HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Una semana de caos en las vías de Santa Marta por culpa de la Essmar

La capital del Magdalena ha vivido quizá la semana más compleja en materia de suministro de agua potable que se haya visto en los últimos años, donde la comunidad cansada de la ‘mamadera de gallo’ por parte de la Empresa de Servicios Públicos actualmente intervenida por la EPM, ha decidido de manera airada tomarse los principales corredores viales clamando el preciado líquido.

Vías como la Calle 30, la Avenida del Libertador, la Troncal del Caribe y la Vía Alterna al Puerto de Santa Marta que son las arterias viales de la ciudad, han sido cerradas durante esta segunda semana del mes de mayo, generando caos vehicular y en uno de los casos incluso quema de llantas y elementos sobre el carreteable.

CIERRE DE LA TRONCAL DEL CARIBE

Arrancando la semana, es decir, el 8 de mayo, en horas de la tarde, los moradores de La Bolivariana decidieron tomarse las vías de hecho ante la inoperancia de la Essmar, para así exigir que se les suministre el agua, teniendo en cuenta que no todos tienen para comprar de manera frecuente pacas o carro tanques para abastecerse.

“Esa empresa nos tiene un ‘hueco’ en el bolsillo. Todos los días es lo mismo, uno se levanta pensando de donde va a sacar para pagar el carrotanque, así no se puede. Por eso nos tomamos la vía, para que la Essmar se pellizque y nos dé soluciones, porque ya no podemos más”, denunció Karina Ruíz, moradora del sector.

CIERRE AVENIDA DEL LIBERTADOR

El martes 9 de mayo la comunidad de Galicia decidió a tempranas horas de la mañana, justo cuando los samarios se trasladaban a sus lugares de trabajo, cerrar la Avenida del Libertador por más de una hora, indicando que la Essmar disminuyó la cantidad en el suministro de agua, generando que solo a pocos habitantes del sector les llegue el preciado líquido.

“El agua la tenemos que tener en alberca y luego enviarla al tanque elevado. El gerente mandó una comisión, pero la persona que iba a solucionar nunca apareció, por eso decidimos cerrar la vía hasta que el mismo gerente se apersone y se comprometa a ponernos el agua, porque pagamos un servicio bien caro y nunca funciona de manera adecuada”, expresó una de las manifestantes Elvira Durán.

CIERRE VÍA ALTERNA

Asimismo, este jueves 11 de mayo, se presentó un cierre en horas de la noche en la Vía Alterna al Puerto de Santa Marta por parte de la comunidad de los barrios San Jorge, Nacho Vives y San Fernando, quienes le prendieron fuego a diferentes objetos sobre la carretera exigiendo el suministro de agua.

“Essmar no cumple, hay sectores del barrio Nacho Vives que tienen más de un mes sin agua. Nos prometen el agua y hemos recibido es una burla por parte de esta empresa para la comunidad. Exigimos respeto, porque no creo que el gerente de esa empresa sobreviva más de un mes sin agua”, precisó Carlos Zapata, habitante del barrio Nacho Vives.

Este viernes 12 de mayo, la Vía Alterna al Puerto nuevamente fue cerrada, en esta oportunidad en horario matutino por los moradores del barrio Juan XXlll, los cuales también se quejan por la falta del preciado líquido, generando un enorme trancón y retraso en las dinámicas comerciales de la ciudad afectando de manera directa al Puerto de esta capital.

LA CEREZA DEL PASTEL

Pero no contentos con dejar sin agua a miles de samarios, la dupla maquiavélica de Essmar y EPM, a mitad de la semana le notificaron a la IED de La Paz de manera irracional que suspenderían los trabajos de succión en las fosas sépticas de este plantel, obligando a la comunidad educativa a suspender las clases, dejando sin el derecho a la educación a más de 1.600 niños que acuden a este colegio a diario.

Otra ‘perla’ de la Essmar’ fue que no contentos con el caos que vieron en la ciudad durante la semana, horas antes de que se lleve a cabo la celebración del Día de las Madres, decidió dejar sin agua más de 100 barrios este viernes.

Los samarios afirman que ya no aguantan más y que por culpa de la Essmar, la ciudad se encuentra sumida en un verdadero caos, donde el calor y la falta de agua están siendo los detonantes de una calamidad pública nunca antes vista en esta capital.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más