HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Por mis 10 años como Papa, regálenme la paz

«La primera palabra que me viene es que parece que fue ayer..´, comentó el Santo Padre con ocasión del aniversario.. 

Santa Marta, a última hora de la tarde. No es una entrevista, ya hay tantas sobre este acontecimiento. Son pensamientos que atan el hilo de un intenso periodo eclesial, su pontificado. Diez años: vividos en «tensión», dice, en un tiempo que es más grande que el espacio y en el que se han sucedido encuentros, viajes, rostros.

Francisco espera de pie en la puerta, agarrado a su bastón. Como siempre… Sonríe al micrófono con el logotipo de los medios de comunicación vaticanos y pregunta: «¿Un podcast? ¿Qué es?» «Qué bien, hagámoslo», es la reacción tras la explicación. Después, la pregunta: “¿Qué siente que está compartiendo con el mundo con motivo de este hito para su vida y su ministerio?”.

“El tiempo es presuroso, no sé si se dice pressuroso o pressante en italiano, tiene prisa. Y cuando quieres agarrar el hoy, ya es ayer. Y si quieres coger el mañana, todavía no ha llegado. Y te quedas en esta tensión de un hoy que es ayer y no mañana. Vivir así es algo nuevo. Estos diez años creo que han sido así… hoy pensando en mis diez años: sí, sí, pero es este estado, ¡vamos! Una tensión, vivir en tensión”.

De las miles de audiencias, los cientos de visitas a diócesis y parroquias, y los cuarenta viajes apostólicos a todos los rincones del planeta, el Papa guarda un recuerdo preciso en su corazón. Lo identifica como «el momento más hermoso»: «El encuentro en la Plaza de San Pedro con los ancianos», la audiencia, es decir, con los abuelos de todo el mundo el 28 de septiembre de 2014.

“Los ancianos son sabiduría y me ayudan mucho. Yo también soy viejo, ¿no? Pero los ancianos son como el buen vino que tiene esa historia añeja. Los encuentros con ancianos me renuevan y me rejuvenecen, no sé por qué… Son momentos hermosos, preciosos”.

Sin embargo, ha habido varios momentos dolorosos, y todos relacionados con el horror de la guerra. Primero las visitas a los cementerios militares de Redipuglia y Anzio, la conmemoración del desembarco de Normandía, luego la vigilia para evitar la guerra en Siria y ahora la barbarie que se vive desde hace más de un año en Ucrania. “Detrás de las guerras está la industria armamentística, esto es diabólico”, dice Francisco.

‘No esperaba que él, un obispo venido del fin del mundo, fuera el Papa que dirigiera la Iglesia universal en tiempos de la Tercera Guerra Mundial. Pensaba que lo de Siria era algo singular, luego vinieron los demás’.

“Me duele ver a los muertos, jóvenes -sean rusos o ucranianos, me da igual- que no vuelven. Es duro”.

Jorge Mario Bergoglio no tiene dudas, por tanto, sobre qué pedir al mundo como regalo para este importante aniversario:

´PAZ, NECESITAMOS PAZ´ 

Luego, comparte tres palabras que corresponden a los “tres sueños” del Papa para la Iglesia, para el mundo y para los que gobiernan el mundo, para la humanidad.

“Tres palabras: fraternidad, llanto, sonrisa… Fraternidad humana, todos somos hermanos, reconstruir la fraternidad. Aprender a no tener miedo de llorar y sonreír: cuando una persona tiene miedo de llorar y sonreír, es una persona que tiene los pies en el suelo y la mirada en el horizonte del futuro. Si uno se olvida de llorar, algo va mal. Y si uno se olvida de sonreír, es aún peor”.

LOS ARGENTINOS CELEBRAN 

Unos 2.000 fieles católicos se congregaron el sábado en Luján, Argentina, para celebrar los 10 años de papado de Francisco, convocados por un cura ‘villero’ que sensibiliza sobre el flagelo de la droga en los barrios más pobres.

Bajo el lema «Ni un pibe, ni una piba menos por la droga» y con un llamado de unidad a los argentinos, el cura José Di Paola, conocido como el Padre Pepe, celebró una concurrida misa frente a la célebre Basílica de Nuestra Señora de Luján, patrona de Argentina, a 70 km de Buenos Aires.

El Padre Pepe integra el movimiento de curas ‘villeros’, llamado así por su trabajo centrado en las villas miserias (favelas) que tuvo fuerte respaldo de Jorge Bergoglio cuando era arzobispo de Buenos Aires, antes de ser elegido papa el 13 de marzo de 2013.

«El papa intensificó la fe y convocó a los jóvenes a que participen. La Iglesia estaba un poco alejada de los jóvenes y ahora se ve más cercano ese vínculo. Es un gran trabajo que ha hecho el papa», destacó a la AFP Francisco Rolón, de 62 años, un trabajador de la economía popular presente en la misa en una tarde de calor tórrido, con temperaturas de más de 38 grados inusuales para el fin del verano.

Otra misa se celebrará el domingo dentro de la Basílica de Luján, habitual destino de multitudinarias peregrinaciones anuales. Las celebraciones por el aniversario culminarán el lunes con una misa en la Catedral Metropolitana de la Capital, que albergó en el pasado al papa.

DESARMA Y CONSTRUYE  

Tamara Barbará, presidenta de la Pastoral Afro argentina, de 41 años, manifestó su «orgullo por tener un papa argentino que muestra ese camino que desarma y construye al mismo tiempo».

Si algo le falta al primer papa latinoamericano de la historia es que concrete una visita a su país natal, dijo Barbará que se ilusiona con que ese viaje sea en 2025 cuando se celebre en Argentina el Encuentro Pastoral Afro Latinoamericano.

«Sería fundamental que venga a visitarnos para darle un lindo abrazo, que se lo merece, por lo que significa ser un papa argentino y latinoamericano. Que sepa que lo que construyó en estos 10 años es este corazón, esta hermandad», afirmó.

Para el trabajador social y excura católico Guillermo Schefer, Francisco «es un faro, una inspiración, que será recordado en la historia».

Miembro de la Federación Latinoamericana de Sacerdotes Casados, Schefer puso del lado del ‘debe’ del papa la cuestión de los abusos sexuales en el seno de la Iglesia. «Dio un paso importante, pero hay mucho que trabajar todavía», dijo a la AFP.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más