HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Petro gana primer round para acabar con las EPS

En tiempo récord, la Comisión Séptima de la Cámara de representantes aprobó el 84 % de la reforma a la salud del Gobierno de Gustavo Petro. Lo hizo en largas jornadas de tres sesiones –la última de doce horas continuas– en las que dio vía libre a 117 artículos que incluyen los puntos más sensibles de este cuestionado proyecto. Tan acelerada fue, que en la última etapa de discusión, aprobaron, en promedio, un artículo cada siete minutos.

Fue una carrera legislativa en la que fueron fundamentales el apoyo de los representantes de los partidos Liberal y de La U, cada uno con dos votos, quienes tuvieron un “sí” para los artículos que se aprobaron estas semanas. Entre estos estuvieron los más sensibles y los que, a priori, estaban llenos de las famosas “líneas rojas” de esos dos partidos y del Conservador. Sin embargo, al sol de hoy, de esas líneas de todos los colores no queda si no el recuerdo de que hace unos meses fueron motivo de disputa y distanciamiento entre la Casa de Nariño y los directores de esas colectividades.

Palabras más, palabras menos: en los 117 artículos aprobados están incluidos los que más preocupan a asociaciones médicas, investigadores, técnicos y exministros de Salud y de Hacienda. Como, por ejemplo, el futuro de las entidades promotoras de salud (EPS) y su conversión a Entidades Gestoras de Salud y Vida; la futura Administradora de los Recursos del Sistema General de Seguridad Social en Salud (ADRES) y sus nuevas funciones; el pago de los servicios de salud y el aseguramiento en salud; el pago de las deudas con los hospitales públicos, así como la creación de fondos regionales de salud.

Si bien aún le faltan tres debates largos en el Congreso para convertirse en ley de la República, Colprensa le resume qué quedó aprobado hasta el momento.

LAS EPS NO SEGUIRÁN MÁS

Los artículos 49 y 50 hablan sobre la “transformación de las Entidades Promotoras de Salud” y la “naturaleza y funciones de las Gestoras de Salud y Vida”. Esto les da un tiempo de vida de dos años a las EPS como se conocen actualmente, pues deberán cumplir “las condiciones de permanencia que se les aplica”.

En ese tiempo, las aseguradoras tendrán que cumplir con ocho parámetros, que incluyen organizar los Centros de Atención Primaria en Salud y articular a los prestadores de servicios de salud en redes integrales integradas que autorice el Ministerio de Salud.

La coordinadora ponente de la reforma, la representante Martha Alfonso (Pacto Histórico) dejó en claro que las aseguradoras no seguirán siendo intermediarias financieras, pues es el alma de la reforma: “La administración pública de los recursos públicos”.

Sin embargo, el investigador en salud de la Universidad de Harvard, Johnattan García, dijo que quitarle esa función a las EPS “le resta al Estado la capacidad de controlar el gasto”, y advierte que “la falta de gestión de control puede generar que el gasto de este sector se dispare” y toque sacar de otros lados esos faltantes.

SECTOR PÚBLICO MANEJARÁ PLATA DE LA SALUD

Esta parte de la reforma quedó aprobada en el artículo 60, que define las nuevas funciones de la Administradora de Recursos de Salud (ADRES), que es dependencia del Ministerio de Salud. Actualmente, esa entidad funciona como un banco para la salud. Es decir, recauda los aportes que hacen los ciudadanos por medio de sus empleadores o como independientes, y luego gira ese dinero a las EPS y a algunos prestadores de salud (IPS).

Con las nuevas funciones que tendrá la ADRES, además de esa función, será un pagador único, realizar cobros y hacer auditorías financieras y gestión del riesgo financiero (una función que hoy en día cumplen las EPS). Esto va en consonancia con lo planteado por el Gobierno de ser el que maneja los recursos de salud, pero genera temores en cuanto a si tendría la capacidad de cumplir estas funciones.

Así lo plantea el exsuperintendente de Salud Fabio Aristizabal, pues señala que “no estará preparada, ni en uno ni en dos años para cumplir esas funciones. Para que lo haga, la Adres tendrá que tener la capacidad instalada que tienen hoy las EPS. No tiene profesionales ni la experiencia ni la capacidad para hacer lo que necesitamos que haga”.

Por su parte, el investigador de sistemas de salud de la Universidad Johns Hopkins, Andrés Vecino, plantea que “esto dividirá las funciones en vez de integrarlas. Es un tema serio, porque harán el sistema mucho más ineficiente. Hoy, la Adres ni siquiera ha podido contratar el sistema de auditoría del SOAT, que es un 3 % de la atención”.

