HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Sicarios lo vieron en la calle y lo mataron

Dos sicarios en una moto de alto cilindraje incursionaron y acabaron con la vida de un temible delincuente que tenía detención domiciliaria en el barrio Lipaya de Barranquilla.

Se trata de Luis Ángel Oliveros Torregroza, de 22 años, quien fue blanco de varios proyectiles de arma de fuego que le causaron la muerte camino a un centro asistencial a donde fue llevado por sus familiares.

El hecho de sangre se registró en plena vía pública, en la calle 69 C carrera 9J, momentos en que la víctima se desplazaba a pie y desconocidos en un vehículo lo alcanzaron y se le cruzaron en el camino.

Tras no tener cómo escapar de la muerte, el sicario, quien iba como parrillero, desenfundó un arma de fuego, y como si estuviese protagonizando una película de acción, disparó en nueve oportunidades contra la humanidad de  Olivero Torregroza, dejándolo malherido en el suelo.

En medio del temor por lo que estaba sucediendo, testigos aseguraron que la víctima luchó hasta el último momento para salvarse de ese ataque sicarial: “después de recibir cuatro impactos de bala corrió como 15 metros y se desplomó”, dijo un vecino.

Pese a que el hombre fue auxiliado y llevado hasta el Camino El Bosque, allí ingresó sin signos vitales. Hasta el momento se desconocen los móviles de este homicidio en Barranquilla, las autoridades deberán esclarecer los mismos y dar con la captura de los sicarios.

Según la Policía, la víctima registraba 4 anotaciones judiciales por porte ilegal de armas y una detención domiciliaria vigente. Además, de acuerdo con las autoridades, Oliveros Torregroza se dedicaba a cometer atracos.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más