HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

La informalidad volvió a adueñarse del espacio público 

Comerciantes que se habían formalizado en el edificio decidieron abandonar sus puestos y nuevamente salir a las calles. 

La problemática de invasión del espacio público en el Mercado de la ciudad de Santa Marta parece no tener fin, las carretillas repletas de frutas que por un corto periodo de tiempo abandonaron la zona, hoy nuevamente hacen parte del paisaje de esta importante zona comercial de la ciudad.

Desde muy temprano la dinámica de compra y venta de frutas y verduras en el Mercado Público arranca con la llegada de camiones procedentes de diferentes partes del país, quienes abastecen la zona con los alimentos que posteriormente son comercializados en distintas zonas, quedando gran parte de ellos en manos de un considerable número de vendedores ambulantes que invaden las calles con carretillas las cuales obstaculizan el paso de los peatones y congestionan el tráfico vehicular.

A pesar que desde la Alcaldía de Santa Marta se habilitaron puestos para estos vendedores en el segundo piso del edificio del Mercado Público, muchos de los que ocuparon esta zona decidieron nuevamente regresar a la informalidad basados en la tesis que los compradores no subían hasta allí, generando nuevamente el desorden que una vez se había solucionado.

“A nosotros ahí nos cobraban dos mil pesos al día, que supuestamente era para el mantenimiento y administración, pero uno paga si ve los frutos, nosotros siempre nos vimos perjudicados porque las ventas nunca despegaron y por eso nos tocó nuevamente salir a la calle, no por gusto, sino por mera necesidad, porque a nadie le gusta estar todo el día bajo el sol y menos con estas altas temperaturas que hay últimamente”, manifestó Manuel Martínez, vendedor informal.

Por su parte, los comerciantes que aún siguen en el segundo piso, afirman que la transición no fue fácil, pero que afortunadamente han podido fidelizar muchos clientes, quienes prefieren comprar en este espacio que cuenta con seguridad y además los resguarda del inclemente sol.

“Todo cambio al comienzo es complicado, yo no le niego que pensé en irme porque las cosas se estaban poniendo muy difíciles, pero afortunadamente las personas ya han cogido el hábito de subir y saben que acá encuentran lo que venden allá afuera”, indicó Gerardo Ramírez, vendedor de verduras del edificio del Mercado.

Asimismo, los samarios que sí han migrado a comprar en el segundo piso del edificio del Mercado Público, afirman que hay mucho trabajo de cultura ciudadana que desde la Alcaldía de Santa Marta se debe ejecutar.

“Nosotros desde que inauguraron el edificio preferimos comprar frutas y verduras acá, porque a pesar de que en la calle nos queda más cerca, acá encontramos cosas más frescas y menos asoleadas, además somos conscientes que parqueando en la calle alteramos el tráfico y somos nosotros quienes tenemos que poner ejemplo”, acotó, Pedro Huertas, comprador del edificio del Mercado.

MAFIA DE LAS CARRETILLAS 

Es preciso traer a colación un tema que en su momento fue muy sonado en la ciudad y fueron las declaraciones que tras una intervención en el Mercado Público entregó el entonces secretario de Gobierno Bayron Arrieta donde se afirmó que en esta zona de la ciudad estaría operando una banda dedicada al alquiler de ‘carretillas’, quienes cobraban al mes de abril de 2022 un monto diario de 6 mil pesos, siendo esta una de las principales razones que estarían evitando la formalización de los vendedores informales.

“Acá desde hace rato no se ve que realicen los operativos que hacían antes donde venía la Policía y la gente de Espacio Público y organizaban nuevamente la zona. Lo de las carretillas se sigue presentando y hay una banda que no le conviene que eso se acabe, porque así se les acabaría el negocio a ellos”, indicó un comerciante del sector.

Finalmente los usuarios viales y comerciantes formales de la zona, le piden a las autoridades mayores controles con este tipo de comercio en el Mercado Público, para que no se sigan viendo perjudicados aquellos que han migrado a la formalidad a pesar de todos los sacrificios que esto conlleva.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más