EL ESTADO PAGARÁ DEUDAS DE LAS EPS

 “Serán pagadas gradualmente, con vigencias futuras acordadas con el Ministerio de Hacienda y Crédito Público”, reza el artículo 84 del proyecto sobre las acreencias que las EPS liquidadas han dejado en los hospitales públicos.

Para comenzar, las vigencias futuras son un compromiso que se paga con presupuestos de años siguientes, que en este caso asumiría el Estado. En segundo lugar, esta deuda podría ascender, al sol de hoy, hasta los $1,7 billones, según la Superintendencia Nacional de Salud.

No obstante, el exsuperintendente Aristizabal considera que para que el Estado se haga cargo de esa deuda no es necesaria una reforma de este calibre y advierte que “va a haber muchos riesgos de corrupción”.

Y entonces: ¿en dónde quedan los pacientes?

A fin de cuentas, un sistema de salud está centrado en atender los requerimientos de salud de las personas que acuden al médico. Y Colombia ha logrado mantener buenos índices en la atención en los últimos 30 años, mediante un aseguramiento en salud que es universal, pues su cobertura es del 98 %.

En ese sentido, Andrés Vecino advierte que las EPS saben los cambios que se vendrían si esta reforma es aprobada y llevada a la práctica, pues el daño recaería sobre los usuarios del sistema. ¿Por qué? Dice él, las aseguradoras virarían a “generar el mismo tipo de servicio de aseguramiento que tienen en Perú y Brasil, pues saben que vendrá más demanda de trabajo”.

¿Esto qué quiere decir? Que si los reparos de tantos técnicos en salud sobre los efectos negativos de este proyectos se hacen realidad, terminará en que, ante la demora y dificultad de acceder a los servicios, las personas de altos ingresos terminarán pagando un seguro privado (en Brasil, un 27 % lo tiene) y las de menos ingresos quedarán sometidas a más esperas.

Dice el viejo y conocido refrán: “nadie sabe lo que tiene hasta el día que lo pierde”. ¿Pasará así con el sistema de salud colombiano?

ARTÍCULOS POLÉMICOS

Otros artículos referentes a las EPS que ya se aprobaron en la cámara son los 53 y 54, que tratan la inspección, vigilancia y control de dichas entidades, y sus gastos administrativos.

También se aprobó el artículo 51, en el que se establece que las EPS que estén habilitadas para operar y cumplan con los requisitos para transformarse en gestoras, deberán manifestar por escrito al Ministerio de Salud y Protección Social su intención o no de acogerse a dicha transformación.

Según el artículo 50 de la reforma, las Gestoras de Salud y Vida serán entidades de naturaleza privada, pública o mixta, que contribuirán a la gestión integral del riesgo en el territorio de salud asignado. Se les asignan 19 funciones administrativas en específico:

Coordinar con direcciones Departamentales y Distritales el apoyo requerido por el Ministerio de Salud y Protección Social en la organización de las Redes Integrales e Integradas de Servicios de Salud para los Territorios de Salud; contribuir a la planificación estratégica del desarrollo de la Red Integral e Integrada de Servicios de Salud; implementar mecanismos efectivos de Coordinación Asistencial al interior de las Redes Integrales e Integradas de Servicios de Salud;

También tendrán que ejecutar, bajo la dirección de las Entidades Territoriales y la Adres, las actividades de monitoreo y evaluación del desempeño de la red en el componente complementario; implementar salas situacionales que permitan el análisis de información; entregar informes periódicos del funcionamiento del componente complementario de las redes.

Participarán en el Consejo Asesor de Planeación y Evaluación de las Redes Integrales e Integradas de Servicios en Salud; contribuirán al uso eficiente, racional y óptimo de los recursos financieros; gestionarán planes de capacitación para fortalecer el funcionamiento del componente complementario; presentarán asistencia a los integrantes de la red.

Entre sus funciones se incluye gestionar en articulación con los CAP, el acceso al componente complementario de las Riiss a través del sistema de referencia y contrarreferencia y con apoyo del Sistema Público Unificado de Información en Salud; y garantizar el acceso oportuno y expedito a los servicios de salud y a los servicios farmacéuticos.

Implementarán herramientas tecnológicas para interoperar con los sistemas de información; realizarán la auditoría de calidad, de cuentas médicas y concurrente de las prestaciones de servicios de salud del componente complementario de las Riss; validarán la facturación; harán rendición de cuentas; y realizarán la gestión para el pago de las prestaciones económicas./Colprensa

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más