HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Pivijayero y su tatuador fueron asesinados dentro de un local

La racha criminal que sucede en Barranquilla y su área metropolitana no para. Así lo evidencia el reciente hecho criminal que cobró dos vidas, propietario y cliente de  un local de tatuajes de razón social ‘Holy Im Tatto’, localizado en la carrera 43 con calle 76, en el norte de Barranquilla. El móvil principal, un ajuste de cuentas.

Una de las víctimas fatales del hecho fue Nicolás Manuel Caballero Orozco, de 36 años, oriundo de Pivijay (Magdalena), administrador de un billar (Órbita), ubicado en el bulevar del barrio Simón Bolívar, que hacía poco había sido blanco de ataques contra su fachada, al parecer, por temas extorsivos. Otro corresponde a Yoiner Alexander Almanza Rivera, de 24 años, de ocupación tatuador y empleado del local, a donde llegaron dos hombres que portaban prendas de una plataforma virtual de domicilios.

Tal caso sucedió en el negocio situado en la calle 19 No. 3D -34, cuando sujetos en motocicleta haciéndose pasar por domiciliarios, llegaron hasta el apartamento 201 del edificio donde funciona desde hace un par de meses el negocio y simularon la entrega de un paquete de comida.

Al parecer, quien abrió la puerta fue el tatuador Yoiner y, luego de manifestar no haber pedido nada, le dispararon dos veces en la cabeza, quedando sin vida en el sitio. Luego, entraron al lugar y encontraron en estado de indefensión a Nicolás y le dieron un tiro en la sien, aparentemente, a quemarropa.

El cuerpo sin vida de una de las víctimas quedó tendido en la entrada del inmueble, junto a un tapete que decía «Bienvenido», y que invitaba al negocio de tatuajes.

Tras cumplir con el ataque, los individuos salieron del lugar y, al parecer, abordaron un vehículo Renault Logan, color gris, el cual es buscado ahora por las autoridades que llegaron al lugar para obtener más detalles e información de lo ocurrido.

AJUSTE DE CUENTAS

Una de las hipótesis que maneja la Policía señala que el hecho podría estar relacionado por un ajuste de cuentas entre la banda ‘Los Pepes’ y ‘Los Costeños’, por temas de extorsión tras el asesinato de César Alberto Molina Chávez, alias ‘Checho’, el pasado 3 de octubre dentro de un supermercado Ara en el barrio Ciudad Jardín de Barranquilla y quien habría sido integrante de ‘Los Pepes’.

Las autoridades establecieron que el principal objetivo de los pistoleros era Nicolás Manuel, dueño del billar situado en el barrio Simón Bolívar, que desde inicio del 2023 empezó a recibir amenazas de extorsión, al parecer, por parte de ‘Checho’ y ‘Gordo 40’, de ‘Los Pepes’. El establecimiento fue atacado a bala anteriormente para presionar el pago de extorsión.

Además, se conoció que el comerciante magdalenense habría aparecido en un panfleto lanzado por la banda ‘Los Pepes’ en donde lo señalan con el apodo de ‘Gordo Nicolás’, por supuestamente colaborar con ‘Los Costeños’.

Por su parte, la Policía que atribuye el hecho de sangre a la banda ‘Los Pepes’, ofreció una recompensa de hasta 50 millones de pesos por los responsables del doble crimen.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. AceptarLeer más