HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Murió pescador al zozobrar su lancha por fuerte oleaje

Las olas lo arrastró hasta el sector de la playa La Piscina del Parque Tayrona y volteó la embarcación, provocando la tragedia. 

La faena de dos pescadores samarios, que partieron desde la Bahía de Taganga, terminó en tragedia, cuando el fuerte oleaje los arrastró hasta la zona de La Piscina en el Parque Tayrona, volcando la embarcación. Uno de ellos falleció, mientras que el segundo ocupante llegó sano y salvo a tierra firme.

La víctima fatal de este accidente respondía al nombre de Javier Enrique Otero Martínez, de 57 años de edad, quien dejó de existir, según las autoridades, después de que una ola lo llevara en contra de las piedras, perdiendo el conocimiento y siendo rescatado sin signos vitales.

Mientras que el herido fue reportado como Alex de Jesús Cotes Moreno,  de 53 años, residente en Villa Franca en la capital del Magdalena, el cual fue llevado a un centro asistencial para ser valorado por especialistas.

De acuerdo a las informaciones entregadas por allegados, el lamentable suceso se registró a las 8:00 de la mañana, cuando la víctima salió en su pequeña lancha en la que realizaba su acostumbrada jornada de pesca, la cual naufragó al ser impactada por el fuerte oleaje que se presenta por estos días.

Según se conoció el personal de Parques Nacionales y Policía de Carabineros hallaron el cuerpo del pescador a orillas de la playa, infortunadamente, sin signos vitales y al segundo hombre sin lesiones. “A las 20:00 horas informa policía de carabineros en compañía de personal parques nacionales, hallaron un cuerpo sin vida de sexo masculino, en el sector de la playa la piscina del parque Tayrona, fue trasladado hasta sector de cañaveral”, explicó la institución policial.

Por su parte, personal del grupo de criminalística de la Sijín, de la Policía Metropolitana, fueron los encargados de realizar la inspección judicial del cadáver en el sector de Cañaveral, al cual trasladaron en una lancha hasta la bahía de Santa Marta, para posteriormente ingresarlo a la sede de Medicina Legal para practicarle la necropsia de rigor.

Los familiares de Otero Martínez indicaron que vivía en el sector de Divino Niño, oriente de la ciudad,  tenía un hijo, era el cuatro hermano de seis, y lo conocían popularmente entre sus amigos y el gremio de pescadores de Bahía Concha como ‘muñeco de pudin’ o ‘Kike’.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más