HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Iglesia Pentecostal podría ser condenada por muerte de 33 niños en Fundación

El Tribunal Superior de Distrito Judicial, Sala de Decisión Penal, ordenó al Juzgado Tercer Penal del Circuito con Funciones de Conocimiento de Santa Marta, reiniciar el proceso de pleito pendiente para vincular a la iglesia Pentecostal Unida de Colombia a la reparación integral por la muerte de 33 niños en el municipio de Fundación, cuando se incendió el bus donde se movilizaban a un evento religioso.

El tribunal argumentó que, en el momento del siniestro, la Iglesia asumió la posición de garante al tener bajo su cuidado a 60 niños, sin contar con personal capacitado para vigilar, custodiar y proteger la vida e integridad de los infantes. Además, se determinó que la congregación no utilizó un medio de transporte que cumpliera con los requisitos legales básicos.

En efecto, tiene que ver con el proceso que se llevó en contra que se siguió contra los ciudadanos Manuel Salvador Ibarra Plaza y Jaime Gutiérrez Ospino, líder espiritual y conductor de bus; condenados por los hechos acontecidos el 18 de mayo del año 2014 en perímetro urbano de Fundación.

Al respecto, el abogado penalista Carlos Mauricio Ramírez Gaitán explicó que “lo que se busca en este tipo de procedimiento es convocar a las partes y solicitar la vinculación de la Iglesia Pentecostal Unida de Colombia (…) se convoca a una conciliación que no se llevó a cabo y para ello el incidente debe hacer una serie de solicitudes para efectos de que se pueda adelantar el trámite incidental”.

El jurista quiere decir que ahora en este caso se aproximaría una condena económica contra la Iglesia Pentecostal Unida de Colombia, es decir, un proceso de reparación integral o trámite pecuniario. “En este momento se trata de algo económico en donde el que promueve esta acción debe necesariamente convocar y hacer el estimativo dinerario en relación con los daños que se causaron en ese proceso penal”, puntualizó Ramírez Gaitán.

Los fondos obtenidos se destinarán al fondo para la protección de los derechos colectivos y serán entregados a los miembros de las familias afectadas.

“Al líder espiritual participar en la logística del evento religioso al que se dirigían los menores,  en representación de la Iglesia Pentecostal Unida de Colombia, esto los vincula como responsables y por ende deben reparar económicamente a los afectados, al igual que la Secretaría de Tránsito, Alcaldía de Fundación, Gobernación del Magdalena y el Estado”, expresó Carlos Ramírez Gaitán.

Recordemos que el hecho fatídico ocurrió cuando las víctimas y los sobrevivientes se dirigían en el autobús desde la Iglesia Pentecostal de Fundación hacia sus casas después de haber participado de un culto dominical. En cercanías al barrio Altamira de esa población, por una aparente falla mecánica que generó un cortocircuito, el vehículo se incendió.

En cuestión de minutos, el fuego consumió el autobús ante la impotencia de numerosos vecinos que intentaron apagar las llamas que acabaron con la vida, inicialmente, de 31 pequeños, mientras que 20 más quedaron heridos, dos de los cuales fallecieron recibiendo atención en un hospital de Barranquilla por la gravedad de sus heridas.

Por estos hechos, el líder espiritual y conductor del bus, fueron condenados a penas de entre 40 y 60 años de prisión por el delito de homicidio simple con dolo eventual en concurso homogéneo. Cabe aclarar que el líder Manuel Ibarra falleció en el 2021 en su centro de reclusión en Barranquilla a causa del Covid-19.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más