HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Santa Marta y el Caribe sufren por las altas temperaturas

En la región Caribe colombiana ya se está sintiendo fuertemente los efectos del Fenómeno de El Niño, debido al calentamiento en las aguas del Océano Pacífico. Lo anterior es la razón del porqué la comunidad samaria no soporta el calor y busca por cualquier medio hacerle ‘el quite’ como se dice popularmente.

Las regiones que se ven más afectadas en Colombia por este fenómeno son: Caribe, Andina y el Pacífico, pues de acuerdo con el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam), en estas zonas se estiman precipitaciones por debajo de lo normal entre un 10 a 40 por ciento.

Tal es la desesperación por la sensación térmica que aqueja a los samarios y visitantes, que muchos aún sin contar con recursos económicos, acuden a créditos e incluso a ‘pagadiarios’ para adquirir ventiladores o aires acondicionados.

“La temperatura está insoportable. Yo sufro de la presión y me tocó aceptar un crédito para poder comprar el aire acondicionado. Esto no estaba en el presupuesto, pero sino lo hago mi salud se verá afectada”, indicó Cecilia Fernández, compradora.

Quienes están ‘haciendo su agosto’ son los asesores comerciales de los principales almacenes de cadena, los cuales están aprovechando la situación para ofrecer a toda costa los ventiladores y aires acondicionados, cumpliendo sus presupuestos diarios, gracias al calor que afronta la capital del Magdalena.

«El fin de semana que pasó, cumplimos la venta al 126%, donde el mayor porcentaje correspondió a la sección de aires acondicionados. Superamos en ventas hasta los productos de la canasta básica», afirmó emocionado un trabajador del Grupo Éxito.

Asimismo, expuso que «sólo el sábado se vendieron 30 aires acondicionados en este establecimiento comercial», el cual confirma el estado de angustia con que se encuentra la comunidad samaria, debido a la ola de calor que azota a esta ciudad de la región Caribe.

OTRAS VENTAS DISPARADAS

Bien dice el refrán que “la tristeza de algunos es la felicidad de otros”, y esto sin duda se está viviendo en la capital del Magdalena con las temperaturas que superan en las últimas semanas los 35 grados centígrados, generando un aumento muy significativo en la venta de productos tradicionales como botellas de agua, rapaos, bolis y cualquier bebida refrescante.

“Esta situación nos ha ayudado a nosotros los vendedores informales, porque la gente está desesperada por el calor y lo único que quieren es tomarse algo frío. Antes se acababa el día y a veces uno se iba con medio recipiente de jugo para la casa, pero gracias a Dios y a este ‘solazo’ ahora llega el mediodía y ya tenemos que llenarlo nuevamente para seguir vendiendo”, contó a HOY DIARIO DEL MAGDALENA Fernando Apresa, vendedor de jugo.

Asimismo, la moda ha cambiado por el intenso sol que impacta a la ciudad, puesto que las personas optan por utilizar ropa más fresca, además que en sus ‘pintas’ no pueden faltar las gafas y los sombreros.

“Ahora se ha puesto buena la cosa, se están vendiendo bastante los sombreros. Antes los que compraban más eran los turistas, pero ahora los usan mucho hasta los mismos samarios para protegerse del sol”, expresó Luis Mejía, vendedor de sombreros.

RECOMENDACIONES DE LAS AUTORIDADES

Ante este panorama, la Oficina para la Gestión del Riesgo y Cambio Climático (OGRICC) emitió unas recomendaciones especialmente en el horario comprendido entre las 11:00 de la mañana y las 5:00 de la tarde, lapso en el que se experimenta de sobremanera un golpe más intenso de calor.

“Tomar abundante agua, mínimo seis vasos al día; utilizar ropa de algodón y calzado ligero, permanecer en lugares ventilados, evitar la exposición al sol en el horario referenciado, no quemar basuras ni hacer fogatas y evitar el hacer actividad física a mediodía”, son algunas de los consejos entregados por María Victoria Moscarella, directora de la Ogricc.

En este mismo sentido, fueron emitidas otras recomendaciones a la ciudadanía para evitar que estas condiciones climatológicas causen perjuicios en la salud de las personas y también provoque incendios de cobertura vegetal.

“Es importante utilizar ropa fresca o bañarse con agua fría, si siente mareos, náuseas, dolores de cabeza o piel enrojecida, acudir al centro de salud más cercano”, puntualizó la funcionaria.

