HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Venezolanos mataron a puñal a madre e hijo 

¡HORROR EN VILLA DANIA! 

Los asesinos habían sido contratados por las víctimas para la reparación de la casa donde ocurrió el doble crimen. 

El deseo de una madre y su hijo de tener su hogar ‘reluciente’ terminó en dolor para toda su familia y en un hecho conmovedor para toda la población del departamento del Magdalena. Fueron asesinados por dos personas que habían contratado para que le realizaran los arreglos a la fachada y en la parte interna de su casa.

El horroroso hecho de sangre se convirtió en una de las tareas fundamentales para los investigadores judiciales de este departamento, quienes deberán armar minuciosamente el rompecabezas que les permitirá establecer el tiempo, modo y lugar en que se presentó el doble crimen y las circunstancias del mismo.

LA HISTORIA 

Con la intención de ahorrarse unos pesos y también de ayudar a los migrantes, las víctimas Ninfa Esther Agamez Trujillo, de 80 años de edad, y su hijo Alfredo de Jesús Sarmiento Agamez, de 56 años de edad, decidieron contactar a dos ciudadanos de nacionalidad venezolana para que realizaran las labores que necesitaban en su inmueble.

El día llegó – miércoles 18 de enero – y los trabajadores arribaron a la vivienda de la señora Ninfa y Alfredo, en la manzana W casa 9 de la urbanización Villa Dania, para iniciar con lo solicitado. Inicialmente, era pintar la parte externa e interna, por lo que empezaron a ‘tirar’ brocha y rodillo por cada una de las paredes.

El radiante sol empezó a calentar el día y con el pasar de las horas se sentía el calor. Fue en ese instante, en el que Sarmiento Agamez habría decidido caminar hasta la tienda más cercana de su sector para conseguir una bebida refrescante, entre ellas, un ‘par’ de cervezas.

La amabilidad de Alfredo, al parecer, se hacía notar hacia los ciudadanos extranjeros, pero nunca pensó que estos mismos, presuntamente, le quitarían la vida junto a su madre.

LOS HECHOS 

La noche cayó y los trabajadores dieron por culminada su jornada laboral, pero las cervezas ingeridas durante toda la tarde ya habían hecho efecto, por lo que Alfredo Agamez, al parecer, decidió continuar con el ‘agasajo’ y le pidió a los migrantes del vecino país quedarse para que lo acompañaran.

Todo parecía transcurrir con normalidad, cervezas iban y cervezas venían. No obstante, los ciudadanos extranjeros evidenciaban cada uno de los movimientos que hacía Sarmiento Agamez junto a su progenitora, la señora Ninfa Agamez.

Después de tanto trago, lo peor llegó. Al parecer, y de acuerdo a las hipótesis armadas de manera preliminar por peritos judiciales, los asesinos esperaron que la adulta mayor se acostara a descansar para iniciar con su ‘armado plan’.

EL ATAQUE 

Al evidenciar que todos los vecinos estaban con la puerta cerrada y nadie los podía detener, los homicidas procedieron a perpetrar el doble asesinato. Según las hipótesis, la primera persona que fue atacada con arma blanca, tipo cuchillo, fue Alfredo Agamez, luego, los desconocidos procedieron a acabar con la vida de la señora Ninfa Agamez.

Logrado su cometido, según los investigadores judiciales, los individuos ‘revolvieron’ todo el inmueble y se llevaron objetos de valor en diferentes bolsos, los cuales dejaron abandonados en el barrio Timayuí, sector aledaño a la urbanización Villa Dania.

EL HALLAZGO 

Un bolso fue pieza clave para encontrar los dos cuerpos sin vida de madre e hijo al interior de una vivienda ubicada en el barrio Villa Dania, en el oriente de la capital del Magdalena.

De acuerdo con los detalles que reveló la coronel Adriana Gisela Paz Fernández, vigilantes informales encontraron el morral en inmediaciones del barrio Timayuí y de inmediato dieron aviso a las unidades de vigilancia por cuadrantes.

Se supo que el maletín fue inspeccionado y al encontrar un papel con la dirección de un inmueble, los agentes se dirigieron hasta allí con la intención de devolverlo.

Sin embargo, después de tocar por más de 30 minutos y al no encontrar respuesta alguna, teniendo en cuenta que los vecinos manifestaban que las víctimas se encontraban allí, procedieron a forzar la puerta principal, topándose con la dantesca escena de los cuerpos que yacían en el piso con heridas producidas con arma blanca.

LOS INVOLUCRADOS 

El comando de la Policía Metropolitana de Santa Marta a cargo de la coronel Adriana Gisela Paz Fernández, en articulación con el CTI de la Fiscalía, inició la investigación para esclarecer el doble homicidio de madre e hijo.

De acuerdo con la información que entregó la oficial, en este aberrante hecho de sangre estarían involucradas dos personas de nacionalidad extranjera, por lo que adelantan la búsqueda de ellas por toda la ciudad.

“Al parecer las víctimas se encontraban con otras personas en una actividad tipo fiesta dentro del inmueble. Preliminarmente puedo indicar que encontramos botellas de licor y lo que estamos haciendo en este momento es recolectar información, se nos ha dicho que, al parecer, estarían involucradas personas de nacionalidad extranjera. Estamos revisando todos los aportes que nos puedan dar”, indicó la coronel Adriana Paz.

EL LEVANTAMIENTO 

Hasta el inmueble donde fueron hallados los cuerpos sin vida llegaron funcionarios de la unidad móvil de criminalística del CTI de la Fiscalía y adelantaron la inspección técnica de los cadáveres para luego conducirlos hasta la morgue del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, en donde le realizarán el procedimiento de necropsia.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más