HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Lo que debe tener en cuenta antes de sumarse a Threads

Por curiosidad tecnológica, afán de figurar entre los primeros o por una creciente inconformidad con otras redes sociales, la mayoría de los más de 30 millones que se suscribieron a Threads omitieron leer las políticas de uso y privacidad, encontrándose tan solo horas después con más de una sorpresa.

La mayor de ellas es que como Instagram es la puerta de entrada, si el suscriptor decide salirse de la nueva red, también debe cerrar esa exitosa aplicación de fotos, porque ambos perfiles están enlazados.

Si bien ello no es nuevo, ya que existe en muchas de otras aplicaciones, como por ejemplo Facebook y Messenger donde no se puede eliminar la cuenta en el servicio de mensajería sin eliminar también el perfil de Facebook, para los suscriptores de esta naciente red social que busca con un interfaz y un modelo similar competir fuertemente a Twitter, si sorprendió a millones de usuarios que, como señalamos, por curiosidad y rapidez pasaron por alto este ‘pequeño detalle’ que tiene grandes implicaciones.

Así, al verse forzados a cerrar Instagram perderán todo el contenido (fotos) que allí manejaban.

Sin embargo, si el suscriptor decide no usar más esa red de texto de Meta tiene la posibilidad de “desactivar” el perfil, lo que le permite conservar su cuenta de Instagram. También puede borrar post individuales, más no la cuenta.

Como se ve, por ahora, opera como un servicio ‘indisoluble’ pero se espera que con el tiempo, tal cual ocurrió con Mastodon (otro de sus competidores) tenga mayor autonomía pero se descarta que se desligue totalmente de la cuenta de Instagram.

Como se sabe, el miércoles en la noche, Meta, del grupo liderado por Mark Zuckerberg, lanzó Threads, una aplicación de mensajes escritos revolucionando el sector, al punto que no solo en su primer día sumó 30 millones de suscriptores, sino que su mayor competidor, Twitter, amenazó con demandar por “apropiación indebida ilegal de los secretos comerciales” de la red del pajarito azul y por “propiedad intelectual”.

Alex Spiro, abogado del propietario de Twitter, Elon Musk, envió una carta al director ejecutivo de Meta (Zuckerberg) acusándolo de contratar a decenas de empleados de la empresa de Musk que «tenían y seguían teniendo acceso a los secretos comerciales de Twitter y otra información altamente confidencial».

Threads es el mayor desafío que a la fecha enfrenta Twitter, que ha visto surgir una serie de competidores potenciales, aunque ninguno con suficiente poder aún para reemplazar a la que se constituyó en una de las plataformas de redes sociales más grandes del mundo. Además, aumenta la rivalidad entre los dos multimillonarios propietarios de esas gigantescas empresas tecnológicas.

El nuevo sitio de microblogging está disponible en casi todos los principales países del mundo, a excepción de los de la Unión Europea, ya que Meta pospuso su lanzamiento allí para cumplir la nueva regulación europea sobre mercados digitales (DMA), que entró en vigor en mayo. La misma rechaza el modelo del vínculo indisoluble con Instagram, así como el cruce de datos recopilados en diferentes aplicaciones.

En cuanto a la publicidad, que es el objetivo final de ésta y todas las redes sociales, Adam Mosseri, jefe de Instagram dijo a The Verge que por ahora no está incluida pero que “si tiene éxito, si creamos algo que mucha gente ame y use, con el tiempo lo monetizaremos”.

¿UN CLON?

Los usuarios han coincidido en señalar que Threads se ve exactamente como su rival del pajarito, hasta la marca azul para cuentas verificadas. Pero, a diferencia de Twitter, donde ahora el único criterio para la atribución de una marca es adquirir una suscripción paga, esta aplicación de Meta  verifica que la cuenta sea efectivamente la de la persona cuyo nombre se muestra.

Cada publicación está limitada a un máximo de 500 caracteres y puede incluir fotos o videos de hasta cinco minutos de duración.

Por ahora, el software solo ofrece una columna y no le permite crear nuevos hilos para operar los mensajes que se muestran a ciertos temas o ciertas cuentas.