FENÒMENO DE EL NIÑÓ

La ola de calor que sacude por estos días al territorio colombiano tendría como responsable al fenómeno de El Niño, que según los expertos ya estaría empezado a ocurrir, luego de la fuerte temporada de lluvias causada por el fenómeno de La Niña.

Y es que en ciudades como Santa Marta el termómetro ha estado por encima de los 30 grados, mientras en otros lugares del Magdalena, como Fundación y El Banco, la sensación térmica ha alcanzado los 40 grados.

Los primeros estimativos sobre lo que se avecina en materia climatológica indican que hay una probabilidad del 86% de que el país enfrente a El Niño incluso hasta final del año.

El fenómeno de El Niño se caracteriza por un aumento anómalo en la temperatura superficial del mar, especialmente en la parte oriental del Pacífico tropical.

Durante los últimos 18 meses esa zona del océano ha registrado una condición fría, pero la misma ha empezado a cambiar y se torna cada vez más cálida, lo que aumenta la probabilidad de que El Niño esté plenamente desarrollado en el segundo semestre del 2023.

Como se sabe, el fenómeno de El Niño tiende a disminuir las lluvias y por eso, para los meses de julio y agosto, que es la temporada donde se presentan menos lluvias en los departamentos andinos, aumenta el riesgo de incendios forestales, sequía y desabastecimiento de agua.

Debido a las altas temperaturas, se están viendo ya algunos efectos que no dejan de producir preocupación. Ya hay menos precipitaciones en la región Andina y Caribe de Colombia, fenómeno que impacta directamente la producción de alimentos.

Uno de los sectores que resultaría más afectado con el fenómeno de El Niño sería el agrícola, que debe prepararse con antelación para responder adecuadamente a las condiciones del clima y evitar un desabastecimiento de alimentos y un impacto negativo para la economía de los agricultores colombianos.

De igual forma, el sector energético, teniendo en cuenta que los niveles de los ríos podrían bajar dramáticamente y encarecer este servicio, pues el aumento en los costos casi siempre es trasladado a los usuarios.

Los expertos también recomienda prestar especial atención a los temas de agua y saneamiento, ya que la probabilidad de que escasee el agua en aquellos municipios que no cuentan con un buen sistema de acueducto, es muy alta.

¿Cuándo se presenta el fenómeno de El Niño?

Registros históricos señalan que el período de marzo a junio es el más propicio para que se registren los fenómenos de El Niño o La Niña.

Por tal razón, los expertos en esta época del año, disparan las alertas respecto a cuál es la situación en el Caribe tropical.

Según el Ideam, el fenómeno de El Niño es un evento climático que se genera cada cierto número de años por el calentamiento del océano Pacífico. Sus efectos son notables en el norte de la región Pacífica, los departamentos de la región Andina y de la región Caribe.

Por el contrario, el efecto de “La Niña” en nuestro país se caracteriza por un aumento considerable de las precipitaciones y una disminución de las temperaturas en las regiones Andina, Caribe y Pacífica, así como en áreas del piedemonte de los Llanos orientales, mientras que en la zona oriental (Orinoquía y Amazonía), dichas variables tienden a un comportamiento cercano a lo normal, sin ser muy claro el patrón climatológico ante la presencia de un evento frío.

ALTAS TEMPERATURAS

El aumento de la temperatura en los océanos y otras condiciones atmosféricas favorables para un episodio como ‘El Niño’ debe llamar la atención en la prevención de enfermedades y el surgimiento de brotes de dengue, zika, chikunguña, malaria, chagas y otras enfermedades transmitidas por mosquitos. Así mismo, surge la posibilidad de que aumenten enfermedades transmitidas por agua y alimentos, como las diarreicas y la hepatitis.

Para disminuir los riesgos en salud derivados de la variabilidad climática, el Ministerio determinó- los lineamientos que los alcaldes y gobernadores del país deben tener en cuenta para afrontar esta clase de situaciones.

“Las instituciones prestadoras de salud (IPS) deben actualizar los planes de contingencia específicos que respondan a los escenarios de riesgo de cada región y área de influencia, incluyendo inventarios de insumos necesarios para garantizar la prestación de los servicios de salud a la población, ante los posibles impactos del fenómeno ‘El Niño’ que –según los pronósticos- tendrá mayor intensidad en el 2019 pero que ya vemos algunas de sus incidencias en departamentos del norte del país”, agregó.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más