HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Sin ‘ola roja’

No es poca cosa que el presidente Biden hubiera calificado las elecciones del 8 de noviembre como un riesgo real para la democracia en los Estados Unidos. Lo que buscó fue que los votantes de uno y otro partido se dieran cuenta de que había toda una actividad dirigida a erosionar las instituciones democráticas de los Estados Unidos.

El expresidente Trump es el responsable de esa corriente como que desde hace tres años viene proclamando el fraude como método para ganar las elecciones en perjuicio del Partido Republicano. Desconoció el triunfo de Biden, promovió la insurgencia del 6 de enero y sigue insistiendo en que esas elecciones no fueron legítimas y, también, que las de ahora corrían el mismo riesgo.

Se esperaba lo que se denominó una ‘Ola Roja’. En Estados Unidos el color rojo pertenece al Partido Republicano y el azul al Partido Demócrata. Las ilusiones de los republicanos no se ocultaban; se esperaba que ese partido lograría el control por lo menos de una de las Cámaras y, bien probable, de ambas. De esta manera, se convertiría al presidente Biden en gobernante sin capacidad de sacar adelante sus proyectos y se veía la posibilidad de un triunfo electoral que, por fin, le otorgara a Trump la reelección no obtenida hace dos años. Era su reivindicación. Recuperar la idea de hacer otra vez grande a América, como siempre lo proclamó.

Las posibilidades del triunfo de esta ‘ola roja’ no eran menores. Un buen amigo me hizo llegar el análisis que realizó un columnista considerando que los resultados, en general, constituían una grave acusación al Partido Republicano porque como nunca la situación se mostraba muy favorable al éxito de la oposición a Biden. En un programa en una cadena de televisión muy cercana a los republicanos, este columnista habló así: “Tenemos la peor inflación en cuatro décadas, el peor colapso de los indicadores en 40 años, la peor ola criminal desde los años 90, la peor crisis en las fronteras en la historia de los Estados Unidos y tenemos a Joe Biden, que es el presidente menos popular desde Harry Truman, desde que se comenzaron a hacer encuestas sobre el presidente y no ocurrió la ‘ola roja’.

Añadió este comentarista que algunos votantes republicanos observaron esto, contemplaron la alternativa republicana y dijeron: no, gracias. Sabemos que no existen datos completos sobre el resultado de estas múltiples elecciones del pasado martes, pero sí hay coincidencia en los diferentes analistas de todos los grupos en decir que los republicanos no salieron favorecidos como esperaban. Y, como consecuencia, el anuncio que ha hecho Trump para el 15 de noviembre, se suponía que su candidatura presidencial, ya no tendría el eco que esperaban.

Lo que ha venido ocurriendo en Estados Unidos, ofrece una lección que no debe ser despreciada por las democracias. Se reconoce la complejidad de esta federación constituida por 50 Estados. Eso ya es un milagro más que bicentenario. Conocedores del sistema político consideran que está pasada la hora de introducir importantes reformas que ayuden a superar las enormes dificultades que se están viviendo en materia electoral y, en general, en el trabajo político en la gran democracia americana.

Colombia, que se prepara otra vez para elaborar una reforma política, tiene mucho que aprender de estas dificultades y de las que están viviendo otras democracias.

*Exministro de Estado 

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más