HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Se ‘disparó’ venta de abanicos

Las fuertes temperaturas  y los mantenimientos eléctricos se han convertido en una ‘tortura’ para los samarios, quienes se ven obligados a comprar ventiladores.

POR
EDGAR
TATIS GUERRA

La intensa sofocación de estos días producida por la ‘ola de calor’ que azota la ciudad de Santa Marta ha ‘disparado’ las compras de abanicos y de aires acondicionados.

Muchos samarios quienes residen en los distintos barrios de la ciudad no han escatimado esfuerzo alguno para hacerse a los abanicos patón, los cuales ventilan bien en espacios cerrados.

De acuerdo con un vendedor de este producto, el popular abanico patón se vende como ‘pan caliente’ y mucho más por estos días cuando la temperatura ambiental está al máximo con sensaciones térmicas superiores a los 42 grados centígrados.

Al comercio samario y a los almacenes de cadena, así como a puntos fijos en donde se expenden ventiladores de pared, abanicos de pie o de mesa y hasta el popular patón, acuden los samarios, residentes y turistas buscando este electrodoméstico que ayuda a mitigar las altas temperaturas.

En un recorrido por los alrededores de la central de abastos, justo detrás del CAI mercado hay una venta de ventiladores cuyos precios oscilan entre los $50.000 hasta los $100.000, en ese sentido, el abanico de 5 aspas vale $95.000, mientras que el de pared con 3 hélices vale $95.000, pero el de 5 hélices cuesta $100.000.

Entre más aspas tenga un ventilador mayor frescura puede brindar, aunque en esta época actual de intensa ‘ola de calor’, los abanicos están es botando ‘candela’ literalmente hablando, mientras que los aires acondicionados se están apagando solos.

Vale mencionar que los médicos y especialistas de la salud están recomendando a sus pacientes mantenerse bien hidratados bebiendo agua y en lo posible no exponerse tanto a los rayos ultravioletas del sol por precaución.

PÉRDIDAS EN EL COMERCIO

Las fuertes temperaturas ambientales que se registran en Santa Marta y los mantenimientos eléctricos se han convertido en una ‘tortura’ para los samarios, quienes se ven obligados a comprar ventiladores.

Varios comerciantes están indignados por las pérdidas económicas ocasionadas por cuenta de los mantenimientos de ayer que realizó la empresa de energía Air-e ya que ahuyentaron la clientela y por ende las ventas no fluyeron.

“El Centro Histórico, mercado público y otras zonas de dinámica comercial parecían un ‘pueblo fantasma’ porque las personas prefirieron irse a las grandes superficies donde hay un ambiente diferente con refrigeración. Pero a nosotros nos obligan a encender la planta eléctrica que con su ruido también ahuyenta a la clientela”, dijo un comerciante afectado por el apagón dominical que se prolongó por más de 8 horas.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más