HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

¿Y los organismos que velan por la paz?

Desde las antiguas civilizaciones las guerras siempre han estado limitadas por leyes y costumbres. Según el Comité Internacional de la Cruz Roja, a principios del siglo XIX el Derecho Internacional Humanitario se empezó a conocer a nivel universal como el conjunto de normas que protegen a quienes no participan en los conflictos y limitan los métodos de guerra. Por eso no podemos aceptar que hoy la población civil se haya convertido en objetivo militar en ambos lados de un conflicto sin que nadie pueda evitarlo.

Qué le ha pasado a la humanidad que hoy somos capaces de agredirnos de la manera irracional como está sucediendo en esta guerra entre Israel y Hamás en el territorio palestino de la franja de Gaza. Las reiteradas acciones contra la población civil en ambos lados de la frontera constituyen una violación de todas las normas internacionales de la guerra. No hay límites. Los niños son una tercera parte de las víctimas, sin mencionar todo lo que se sabe, viven las mujeres en medio de cualquier conflicto. Y se perdió el respeto por los ancianos que solo quieren vivir sus últimos años en paz.

El mundo entero observa y se queda sin palabras, pero ¿quién actúa? Aparentemente nadie porque pasan los días y la guerra sigue cada vez de manera más cruel. ¿Dónde quedó el poder de tantos organismos internacionales que supuestamente velan por los niños, las mujeres, las víctimas y en últimas por la paz mundial? Su capacidad de actuar, de frenar esta tragedia ha sido nula frente a una realidad geopolítica irracional.

Con seguridad, la angustia que viven los líderes de estas organizaciones internacionales es indescriptible, son conscientes de la inmensa responsabilidad que tienen, pero la realidad es que se ven impotentes. El mundo ya lo vio en Ucrania, pero allí se percibió más solidaridad en muchos de sus vecinos europeos que abrieron las puertas a millones de refugiados, enviaron ayuda humanitaria y rechazaron las acciones de Rusia.

Voces aisladas como “paren el fuego” o “no más guerra”, no han tenido ningún poder para detener lo que actualmente sucede en la franja de Gaza. La pregunta que debemos hacernos es si ¿no llegó la hora de replantear la institucionalidad existente a nivel mundial? No es posible que un mundo globalizado sirva para todo, menos para detener estas guerras y lograr la convivencia pacífica aún cuando persistan conflictos históricos. Algo muy profundo no está funcionando para que muera y sufra de esta manera tanta gente inocente.

Llegó la hora de que los grandes líderes mundiales, que se vanaglorian de serlo, acepten su incapacidad de parar este desangre y reconozcan que se requiere una nueva institucionalidad mundial. Es inaceptable que este inmenso sacrificio de vidas inocentes no genere un replanteamiento de todos los organismos de carácter global que han demostrado su incapacidad de frenar estas tragedias humanas. Por eso muchos quedamos sin palabras.

Año tras año seguiremos viendo conferencias internacionales en las que líderes mundiales proclamaran la paz, los valores democráticos y los ideales de sociedad. Sin embargo, a lo que hoy se enfrenta el mundo es a la incapacidad de estos líderes para proteger miles de vidas inocentes.

*Economista *Exministra de Estado

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más