HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Falta de vías causa deserción escolar en pueblos indígenas

El invierno que vive el Caribe ha agudizado la crisis en el resguardo Kogui-Malayo-Arhuaco, donde ya se han registrado dos accidentes de estudiantes y profesores por las malas condiciones de los caminos.  

POR:
GENNYS
ÁLVAREZ NAVARRO  

La educación es otro de los grandes damnificados con la aguda ola invernal por la que atraviesa el Caribe. Los caminos para desplazarse por la dispersa zona rural de Santa Marta, se han vuelto intransitables y son unas trampas mortales.

En la Sierra Nevada las lluvias de los últimos días desaparecieron las vías, causaron deslizamientos de tierra y provocaron emergencias, especialmente en el resguardo indígena Kogui-Malayo-Arhuaco, asentamiento donde está ubicada la Institución Etnoeducativa Distrital Mulkwakungui, la cual atiende a 400 estudiantes de diferentes edades.

Con estas condiciones asistir al colegio es un acto de extremo peligro, los accesos al plantel están enlodados, y por el afán de acudir a las aulas, tanto docentes como alumnos, han sufrido accidentes que han dejado heridas de consideración. No hay maneras de ir a la escuela y esto preocupa a las directivas de la IED, toda vez, que los pronósticos dan por concluida las precipitaciones a mediados de diciembre, días después de la finalización del calendario escolar.

“Con estas lluvias se elevan las emergencias en la zona, por ejemplo, los enfermos son transportados en hamacas o lo que uno llama ‘palancas’. Las cosas se han puesto difícil porque la carreta no existe, hay solo caminos en donde la gente tiene que movilizarse en moto, en mula o a pie. Esto también ha provocado el ausentismo de los estudiantes porque tienen que cruzar ríos, los cuales se crecen de un momento a otro. Hace poco un niño se cayó, se partió el brazo y no teníamos cómo tratarlo. Tuvimos que bajarlo con nuestros propios medios para que fuera atendido en Santa Marta”, dijo Jorge Luis Serrano Utria, rector de la institución.

El educador señala que los maestros que no viven en la zona deben hacer miles de peripecias diarias para cumplir con el deber. “Por fortuna la mitad de los docentes viven cerca y los otros que viven en la ciudad, de una u otra forma se la ingenian para llegar. Necesitamos con prontitud el arreglo de las carreteras, hace más de dos semanas que no puede entrar un carro y eso imposibilita la movilidad de personas y la salida de los productos agrícolas”, puntualizó.

Serrano Utria agrega que urge que se mejore el transporte, porque las motos deben emprender trochas cada vez más resbaladizas y torpedeadas por rocas. “Hace unos días una profesora sufrió una caída, se golpeó la cabeza con una piedra y tuvo que ser atendida con una incapacidad de casi dos semanas… La deserción de los niños hace que las clases no se desarrollen con normalidad”, concluyó el rector.

La comunidad educativa de la Institución Etnoeducativa Mulkwakungui, en la cuenca media del río Don Diego, le envían una solicitud al gobierno del distrito y de la nación para que el aprendizaje de los niños indígenas no se vea afectado por la crisis vial.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más