HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Letrero turístico oculta panorámica de la Bahía

Algunos arquitectos se preguntan si hubo un estudio paisajístico del horizonte, mientras que varias personas consideran que las letras tienen mucha altura. 

POR 
EDGAR 
TATIS GUERRA 

La controversia y críticas por la ubicación del letrero turístico “Amo Santa Marta”, el cual oculta la panorámica visual de la Bahía y su principal icono como es El Morro, no cesa.

Algunos historiadores y arquitectos de la ciudad han coincidido en afirmar que lo primero en averiguar es si el ejecutor cuenta con la aprobación del Ministerio de Cultura, puesto que existe un Plan Especial de Protección (PEP) aprobado por la Resolución 1800 de 2005 y cualquier intervención al espacio público en el Centro Histórico de Santa Marta debe contar con su visto bueno.

Reconocen además que las intervenciones que se hagan en el remodelado Camellón de la Bahía deben obedecer a una planeación estratégica que conduzca a potenciar ese lugar como un nuevo atractivo a los visitantes.

En un recorrido por el polémico letrero turístico se puede constatar que las letras tienen una altura superior al metro, pero además quedaron sobre un muro de 30 centímetros de alto lo que daña la panorámica ya que al parecer no hubo un estudio paisajístico del horizonte.

Para Darío Mosquera, presidente de la Federación de Guías y promotor de la iniciativa, el letrero está perfecto y se cumplió con el propósito de que Santa Marta contara con el suyo como lo tienen casi todos los destinos turísticos en Colombia.

“No entiendo porque tanto escándalo si los letreros urbanísticos y turísticos son de ese tamaño. Felicitaciones a la Alcaldía Distrital de Santa Marta por construir el letrero Yo Amo a Santa Marta, mil gracias alcaldesa Virna Lizi Johnson”, precisó.

Varios fotógrafos de la ciudad también opinaron diciendo que el letrero turístico incide para captar El Morro al fondo del horizonte, asegurando que ese guardián sigiloso de los navegantes sí identifica a Santa Marta.

Mientras tanto se seguirán oyendo conceptos, opiniones y percepciones de esta obra que pudo ubicarse más cerca de la zona de jugos tradicionales, con el propósito de generar un mayor flujo de personas hacia ese sector y dar un apalancamiento positivo a los vendedores reubicados desde la Calle 16 con Carrera 6.

“Recordemos lo que sucedió en el callejón de San Francisco en las obras de San Andresito en donde el Ministerio de Cultura no había dado visto bueno a unos módulos y los hizo desmontar”, puntualizó un arquitecto quien pidió omitir su identidad.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más