A Threads solo se puede acceder en dispositivos móviles y no en una computadora portátil o de escritorio.

Los usuarios pueden dar ‘Me gusta’, comentar y compartir publicaciones, así como usar su mismo nombre de usuario de Instagram. Al contrario de Twitter, no hay etiquetas.

«Carece de muchas funciones básicas: búsqueda [por palabra], palabras clave, un hilo o «feed» (para seguir las cuentas a las que uno está suscrito)», reconoció, en su cuenta, Adam Mosseri. «Estamos trabajando en ello (…) pero lleva tiempo».

Por otro lado, le dijo a The Verge que, tal como está, Meta no quiere crear mensajes directos (DM) entre usuarios, una característica popular en Twitter. La moderación de contenido es la misma que en Instagram, dijo el jefe de esta última plataforma.

Un plan para hacer que Threads sea interoperable con otros rivales de Twitter como Mastodon está en pausa, por ahora, pero no está descartado.

LA COMPETENCIA

Desde que Elon Musk se adueñó de Twitter hace ocho meses, los usuarios irritados por el nuevo régimen de la plataforma han prometido irse a otro lugar en la red, aunque el hábito tuitero ha demostrado ser difícil de dejar y ello se ha evidenciado en que pese a la gran oferta de redes sociales se han mantenido en la del pajarito azul.

Estos son algunas de ellas:

Bluesky, el clon de Twitter.  Fue creado por el cofundador de Twitter Jack Dorsey y es muy popular en Silicon Valley y aún se encuentra en fase de prueba.

Dorsey le dijo a la cadena CNBC que experimentó un registro de alto tráfico el sábado luego de que Musk dijera que Twitter limitaría temporalmente el número de publicaciones que los usuarios pueden leer diariamente.

Bluesky también se ve y se siente como Twitter, y de hecho fue creado como un proyecto alterno en 2019 como una manera de pensar en una versión descentralizada de la plataforma, donde los usuarios -y no la compañía- tienen más control de sus datos personales y de la moderación de contenido.

También usa algo llamado Protocolo AT, que permite a la gente mantener sus identidades entre múltiples plataformas.

Mastodonte, el anti-Twitter:  Desconocida para el público en general, Mastodon se volvió muy popular cuando Musk compró Twitter, pese a que está muy por debajo de los 200 millones de usuarios únicos de la red social del pajarito.

Fue creado en 2016 por el desarrollador alemán Eugen Rochko y es una red social descentralizada sin publicidad, donde la privacidad es sagrada.

Como Twitter, Mastodon también se basa en la publicación de mensajes cortos, pero cada nuevo usuario puede conectarse a un servidor -hay millas de ellos- operado de manera independiente. La experiencia es confiable, pero puede ser complicada.

Muchos nuevos usuarios se quejan de su interfaz poco intuitiva, resaltan la dificultad para crear una cuenta y el deficiente tiempo de respuesta, distinto del que gozan los sitios operativos por los gigantes tecnológicos.

La moderación de contenido es un gran signo de interrogación, pues la red social la deja a discreción de los administradores de cada servidor.

Subpila de notas.  En un acto de venganza, a comienzos del año Musk bloqueó probablemente los enlaces y los resultados de las búsquedas de Substack, el sitio que ayuda a escritores a monetizar su trabajo, luego de que el sitio lanzará Substack Notes.

Notes, como Twitter, permite a los escritores publicar piezas cortas de contenido como enlaces, imágenes y citas que ayudan a guiar a los usuarios al pago de contenido.

Musk dio marcha atrás a su decisión, pero desde entonces ha promocionado de manera vehemente las opciones que tiene Twitter para que los usuarios hagan dinero.

Substack Notes ha planteado algunas críticas, pues no se sabe muy bien cómo gestionará la moderación del contenido.

Plataformas de nicho: Otras compañías incipientes también están atrayendo la atención, especialmente aquellas que apuntan a una audiencia específica.

Los sitios de derecha como Gab o Truth Social, la plataforma que lanzó el expresidente estadounidense Donald Trump, se posicionaron a sí mismas como alternativas conservadoras a Twitter, mucho antes de que Musk adquiriera esa red social./AFP

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más