HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

EL ´HOMBRE MARLBORO´ está a un paso de la Alcaldía de Maicao

Las calles polvorientas de Maicao, La Guajira, pareciera que estaban esperando la llegada de un hombre que un día les prometió salvación, sin importar los métodos. Con vitoreos y fachadas pintadas de propaganda política, los maicaeros le dieron la bienvenida a Samuel Santander Lopesierra, a quien anhelaban con el mismo cariño que se quedó estancado hace casi 20 años cuando lo sacaron de su tierra natal para encerrarlo en una cárcel estadounidense.

Entre aplausos “el Hombre Marlboro” oficializó su candidatura a la Alcaldía de Maicao, ¿a qué se debe la popularidad de este hombre que pago cárcel por haber sido considerado por la justicia de EEUU como narcotraficante?

Pero su pasado de narcotraficante y contrabandista pareciera importarles poco o nada a los seguidores del “Hombre Marlboro”, como también es conocido por quienes claman para que sea su alcalde.

Tampoco pareciera importarles las tantas veces que lo han nombrado en el escándalo alrededor de la supuesta entrega de $600 millones a Nicolás Petro, el hijo mayor del Presidente. Mucho menos necesitaron que se vistiera con una túnica blanca para la segunda venida, ni que bajara del cielo con una capa y una espada. Solo les bastó que se pusiera una camiseta morada, una gorra con su nombre estampado y un poncho al hombro para reconocerlo como líder.

El 10 de julio, día que “Santa” dejó en firme su regreso a las urnas con 63.825 firmas, a las calles aledañas a la Registraduría de Maicao no les cabía una persona. Fue recibido por una marea de sonrisas y aplausos que estallaron al unísono.

Ese mismo día, el resto de políticos reconocieron que la contienda se había puesto difícil, por no decir imposible. “La gente lo quiere y contra el cariño que le tienen no hay argumento que valga”, le dijo uno de los aspirantes a la Alcaldía que se bajó para acompañar a Lopesierra en la imaginada victoria en las elecciones de octubre, si es que no tumban su candidatura que ya fue demandada.

SU VIDA JOVEN

Desde joven Lopesierra, de padres guajiros, comerciantes y hacendados, también soñaba con ser político sin descuidar el imperio económico que su familia construyó. Mientras posicionaba su negocio de contrabando de licor y cigarrillos por el que recibió el apodo de “Hombre Marlboro”, la carrera política comenzó a dar sus primeros frutos. Para 1986 fue elegido concejal en Maicao. Dos años después diputado. Para 1994 dio un salto a la Cámara con casi 40.000 votos.

A partir de entonces, cuando su candidatura fue exitosa, comenzaron a seguirle la pista y los mismos periódicos que registraron su entrada triunfal, también escribieron sobre la gran caída de su emporio.

Para ese tiempo, periodistas escribían que el “Hombre Marlboro” al año transportaba 200 mil paquetes de cigarrillos y 400 mil cajas de whisky, pero la cúspide de su derrota fue cuando lo vincularon al proceso 8.000, cuando se descubrió que a la campaña de Ernesto Samper había entrado dinero del narcotráfico. “El papá tuvo barcos y fue un empresario muy reconocido. Lopesierra heredó el negocio, lástima que ese muchacho hace sociedades con otra gente y sale lo del lavado de activos”, narró la gente de la zona a este diario.

Las investigaciones contra Lopesierra dieron resultado y en octubre de 2002 fue capturado por autoridades colombianas y la DEA. En 2003 fue extraditado a Estados Unidos y lo condenaron a 25 años de prisión, pero solo pagó 18 años.

LO VEN COMO FENÓMENO

Pero para los maicaeros eso es lo de menos. “A pesar de que se le acusó de lavado de activos y narcotráfico, sigue siendo un fenómeno”, dijeron habitantes.

En Maicao todavía creen que es posible que su victoria traiga prosperidad. “Luego de su captura viene el decaimiento. Por eso, la gente ve en él un Maicao de los 80 y 90 cuando hubo prosperidad económica y creen que puede volver a esa prosperidad en lo comercial”, explicó Juan Carlos Parody, líder político que lo acompaña.

Para ilustrar los tiempos de bonanza, los habitantes recuerdan las navidades cuando Lopesierra estaba en Maicao. Dermides Tolosa, líder social, contó  que Lopesierra tenía la costumbre de entregar regalos los 24 de diciembre a los niños con menos recursos.

Entregaba bicicletas, juguetes y gestionaba lo necesario para que las navidades fueran memorables. En las fachadas de las casas pintan un Papá Noel junto con la propaganda política de Lopesierra, pues lo siguen considerando como el “Santa” de la región. “Las personas que tienen una necesidad y van a tocarle la puerta no se devuelven con las manos vacías. Eso hace que la gente lo quiera”, explicó Parody.

LOS ESCÁNDALOS

Los escándalos y las investigaciones que lo rodean parecen no llegar hasta las calles de Maicao y los allegados a su campaña reconocen que pareciera que entre más lo atacan, más se fortalece.

“Me di cuenta que hay cosas con las que uno no puede luchar. Uno no puede entrar a competir con el cariño de la gente. Lo que lo tiene a un paso de ser alcalde es el cariño, el que no se pudo borrar en los 20 años que estuvo detenido”, admitió Parody.

Santander Lopesierra salió de prisión estadounidense en agosto de 2021 y lo primero que hizo fue pisar tierra colombiana. Desde su regreso mostró su apoyo por Gustavo Petro y justo este año, cuando la Fiscalía expuso los chats de Whatsapp entre Nicolás Petro y Daysuris Vásquez, se conoció que el apoyo fue real y hasta monetario, pues en varias conversaciones entre Day y la hija de Lopesierra, Mónica, conocida como Kiki Lopesierra, quedó claro que habría inyectado dinero para la campaña presidencial a través de Nicolás. Sin embargo, hasta ahora las investigaciones están en curso.

/Colprensa/El Colombiano.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más