HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Relleno de Palangana acumulará 435 mil toneladas más de basura

Es una verdadera montaña de residuos que iría a parar al vertedero en los próximos meses, teniendo en cuenta que un estudio de la Universidad del Atlántico concluye que aún hay capacidad, lo que hace suponer que todavía no ha acabado su tiempo de vida útil. 

Un estudio de la Universidad del Atlántico contratado para estructurar el nuevo Plan de Gestión Integral de Residuos Sólidos (Pgirs) de Santa Marta 2022 – 2034, concluye que el agonizante relleno sanitario de Palangana aún le queda dos años para continuar operando, a pesar de las quejas de las comunidades que habitan en la zona de influencia, a las que sólo las separa 700 metros del sitio A donde llegan los camiones cargados de desechos.

La capacidad probada técnicamente conlleva a que siga la deposición final de basuras en este sitio, y por ende obliga una nueva licencia ambiental, pues, la actual vence el 30 de junio, la misma que fue modificada en 2006, luego en julio de 2022 y recientemente en enero del 2023.

Este mismo análisis de los peritos de la institución de educación superior llega al punto de saldar una reencauchada discusión: el futuro de las basuras, esto porque luego de que transcurran los 24 meses, la salida más viable será la ampliación del relleno y no la reubicación como era la plegaria de la antigua Comuna Cinco. Según explica la Secretaría de Planeación distrital, la estrategia es utilizar el terreno en un 100%, aunado con la optimización de buenas prácticas de reciclaje y con una tecnología que se debe desarrollar de manera permanente.

Lo que resulta alarmante aún es la cantidad de inservibles que serán trasladados al Palangana hasta su caducidad, en total serán 434.799,12 toneladas, con un promedio de 603,89 toneladas por día y 18.116,63 toneladas por mes. En el pasado mes de diciembre, por ejemplo, Aseo Técnico de la Sabana (Atesa), le facturó a los samarios $34.859 por tonelada ingresada al parque ambiental bajo el concepto de Costo de Disposición Final (CDF), más $10.398 por tonelada según el Costo de Tratamiento de Lixiviados.

Estos valores y volúmenes presentados por el mismo operador de aseo también se suman al cobro de toda la cadena del servicio, según Rafael Meneses, representante legal de Atesa, solamente en los últimos cuatro meses del año anterior, le cobraron a los usuarios $25 mil 499 millones 112 mil 250 pesos, de los cuales percibieron el 73%, es decir, $18 mil 751 millones 313 mil 194 pesos. No obstante, queda sobre el tintero el saldo endosado y recaudado en lo que va del 2023.

El monto cobrado a los samarios por la recolección de los desechos sólidos contrasta con las quejas también de ingreso de escombros al relleno sanitario de Palangana, intermitencia en las rutas y el lavado de contenedores.

Ante estas, para nada pobres cifras, la ciudadanía debate sobre el porcentaje de esos dineros que deba ser destinado al mejoramiento del sistema de contenerización, mantenimiento a la flota recolectora de desechos y a la compensación por ser el apoderado del aseo público, pues, para nadie es un secreto que la ciudad nada entre la basura sin que Essmar – EPM haga nada.

Los afectados le siguen reclamando al distrito la paquidermia para avanzar hacia un relleno sanitario regional que quede a las afueras de los centros poblados. La inevitable ampliación del Palangana desata una reiterada escaramuza, pues, desaprueban que el camino escogido haya sido el más corto a costa de que ahora se utilicen la zona de amortiguación más cercana al Parque Tayrona.

“Las comunidades vecinas esperamos que se realice la debida compensación por todos los daños causados a raíz del establecimiento de este relleno sanitario, que se encuentra a menos de 1.700 metros del Tayrona y a menos de 1 km de las comunidades afectadas. Se exige que se direccionen los más de $17.000 millones generados en regalías y aportes significativos entregados por la empresa operadora de aseo hacia esta zona, lo cual sería mínima muestra de interés ante las necesidades sociales y la dignificación de la calidad de vida de las mismas”, dijo Pablo Palma, presidente de la Junta de Acción Comunal (JAC) de Altos de Villa Concha.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más