HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Escultura Tayrona, atractivo de visitantes

La reubicación de las esculturas de la etnia Tayrona, ha sido de gran agrado no solo para la comunidad del barrio La Ciudadela 29 de Julio, sino también para los amantes de las esculturas representativas de unos de los pueblos indígenas que se acentuaron en la montaña costera más alta del mundo, la Sierra Nevada de Santa Marta.

Aunque antes este sector no era tan concurrido por los turistas, hoy día se ha vuelto normal observar visitantes que admiran esta escultura, la cual representa la lucha del pueblo indígena. Su ubicación, escogida y aprobada en un trabajo articulado con la Secretaría de Cultura y el Consejo Distrital de Patrimonio Histórico, hizo posible visibilizar aún más a este sector de la ciudad.

“Nunca había visitado a este barrio, pero me atrajo esta escultura, ya que me defino como aficionada a las obras de artes. Soy artista plástica, vengo de Medellín y constantemente visito museos para contemplar el arte en resina epóxica de poliéster, pero hoy este monumento en Santa Marta, es de total acceso no solo para esta comunidad, sino en general de los turistas que visitan la ciudad”, indicó Stefany García, visitante de Santa Marta.

Con el propósito de seguir embelleciendo diferentes puntos estratégicos de flujo turístico en la capital del Magdalena, desde la administración distrital se realizó el proceso de instalación de este monumento en el barrio La ciudadela 29 de Julio, muy cerca de “Donde Totó”, establecimiento emblemático para escuchar y bailar salsa en ‘La Perla de América’.

Es de notar que como esta escultura anteriormente  localizada en la intersección de la carrera 1 con calle 22, fueron trasladadas otras más  a zonas  de alto valor turístico y cultural como Taganga, Bonda y Aeropuerto, generando así un fácil acceso de la comunidad.

Cabe resaltar que estas esculturas pasaron por un proceso de restauración a cargo de Rosana Lombana, reconocida restauradora profesional en artes plásticas e hija del maestro Héctor Lombana, creador de estas maravillosas esculturas, las cuales fueron donadas por el mismo en el año 1993 como homenaje al pueblo indígena Tayrona, representativo de la Sierra Nevada de Santa Marta.

Estas obras elaboradas en resina epóxica de poliéster y fibra de vidrio, fueron recibidas con beneplácito por los habitantes de La Ciudadela 29 de Julio, quienes con agrado expusieron su alegría por hacer parte de este escenario histórico y cultural que será una vitrina del barrio.

“Nos sentimos muy felices porque de esta manera se está beneficiado nuestro sector. Hoy en día observamos poco a poco más flujo de turistas en el barrio. Solo nos queda cuidarlo”, indicó Lorena Díaz, moradora.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más