HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Maestros conmemoran los 57 años de la “Marcha del hambre”

La protesta permitió la creación del Fondo Educativo Regional (FER), los INEM y la implementación del Estatuto Docente.

POR
EDGAR
TATIS GUERRA

Hace exactamente 57 años inició una de las movilizaciones más importantes del movimiento sindical del magisterio, ya que varios maestros emprendieron una caminata desde Santa Marta hacia la capital del país.

Fueron 28 días de intensa peregrinación superando muchos obstáculos y vicisitudes como la situación atmosférica, la oscuridad de la noche, pero también la canícula solar, aspectos que no fueron un impedimento para llegar a la meta: llegar a Bogotá.

El reporte histórico da cuenta que los educadores recorrieron 1.600 kilómetros recibiendo el aliento y respaldo de muchas familias, así mismo de los asociados a la Federación Colombiana de Trabajadores de la Educación (Fecode) cuya solidaridad fue eficaz hacia los caminantes.

Fue un 21 de octubre cuando la gloriosa “Marcha del hambre” llegó a la Plaza de Bolívar en Bogotá. Desde entonces, la lucha de los maestros y maestras se ha fortalecido con entereza por la defensa de la educación como derecho fundamental, la dignificación de la labor docente y los derechos de la comunidad educativa.

Hoy lunes 25 de septiembre, Fecode con el apoyo del Sindicato de Educadores del Magdalena (Edumag) y otras organizaciones sindicales se han unido para conmemorar con actos simbólicos esta fecha memorable del magisterio. En el 2021, cuando se conmemoraban 55 años de la ‘Marcha del hambre’, la Universidad del Magdalena congregó a maestros marchantes que participaron en el rodaje de un largometraje documental con asistencia de familiares de los marchantes, equipo técnico de la película y personal directivo de la Institución. La Sala de Proyección ‘La Langosta Azul’, de esa Casa de Estudios Superiores, fue el escenario de ese emotivo reencuentro.

Vale destacar que, en distintos medios informativos tanto de prensa como radiales, audiovisuales y ahora digitales, se ha exaltado la gesta luchadora protagonizada por los miembros del magisterio, en una época donde fungía como presidente de Colombia el liberal Carlos Lleras Restrepo (1966-1970).

En ese entonces con las masivas movilizaciones de los educadores se buscaba exigir salarios justos a todos los empleados del magisterio, siendo el detonante de la marcha casi nueve meses de la no cancelación de sueldos a los maestros del Magdalena Grande (actuales departamentos del Cesar, La Guajira y Magdalena).

Fueron unos tiempos difíciles con situaciones denigrantes para los empleados del magisterio hasta tal punto que a algunos les pagaban con cajas de Ron Caña. La pesadilla colmó la paciencia y 400 educadores decidieron iniciar lo que luego sería la marcha más significativa durante la mitad del siglo XX.

LOGROS DE LA MARCHA

La gesta patriótica y aguerrida por parte de un puñado de educadores valió la pena por los resultados: una aplicación de políticas públicas que favorecieron a la educación en Colombia, creación del Fondo Educativo Regional (FER), los INEM, los planes de emergencia educativa, la implementación del Estatuto Docente y el decreto 2277 de 1979, el cual profesionaliza la labor docente propiciando garantías sindicales, estabilidad laboral y la posibilidad de ascenso dentro del magisterio.

De los 86 caminantes que llegaron a la Plaza de Bolívar en Bogotá, 50 eran maestras, quienes rompieron con una tradición machista del magisterio y como lo narra el profesor Carlos Rafael Estrada Pacheco en su libro ‘La marcha del hambre: epopeya de los maestros y maestras del Magdalena Grande (2006)’: “Maestro colombiano: este sacrificio convertido en triunfo es tuyo también, verdad que no fue en vano porque algo se está disfrutando: pagos a tiempo, estabilidad laboral, profesionalización, escalafón, salario unificado en el país y otras cosas que se desprendieron de ellos. Por eso defiéndanla, recuérdenla como ejemplo de lucha, no permitas que personas o grupos la desfiguren ni la mimeticen”.

En ese grupo de maestros marchó Alberto Segundo Mendoza Gómez, nacido un 25 de agosto de 1942 en Santa Marta, quien estudió para ser Normalista y laboró por varios años en un colegio local. Su hijo Albert Mendoza Caraballo, quien es médico especialista, recuerda con orgullo a su papá que a la edad de 23 años estuvo en la ‘Marcha del hambre’ y a su retorno fue nombrado maestro en Aracataca (Magdalena), más exactamente en el colegio Jhon F. Kennedy, en donde después de varios años fungió como rector y posteriormente director del núcleo educativo.

“Mi papá decidió radicarse en Aracataca por lo llamativo del pueblo, fue en ese municipio donde se casó formando un hogar. Tuvo tres hijos a quienes sacó adelante hasta todos nos hicimos profesionales, yo soy médico con Especializaciones en Oftalmología, Neurología y Pediatría integral brindando atención a los pacientes a través de MaconSalud, ubicada en el centro de Fundación (Magdalena) diagonal a la clínica Fundación”, precisó el médico, hijo del profe Alberto Segundo Mendoza Gómez (fallecido).

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más