una, después dos. Y hubo un momento en el que un sobre de 30 no me servía. No podía estar sin eso. Cuando dejé el fútbol tenía propuestas buenas para trabajar, pero no me hallaba. Después vino una etapa depresiva, nada me llenaba, nada me hacía feliz. El Zolpidem ya no me hacía efecto, y me dio un ataque de ansiedad. Si no me voy para el hospital, me habría acabado la caja y me habría muerto. Tomaba las pastillas incluso jugando. Era un kamikaze. Andaba con el sobre en el bolsillo y también tomaba trago. En la clínica convulsioné cuatro veces. Cuando me desintoxicaron, los dedos se me doblaban y no podía caminar. Nadie me vio porque salí por atrás. En los periódicos dijeron que había sido un preinfarto. En la calle, que una sobredosis”.

Sin embargo, siempre dejó claro que el alcohol no fue un problema en su carrera como futbolista, pero luego, al salir de este mundo del deporte, sintió morir.

“El trago no fue un problema cuando jugaba fútbol. Después, sí. Hubo un tiempo, no hace mucho, en el que no me importaban ni mi mamá, ni mis hijos. No quería vivir. Quería acabar con todo y dejar de sentirme así. Me levantaba a las once de la mañana y me iba para una tienda y bebía todos los días. Todos. Lo más triste era tomar trago sabiendo que me iba a despertar sin un peso. Perdí millones en propuestas relacionadas con el fútbol y la televisión porque era imposible salir de la cama. Parecía un desechable. Aún me tomo mis tragos, pero no como en aquella etapa, cuando lo hacía para ahogar las penas”, concluyó para El Tiempo.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. AceptarLeer más