HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

El robo de una cantidad de oro, móvil de la masacre de Ciénaga

DICE EL EJÉRCITO: 

Los pistoleros llegaron para cometer un hurto y a su paso acabaron con la vida de las cuatro personas. 

Una incursión para robarles una importante cantidad de oro que habían logrado sacar en algunas excavaciones, es la hipótesis principal que manejan hasta este momento un grupo itinerante del CTI de la Fiscalía Especializada que llegó desde Bogotá para atender las investigaciones sobre los múltiples homicidios registrados en  área rural la vereda La Tigra, parte alta del municipio de Ciénaga, Magdalena.

La entidad policial indicó que, al parecer, estas personas trabajaban en una mina de extracción ilegal de oro, ubicada en dicha jurisdicción, hasta donde llegaron los desconocidos armados que aprovecharon el momento en que las víctimas dormían en las hamacas para cometer la acción violenta. Sin embargo, un grupo de expertos y fiscales serán los encargados de identificar los móviles de los asesinatos.

La información fue confirmada por el coronel Edwin Andrés Cano, comandante del batallón Alta Montaña Número 6, quien aclaró que el hecho no está relacionado con enfrentamientos entre grupos criminales o ilegales. “Al parecer, se trata de un hurto y sí podemos confirmar que no se trata de una confrontación armada por parte de los grupos como AGC Clan del Golfo o Los Pachencas”, aseguró el comandante del Ejército.

Entre las acciones que se adelantan a partir del hecho con entidades correspondientes del orden local y nacional se destaca el apoyo de un grupo especial de la Fiscalía General de la Nación para esclarecer los hechos, así como el refuerzo y presencia de tropas del Ejército Nacional en la zona para asegurar el área, “El Ejército Nacional permanece en la zona para asegurar el área y llevar a cabo todos los actos en este punto, a través del CTI y la Fiscalía quienes han venido realizando una serie de investigaciones y entrevistas con el fin de determinar lo que se presentó”, puntualizó el comandante del Batallón Alta Montaña Número 6.

En el lugar, las autoridades también realizan las verificaciones pertinentes para analizar las posibles causas por las que se presentó el hecho y con base en ello empezar a dar trámite a las líneas de investigación para dar con el paradero de los responsables que cometieron este cruel suceso de sangre. En medio de esas indagaciones se tendrán en cuenta antecedentes e informaciones de fuentes humanas.

“En el lugar de los hechos ocurridos en el municipio de Ciénaga, Magdalena, encontramos cuatro personas fallecidas. Allí realizamos una serie de entrevistas a todas las personas que arrojaron pesquisas importantes para poder esclarecer los hechos que son materia de investigación en estos momentos por parte de las autoridades competentes”, manifestó Pedro Pablo Granados, secretario de Gobierno de Ciénaga.

INDEPAZ DENUNCIÓ EL HECHO 

Cuatro personas, entre ellas un menor de edad, que trabajaban en una mina en el municipio de Ciénaga, fueron asesinadas a tiros por hombres armados que las atacaron mientras descansaban, denunció este viernes la ONG Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz).

Según lo informado por el organismo en redes sociales, la masacre ocurrió en el caserío Tucurinca, que hace parte del municipio de Ciénaga, en el departamento del Magdalena. En el ataque también resultó gravemente herida una quinta persona, de quien se desconoce su identidad y es atendida en un hospital de la región, agregó la información de Indepaz.

 “Por su parte, la Defensoría del Pueblo ha emitido la AT N 045/18 en la cual señala que la población campesina que reside en las zonas rurales de Santa Marta, Ciénaga y Dibulla se e encuentra afectada por las acciones extorsivas que realizan los actores armados sobre todas las actividades económicas de las que dependen para vivir. Las retaliaciones violentas contra su vida, integridad, libertad y seguridad personal, se dan en la medida en que incumplan las exigencias del actor armado”, dijo Indepaz.

En 2022, la Oficina de ONU Derechos Humanos en Colombia verificó 83 casos de masacres y 112 homicidios de personas defensoras de DD.HH. Este suceso registrado en área rural de Ciénaga es la masacre número 13 ocurrida en 2023.

ASÍ FUE EL CASO 

El trágico suceso que tiene atemorizados a los habitantes de la parte alta del municipio de Ciénaga, se presentó en la vereda El Trébol, ubicada aproximadamente a más de una hora del municipio de Ciénaga, en los límites con la Zona Bananera, en las estribaciones de la Sierra Nevada de Santa Marta.

Se supo que, varios hombres no identificados y fuertemente armados los sorprendieron cuando dormían en sus hamacas en las que fueron atados de manos y pies,  al parecer torturados para obligarlos a que les dijera el lugar exacto donde tenían guardado el oro. Al lograr su objetivo, los agresores acabaron con la vida de los antes mencionados, propinándoles un tiro de gracia.

Sobre las víctimas se supo que como Eduar Vertel, de 54 años, su hijastro Héctor de Jesús Pérez Bohórquez, de 17 años, y Deiber Billares Tovar, oriundos y residentes en el municipio de Aracataca. La cuarta víctima permanece a espera de ser identificada por sus familiares.

Mientras que dos de los mineros que resultaron lesionados, al parecer se hicieron pasar como muertos para evitar ser rematados. Se trata de Carlos Mario Romo Dita, de 21 años, Juan Ramiro Ramírez Navas, de 26, oriundos de Tucurinca (Zona Bananera), quienes esperaron que los responsables abandonaran el lugar, lograron bajar hasta una estación de servicio ubicada sobre la carretera Troncal de Oriente, en donde los presentes le prestaron los servicios de traslado al hospital San Rafael de Fundación, donde recibieron atención y permanecen bajo estricta supervisión de los especialistas.

SEGUNDA MASACRE EN EL MAGDALENA 

Cabe recordar que esta es la segunda masacre en el Magdalena, registrada en menos de una semana. El pasado 16 de enero en una finca situada en el corregimiento de San Roque, vía a Guamal, jurisdicción del municipio de El Banco, departamento de Magdalena.

Las informaciones indican que, estas personas se hallaban descansando en la casa finca luego de su jornada laboral y hasta allí llegaron dos desconocidos quienes sin mediar palabra alguna abrieron fuego indiscriminadamente. Creyendo haber logrado su objetivo criminal salieron del lugar y seguidamente emprendieron la huida con rumbo desconocido. Al momento, no se ha dado con la captura de los responsables.

Algunos trabajadores que estaban al otro lado llegaron y al notar que estos aún tenían signos vitales los subieron a una camioneta en la que los llevaron hasta la sala de urgencias del Hospital Nuestra Señora La Candelaria a donde fueron ingresados sin signos vitales.