HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

¡Bajó el precio de la carne, aproveche, está a $ 12.500!

Productos como las pastas, la harina y los huevos son una ‘alternativa’ en la alimentación diaria porque combinan con el pollo desmechado que rinde más.

POR
EDGAR
TATIS GUERRA

Los alimentos que conforman la canasta básica familiar son cada vez más complicados de adquirir debido al aumento en sus precios como consecuencia del alza en los combustibles y de los fletes.

Samarios y turistas a quienes les encanta comer carne de primera deben pagar cada libra en $12.500 en la plaza de mercado público, mientras que la libra de carne de segunda vale $11.500 (libra), una situación preocupante que golpea el angosto bolsillo.

Sin duda, la carestía incide mucho en la alimentación familiar porque hay hogares en donde se ha reducido el consumo de carne de res y en su reemplazo se acude a los granos como la lenteja, el fríjol, garbanzo, palomito, entre otros.

En varios hogares de Santa Marta la carne se ve solo en televisión como dice la canción del artista fallecido Diomedes Díaz porque literalmente los ingresos no alcanzan para comprar esa proteína. La seguridad alimentaria es un tema que enciende las alertas tempranas entre las autoridades del Distrito porque si bien es cierto que hay suficiente abastecimiento de alimentos, lo que no hay son compradores.

Productos como las pastas, la harina y los huevos son una ‘alternativa’ en la alimentación diaria porque combinan con el pollo desmechado que rinde más. Otra opción lo constituyen las vísceras como la popular chinchurria (lomito trenzado), el hígado, bofe, riñón, pajarilla, corazón y mondongo.

Hay verduras, legumbres, hortalizas y frutas, las cuales vienen procedentes de otras ciudades cuyos costos se han incrementado por cuenta del alza en el precio de la gasolina y el valor de los peajes, los cuales impactan directamente en aquellos alimentos de la canasta básica familiar como el pan, fideo, pollo o aceites, que se elaboran con insumos importados de otros países, por lo cual se ve reflejado el incremento de sus precios en los mercados.

En toda la cadena económica y productiva finalmente el consumidor es quien termina ‘pagando los platos rotos’.

Vale mencionar que la Federación Nacional de Ganaderos (Fedegán) ha enfocado su acción al apoyo para que los requisitos sanitarios que se deben cumplir en las plantas de beneficio de animales de abasto público para consumo humano. Esta constante observación facilita la modernización del sistema de beneficio de animales en el país, acorde con las exigencias de los mercados tanto nacionales como internacionales, a favor de los consumidores de productos cárnicos.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más