HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

´No me gusta el estado de la grama ‘El Campín’

Millonarios derrotó 3-1 a Peñarol por la cuarta fecha del Grupo F de la Copa Sudamericana y quedó a punto de matricularse en los octavos de final del torneo, en un partido suspendido durante más de una hora por un diluvio en Bogotá.

La primera parte se disputó normalmente y Millonarios se fue adelante con un tanto del defensor Jorge Arias, otro en propia puerta de Hernán Menosse y un ‘riflazo’ del canterano Luis Paredes.

Peñarol descontó con un penalti de Matías Arezo al 49′ y diez minutos después el árbitro venezolano Alexis Herrera detuvo el compromiso por una fuerte tormenta que se había desatado en el entretiempo y que empantanado por completo la grama del Estadio El Campín.

Decenas de trabajadores se esforzaron para drenar el césped, y una vez este se reanudó -ya en la madrugada del día siguiente-, se generó un duelo con más ganas que técnica, pues era casi imposible jugar en una cancha muy maltratada recientemente.

Una vez terminó el partido, Alberto Gamero atendió a la prensa y comentó que «fue un partido de dos facetas. Jugamos bien en la primera parte, tuvimos seguridad en la parte defensiva y buen juego por las bandas».

No obstante, el entrenador de Millonarios dio a conocer que «cuando se reanudó, le dije a ellos (jugadores) que ahí no se podía jugar fútbol, que había que jugar directo, no se podían hacer más de dos toques y que tocaba estar concentrados y lanzar bien», revelando su estrategia para culminar de buena forma el duelo.

Eso sí, Gamero dio a conocer que «Peñarol no vino a regalar nada, hicimos un buen partido y ganamos bien. Estamos tranquilos en este grupo y esperar a clasificar en estos dos partidos (contra Defensa y Justicia, y América Mineiro en condición de visitante)».

/ COLPRENSA

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más