HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

El vínculo criminal entre la ex fiscal y ‘el médico’

 Los vínculos entre Ana Catalina Noguera, ex fiscal de Extinción de Dominio, y Carlos Ramón Zapata, alias ‘El Médico’ irían más allá de un simple favor relacionado con una obsesión amorosa.

Constantes reuniones, encuentros con narcos poderosos y revelación de información reservada son solo algunos de los elementos que llevaron a la Fiscalía a capturar a la exfuncionaria por haber hecho parte presuntamente de una red criminal que obtenía dinero de narcotraficantes  a cambio de evitar su extradición.

Noguera,  que fue una de las funcionarias de confianza del anterior fiscal General de la Nación, Néstor Humberto Martínez,  renunció a la entidad en noviembre del 2020, ya bajo la administración de Francisco Barbosa, luego de que sus primos Rafael Enrique Noguera Abello y Enrique Rafael Noguera Ramírez, fueron extraditados a Estados Unidos por el delito de narcotráfico.

En abril de 2022 su nombre volvió a sonar públicamente por cuenta de unas grabaciones en las que ella y su padre, Rodrigo Noguera, entonces rector de la Universidad Sergio Arboleda, trataban de influir en la fiscal Angélica Monsalve para que se reuniera con miembros de la familia Ríos Velilla, que entonces estaban siendo investigados por ella en un caso de corrupción.

*¿Quíén es’EL MÉDICO’?

Carlos Ramón Zapata, alias ‘El médico’, es un antiguo narcotraficante, ex miembro del grupo paramilitar llamado ‘Los Pepes’, que por colaboración con la justicia de Estados Unidos solo pagó cinco años de cárcel en ese país.

Según las investigaciones de la Fiscalía, ‘el Médico’ tenía vínculos con la ‘Oficina de Envigado’ y era el encargado de corromper funcionarios públicos con el propósito de obstruir la judicialización de sus miembros.

De acuerdo con el fiscal Mario Burgos, quien expuso el caso en la audiencia de imputación de Catalina Noguera, la ex fiscal y ‘El Médico’ tenían una relación directa que quedó en evidencia porque Zapata visitó varias veces a la ex fiscal en las instalaciones del búnker la Fiscalía, y se siguió viendo con ella, en el Hotel Dann Carlton de Bogotá, en donde residía temporalmente.

Esta relación no se limitó al contacto entre los dos. La Fiscalía presentó en audiencia una imagen en la que se ve a la ex fiscal reunida, en una finca de Puerto Boyacá con los también ex narcotraficantes Gabriel Puerta Parra e Ignacio Álvarez Meyendorff. Este último, fue capturado en diciembre en Buenos Aires, Argentina, y era conocido como el ‘Gran Hermano’ por dirigir una red de testaferros para blanquear el dinero de los narcotraficantes.
Según el fiscal, quien habrá tomado la foto sería ‘El Médico’, ya que fue encontrada en la galería de su celular.

A través de Zapata es que Noguera se vinculó, según la Fiscalía,  a la red criminal que dirigía el coronel de la DIJIN, Ricardo Alberto Durán, jefe del grupo especial de investigaciones interagenciales de la Policía, quien mantenía contactos con las más importantes agencias de Policía del mundo.

Durán  fue capturado unos días antes que la ex fiscal y acusado por los delitos de concusión, fraude procesal y falsedad ideológica en documento público. Él, de acuerdo a la Fiscalía, junto a Zapata, eran los líderes de la organización que operaba en  Cali, Palmira, Jamundí y Bogotá.

También fueron capturados otros dos funcionarios del grupo interagencial SIU de la Policía, quienes ya aceptaron su responsabilidad en los hechos y quienes participaron en interceptaciones ilegales, fraude en documentos públicos e hicieron incurrir en errores a funcionarios de la fiscalía para favorecer algunos procesos judiciales.

El lío amoroso por el que fue imputada

A pesar de que las pruebas contra Noguera son más amplias y al parecer serán presentadas en etapas posteriores del proceso, el principal hecho por el que fue imputada tiene relación con la interceptación del celular de la esposa de su ex pareja sentimental, por “un tema pasional y muy personal”, como lo calificó el juez del caso.

Según lo expuesto por la Fiscalía en la audiencia, Noguera pidió a Zapata que interceptara el celular de la esposa de su antigua pareja porque estaba convencida de que ella le estaba siendo infiel y pretendía ponerla en evidencia para aparentemente recuperar a su pareja.

Por orden de zapata, a través de uno de los funcionarios del SIU, se interceptó ilícitamente el teléfono de la mujer, falsificando un documento en el que hacía aparecer que el número de teléfono de la víctima pertenecia a un narcotraficante.

Sin embargo, como le confesó Zapata a las autoridades, nunca se logró obtener ninguna evidencia de la supuesta infidelidad de la mujer.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más