HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Parque Lineal del río Manzanares, una travesía turística innovadora

La biodiversidad que rodea el afluente desde su cuenca alta hacia su desembocadura en Playa de Los Cocos son un atractivo, pero urge erradicar su deterioro y contaminación

POR
EDGAR
TATIS GUERRA

Los pescadores residentes en las laderas del río Manzanares están a la expectativa del proyecto Parque Lineal Manzanares con el cual se diversifica la oferta turística a los visitantes que llegan a Santa Marta atraídos por sus paisajes naturales, playas y demás atributos fascinantes.

Se trata de un macroproyecto que busca recuperar la navegabilidad del río Manzanares aprovechando además toda la biodiversidad con que cuenta la capital del Magdalena. Y es que solo basta con visitar hasta la desembocadura de este afluente en el sector de Playa Los Cocos para apreciar garzas, patos y otra variedad de aves, las cuales sobrevuelan y se posan en los árboles sembrados a cada lado del río.

“Nosotros los pescadores que somos más de 70 y vivimos junto al río Manzanares somos los primeros interesados en la protección de este, por esa razón estamos comprometidos en su descontaminación. Creemos que el problema actual es la falta de cultura y el gran reto es emprender acciones que permitan una educación a la ciudadanía samaria para que quiera y cuide al río Manzanares”, manifestó Juan Pescao.

Fue enfático al afirmar que ellos aman al río Manzanares porque está en el patio de sus viviendas y les ha permitido conservar sus faenas de pesca muy a pesar de las adversidades.

“El río Manzanares sí es salvable por eso el llamado a las distintas autoridades es a que trabajen unidas y nos permitan a nosotros también aportar las inquietudes y anhelos. En el Plan de Gobierno de la actual administración está contemplado una intervención al río Manzanares con el objetivo de hacerlo navegable con recorridos al mejor estilo de Venecia. Pero tenemos el temor de que seamos desplazados como sucedió hace muchos años con los pescadores del barrio Ancón”, aseveró.

“Nosotros somos pescadores y queremos seguir siendo pescadores artesanales porque nos apasiona este oficio que hace parte de un estilo de vida. El río Manzanares nos brinda refugio, tenemos el compromiso de protegerlo, cuidarlo y no contaminarlo. Necesitamos que nos tengan en cuenta, que no nos den la espalda ya que los pescadores somos los que suplimos la necesidad alimenticia de gran parte de la sociedad samaria”, indicó Juan Pescao.

PRECARIA SITUACIÓN

Vale mencionar que la gran mayoría de vecinos al río Manzanares es consciente de la precaria situación que registra ese afluente desde su cuenca alta hacia abajo por cuenta de algunas personas inescrupulosas quienes arrojan a su cauce escombros, poda de árboles, muebles deteriorados, plásticos y toda clase de desperdicios ocasionando así una alta contaminación ambiental.

Juan Pescao afirmó que los pescadores artesanales están en desacuerdo con la falta de civismo y de cultura ambiental. Dijo que ellos mismos realizan labores de limpieza retirando llantas, cascarones de nevera, colchonetas, palos, muebles viejos y hasta animales muertos. “La preservación del río Manzanares lleva varios años y consideramos que debe acelerarse el proceso educativo con toda la comunidad, con los niños, jóvenes, amas de casa, maestros y adultos porque todos debemos ser responsables con la naturaleza”, recalcó.

A su turno, Víctor Fabio Castrillón y Katerin Pérez, habitantes en distintos barrios emblemáticos de Santa Marta, coincidieron al afirmar que la recuperación del río Manzanares le aportaría muchos beneficios a la ciudad especialmente para convertir sus alrededores en un pulmón verde rodeado de muchos árboles, los cuales brindan gratis oxígeno y sombra.

“Dios quiera y se recupere este río tan importante para Santa Marta”, dijo Katerin Pérez, mientras que Víctor Fabio aseveró “sabias palabras de los pescadores artesanales, me quito el sombrero”.

