HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Billboard-Sociales

La revolución artística de ‘Chichi’ Peralta

Hablar de Chichi Peralta es viajar a través de las palabras: melodía, ritmo, sabor, baile y magia sonora, características indudables de su obra que volverán a estar presentes en su siguiente producción discográfica en la que trabaja; es un recorrido por la historia de las músicas del mundo y su impacto en Latinoamérica.

Hacer una carrera que trascienda en el tiempo es de verdaderos maestros, y Chichi Peralta es eso, un preceptor de la sonoridad, que ha permeado con sus grandes éxitos la memoria colectiva de varias generaciones.

Lo suyo es toda una revolución artística, pues el fusionar de forma extraordinaria diferentes géneros musicales con una identidad propia dentro de la industria latina, lo ubica como un artífice de un sonido único y atemporal.

Chichi estudió música desde niño, y gracias a sus profesores de artes y música se instruyó sobre el folclor de su nación. Pero fue en la adolescencia en la que afianzó su preferencia por los sonidos del mundo, al combinar su faceta de basquetbolista con la de Disc Jockey.

Tenía muy buenas aptitudes para el deporte, tanto así que perteneció al equipo de basquetbol del Colegio Dominicano De La Salle, del que se graduó, para luego hacer parte del Club Deportivo Naco, y después de las selecciones juveniles de su país, pero por lo que verdaderamente su corazón vibraba era por la música.

Su primer trabajo fue como DJ de la emisora HILX, número 1 de Santo Domingo en géneros rock y heavy metal, labor que alternaba con el basquetbol y sus estudios de bachillerato.

Tras terminar sus estudios de bachillerato, Chichi continuó formándose en la música. Su experiencia de años como músico, arreglista y productor, le permitieron formar parte de la agrupación 440 de Juan Luis Guerra, en la que se destacó por la creación de una infinidad de nuevos patrones rítmicos, en la etapa de internacionalización del grupo.

Colombia se convirtió en el primer país que le abrió las puertas al dominicano para su conquista musical fuera de la isla. Sus temas se convirtieron en verdaderos himnos y desataron un ambiente festivo en toda la sociedad, sin importar la edad. Los niños bailaban “La Ciguapa”, mientras que los adultos dedicaban “Sol de Verano” o “Amor Narcótico”. La sonoridad de Chichi trascendió y cautivó al público colombiano y latinoamericano de formas inimaginables, tanto así que estas letras, melodías y ritmos hacen parte de la banda sonora de sus vidas.

Pronto reivindicará el concepto de “álbum” y presentará una nueva producción discográfica, con la que seguirá construyendo su legado artístico, enmarcado dentro de la exploración y su relación con el universo sonoro de las músicas del mundo.

 

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más