HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Se cumplió una semana y no hay rastro del odontólogo secuestrado

Con el pasar de los días aún los secuestradores no se habrían comunicado con la familia para enviar pruebas de vida o hacer exigencias económicas.

Desde el pasado 18 de octubre, familiares del odontólogo banqueño Juan Carlos Bayter Bustamante, no saben nada de su paradero y estado de salud, pues aún los secuestradores no se habrían comunicado con la familia para enviar pruebas de vida o hacer exigencias económicas. De acuerdo con lo relatado por sus familiares, el hombre salía de su vivienda a bordo de una camioneta, de la fue obligado a descender para ser embarcado en otro vehículo que minutos después fue encontrado incinerado.

Desde el jueves pasado cuando se tuvo conocimiento de la desaparición de Juan Carlos, de 34 años, oriundo de El Banco y residente en el barrio Pueblo Nuevo, las autoridades del Magdalena comenzaron los operativos para ubicarlo que se extendieron en los departamento de Bolívar, Cesar y el resto del Magdalena, sin embargo no se han obtenidos pistas o informaciones que conduzcan al esclarecimiento del rapto, el cual fue perpetrado en presencia de vecinos y personas allegadas al empresario.

Por el momento, unidades del Gaula de la Policía intensifican la búsqueda del empresario encabezada por el director del Gaula, coronel Giovanni Cristancho, quien una vez notificado de los hechos se trasladó al sitio de los hechos para agilizar las averiguaciones y compilación de datos o versiones de testigos que permitan conocer quiénes son sus captores y que piden para dejarlo en libertador.

Las autoridades de su lado guardan mucho hermetismo y señalan que están desarrollando el trabajo necesario para poder ubicarlo y devolverlo a su familia sano y salvo, pero no suministran detalles de las investigaciones desarrolladas o a quien atribuye el secuestro del empresario, quien no había denunciado amenazas de ninguna índole y no tiene enemigos, según sus familiares.

Recientemente, Alfonso Bayter, padre de Juan Carlos, en una entrevista precisó que el caso está en manos del Gaula y espera que las personas que lo tienen retenido respeten su vida y lo liberen para volver a reencontrarse con sus seres queridos, quienes desde el pasado jueves se mantienen en incertidumbre pero aferrados a Dios por su regreso a su tierra natal. “No sabemos nada, estamos recurriendo a ustedes para que nos ayuden a difundir la información. Estamos con esta incertidumbre, no sabemos quién lo tiene, nada. Que por favor se apiaden, este flagelo es tan feo que no sabemos ni qué hacer”, dijo el hombre.

Por su parte el Comandante de la Policía del departamento del Magdalena, coronel Yorguin Malagón, confirmó que el vehículo en el que se transportaba el odontólogo fue encontrado a pocos metros de su vivienda, y de donde fue embarcado a una camioneta color blanca, la cual fue hallada incinerada a un costado de la vía que une El Banco con Chimichagua, Cesar, lugar en que abordaron otro vehículo particular y se dieron a la huida con rumbo desconocido. La camioneta quedó reducida en cenizas y por fortuna, al interior no se encontraron restos o personas afectadas.

Se ofrecen $5 millones a quien dé información. Tan solo 10 horas después de ser encontrado el vehículo en el que se transportaban inicialmente los captores de Juan Carlos, se convocó un consejo extraordinario de seguridad, el cual fue presidido por el  alcalde Roy García Sánchez y el coronel Yorguin Malagón Hernández, comandante de la Policía del Magdalena, y al final del mismo se determinó ofrecer el dinero a quien de información o pista relevante que permita dar el paradero de Bayter Bustamante y la captura de los presuntos delincuentes.

El secuestro de Juan Carlos ocurrió cuando se dirigía a llevar a sus hijos al colegio y fue interceptado por varios hombres armados, quienes lo subieron en una camioneta particular, y seguidamente lo llevaron hacia el departamento del Cesar en un vehículo sin características. Uno de los automotores fue incinerado a un costado de la carretera.

Las autoridades han explicado que se mantienen en trabajo articulado con la Policía y el Gaula, teniendo en cuenta la complejidad del caso en las que no hay exigencias económicas ni aparentes razones para perpetrar el rapto.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más