HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Estaciones de servicio ocultan los precios oficiales del combustible 

En la ciudad el galón alcanza los $11.580, un aumento del $634 sobre el valor que fue reglamentado para el mes anterior. 

Por miedo a las afectaciones en sus finanzas, las estaciones de venta de gasolina en Santa Marta están optando por una llamativa práctica con la que buscan que los ciudadanos no dejen de comprarles el combustible. Desde que se mostró la tendencia alcista en Colombia de los derivados del petróleo, un número mayúsculo de bombas no anuncian en sus tableros el precio por galón de la Gasolina Motor Corriente que rige para todos los días del mes. Esto causa extrañeza entre los usuarios, dado que dicen ir a ciegas a los surtidores, pues, las distribuidoras sólo muestran los valores de la Extra y el Acpm.

Ante esta situación los motociclistas, quienes señalan ser los más afectados con esta estrategia distractora, aseguran que se está violando flagrantemente el artículo 26 de la Ley 1480 de 2011, que en su contenido dispone: “el proveedor está obligado a informar al consumidor en pesos colombianos el precio de venta al público, incluidos todos los impuestos y costos adicionales de los productos. El precio debe informarse visualmente y el consumidor sólo estará obligado a pagar el precio anunciado”.

Alberto Bolaño Acosta, líder de los mototaxistas del nororiente de la ciudad, precisa que a todas luces esto puede ser tipificado como un engaño porque, si bien por la misma dinámica de su actividad, llenan sus tanques con mucha frecuencia, pero con pocas cantidades, requieren un precio claro para sacar cuentas y ver cuál oferta le es más rentable.

“No entendemos ¿Qué ganan con ocultarnos los valores? Yo les he preguntado a los ‘bomberos’ y me dicen que los anuncios tienen las luces dañadas, pero creo que con lo que ganan da para arreglarlas enseguida. Los colombianos tenemos derecho a ser informados sobre lo que vamos a comprar. La gasolina está por las nubes y por eso, lo mínimo que esperamos es que nos digan las cosas como son”, dijo Bolaño.

Por otra parte, los compradores del combustible están asombrados de cómo en lo que va el 2023 el precio de referencia para el Distrito ha aumentado $1.048, esto sin contar las variaciones especulativas que las 37 estaciones legales presentan mes a mes. En la última actualización tarifaria de marzo, la Comisión de Regulación de Energía y Gas (CREG), presentó en $10.946 el costo de la gasolina corriente por galón, y el Acpm en $9.160, pero a todo esto se le debe adicionar los $400 que subió el combustible en todo el territorio nacional para abril. Sin embargo, el monto a pagar fluctúa entre los $11.200 y $11.580.

Según los Ministerios de Hacienda y Minas, entidades que estipulan el precio del productor, hay unos principios que pueden producir alzas en cada distribuidor autorizado, esto explica por qué en algunas estaciones de servicio hay tarifas más bajas o más altas.

En este sentido, estas carteras señalan que por el transporte, almacenamiento y distribución de la gasolina se paga un porcentaje. Es decir, hay factores intrínsecos que condicionan los montos. “Lo que se le paga al refinador es un 58%, impuestos 23%, actividad de la estación del servicio 9%, almacenamiento 5%, tubería 4%, transporte por carretera y otros 1%”.

De acuerdo con lo señalado en la Resolución 104001 de la CREG, hay un 20% de los componentes del precio que se regulan una vez al año, que tienen en cuenta el Índice de Precios al Consumidor (IPC) que publica el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE). “Dependiendo la ubicación del municipio, los costos del transporte pueden variar, por eso se publican los montos de referencia de trece ciudades, además, porque algunos componentes tienen libertad de precios”, asegura la entidad nacional.

Es oportuno indicar que Santa Marta hace parte de los 25 territorios de Colombia que están amparadas por el régimen de libertad vigilada, que en su praxis, “busca que los distribuidores minoristas tengan una remuneración adecuada que les permita desarrollar su negocio y garantizar la sostenibilidad del suministro bajo un escenario de competencia y en beneficio de los consumidores finales”.

La Resolución 181254 de 2012 de la CREG deja claro que “el distribuidor minorista a través de estación de servicio automotriz establece libremente su margen”, partiendo de un precio de referencia de venta.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más