HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

«No pudo disfrutar a su hija»: Familiar de colombiano que murió arrollado en EEUU

Las víctimas por el atropellamiento de inmigrantes venezolanos y un colombiano frente a un centro de personas sin hogar en la localidad texana de Brownsville aumentaron a ocho, después de que uno de los heridos falleciera en un hospital local.

El accidente se produjo temprano en la mañana del pasado domingo, cuando un carro se llevó por delante a un grupo de peatones que esperaban en una parada de autobús frente al refugio para personas sin hogar Centro Obispo Enrique San Pedro Ozanam, en Brownsville, convertido en albergue debido a los cientos de inmigrantes que transitan por la zona.

Según el teniente Martin Sandoval, de la policía de Brownsville, en el incidente murieron en un primer momento siete inmigrantes venezolanos y diez personas más que habían resultado heridas de diversa gravedad fueron llevadas a un hospital local para recibir tratamiento, pero una de ellas murió posteriormente.

El autor, identificado como un hombre hispano residente de Brownsville, cuyo nombre no ha sido divulgado, fue retenido por varios testigos del incidente hasta que llegó la policía.

Sandoval indicó en conferencia de prensa que el individuo no está cooperando con las autoridades, por lo que se desconoce si el atropello fue intencional o accidental.

El funcionario añadió que las autoridades obtuvieron una muestra de sangre del conductor y que se ordenó una prueba de toxicología para determinar si había consumido drogas o alcohol.

«La policía de Brownsville nunca ha adoptado la postura de que se tratara de un acto intencionado, pero es un factor que tenemos que analizar», dijo Sandoval.

El responsable del Centro Obispo Enrique San Pedro Ozanam, Víctor Maldonado, señaló por su parte que las víctimas eran hombres venezolanos y que en el momento del suceso entre 20 y 25 migrantes estaban sentados en la acera esperando un autobús al otro lado de la calle del refugio.

Maldonado indicó que los migrantes procedían de Venezuela y habían llegado al albergue hacía unos dos o tres días.

Por su parte, Hanet Díaz, hermana de Brayan Díaz, el colombiano fallecido, aseguró que «nosotros no nos enteramos por las autoridades, nos enteramos por los videos de redes sociales».

“Él se fue a buscar un mejor futuro para su hija, tiene siete meses, se fue tras el sueño americano (…) Le arrebataron sus sueños, no pudo disfrutar a su hija», añadió.

/Sistema Integrado Digital

 

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más