TODOS A SALVAR EL RÍO

Salvador Valdeblanquez inició en 1988 la Asociación ‘Amigos del Río Manzanares’ con la cual ha venido realizando diversas actividades de pedagogía en la zona involucrando a los niños, jóvenes y a personas con un gran espíritu ambiental.

“Las actividades ecológicas a favor del río Manzanares han sido diversas, desde brigadas, jornadas de capacitación, siembra de árboles, recolección de desechos, cuidado de las cuencas y mucho más. Ha sido una labor quijotesca por varios años, pero con grandes satisfacciones en el alma. Ver en estos días a algunos profesionales en ingeniería ambiental, biología y educadores comprometidos con el medio ambiente y su preservación es para mí un orgullo ya que confirma que no hemos arado en un desierto”, enfatizó el presidente de la Asociación.

El río Manzanares es el principal afluente que recorre y atraviesa la ciudad de Santa Marta, su panorama ha ido mejorando paulatinamente porque en la actualidad existe una mayor conciencia ambiental gracias a las acciones emprendidas desde la Corporación Autónoma Regional del Magdalena (Corpamag), desde el Departamento Administrativo Distrital de Sostenibilidad Ambiental (Dadsa), las instituciones públicas y privadas.

Salvador Valdeblanquez asegura que sueña con un río Manzanares menos contaminado cuyas aguas lleguen a la Bahía sin tantos desechos plásticos ni otros elementos, que todas sus cuencas luzcan reverdecidas con árboles frondosos a donde lleguen pájaros y otras aves puedan hacer nidos. Pero además que pueda convertirse en un Parque Lineal para el disfrute de las familias samarias y de los turistas que visiten a Santa Marta.

“Desde 1988 nuestra asociación ha aunado esfuerzos con otras Asociaciones ecológicas, cívicas y entidades públicas y privadas, entre las que podemos mencionar al Comité Ecológico de la Universidad del Magdalena (Asodefensa), la Federación Departamental de Acción Comunal, Tierra de Esperanza, la Asociación de Juntas Comunales de Santa Marta, Comité de Veeduría Ciudadana y Espacio Público, algunos colegios públicos y privados, universidades, Clubes de Leones, Cámara Junior. En su momento hicimos alianza con Metroagua, Espa e Interaseo, también con el despacho de la primera dama de la Alcaldía a través del Comité de Ornato y de Embellecimiento (Core)”, rememoró Valdeblanquez.

Este apasionado por la ecología fungió como consejero ambiental en Corpamag durante 6 años, es decir, en dos periodos. En la actualidad abandera una iniciativa con la cual busca que el nuevo puente del barrio Minuto de Dios que conecta con la Calle 30 sea bautizado ‘Puente Armando Lacera Rúa”, en honor al legado y los aportes que en vida hizo a Santa Marta el docente, químico e investigador Armando Lacera Rúa, bachiller del glorioso Liceo Celedón de esta ciudad.

“Para mí, Armando Lacera era como un hermano, siempre nos apoyó en las actividades de conservación del río Manzanares, hizo parte de nuestra asociación como tesorero. Le aportó mucho a Santa Marta desde los ámbitos académicos como docente de tiempo completo durante 30 años en la Universidad del Magdalena. Su legado como químico especializado en Ciencias y Tecnología de Alimentos, así como su pasión por la música perduran aún en sus escritos y libros”, puntualizó Valdeblanquez.

… El recorrido por el río Manzanares a bordo de unas lanchas modernas, coloridas y maniobradas por los propios pescadores uniformados pasando por debajo de los puentes que tengan murales gigantes, sin duda, aportaría a una reactivación económica y cambiaría el panorama actual. Si en otras ciudades lo han logrado, por ejemplo, en Montería con su río Sinú. Acá también es posible. ¿Usted qué opina?

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más