HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Criptomonedas se desploman tras anuncio de la bancarrota de la plataforma FTX

De la misma forma en que Argentina sufrió el ‘corralito’ en 2001, cuando el Gobierno, tras largos años de recesión, bloqueó los retiros bancarios para evitar una crisis financiera, el mundo cripto vivió el fenómeno por cuenta de la segunda plataforma más grande del mercado, FTX.

La empresa de intercambio de criptomonedas está actualmente en bancarrota, por lo que iniciará un proceso legal en Estados Unidos. Por el riesgo, varios inversionistas decidieron sacar sus activos en FTX, unos tuvieron suerte y lo hicieron a tiempo, pero otros quedaron impedidos para retirar su capital, pues llegó el anuncio de que la compañía estaba insolvente. Esto desató un desplome global de las criptomonedas.

Pero, ¿qué llevó a esta crisis? En la cronología de los hechos, se detallan varias hipótesis sobre la caída de FTX. Una se debe a errores de cálculos en las finanzas de la compañía, pero la segunda es la más contundente: FTX usó dinero de sus clientes para rescatar a su otra firma Alameda Research. Poco a poco se fue destapando el caso y los mercados reaccionaron.

El efecto inmediato fue la fuga de activos y la caída de las monedas digitales. Por ejemplo, el bitcoin volvió a mínimos de hace dos años y su cotización está por debajo de US$20.000. Todas las monedas digitales cerraron en rojo, con el bitcoin liderando las pérdidas, con una baja de casi 5%; al igual que Binance Coin. El ethereum bajó más de 3%. Además, el precio de FTT, la moneda digital de FTX, pasó de US$25 a US$2,7 en tres días, registrando una caída de casi 90%.

Todo esto se dio pese a que el rival de FTX, Binance, buscó rescatar a la compañía, pero finalmente desistió del negocio a medida que la crisis se agudizaba en los mercados por mayores deudas, e, incluso, investigaciones.

Detrás del caso de FTX, hay un protagonista, como en toda historia “novelística”. Es un joven de 30 años, filántropo y amante del mercado cripto, hoy portada en los principales medios económicos del mundo. Se trata de Sam Bankman-Fried, un ejecutivo moderno que, desde ayer, dejó de ser el CEO de FTX, en medio de la crisis la empresa; un personaje que llamó la atención en el mundo de los negocios por practicar el altruismo efectivo, una postura que propone alcanzar el éxito económico y utilizarlo para hacer beneficencia. Pero, aislarse del caos no será tan fácil, pues Bankman-Fried es también el fundador de la empresa. A pesar de ello, FTX ya tiene nuevo CEO: John J. Ray III. El peso de la crisis de la empresa cripto seguirá estando en el filántropo Bankman-Fried, quien fue el que tomó la decisión de traspasar US$4.200 millones de tokens a su empresa asociada Alameda Research, para evitar que quebrara por la caída de los precios de las criptomonedas. Debido al escándalo, el ahora exCEO pasó de tener una fortuna de US$17.000 millones a US$1 en menos de una semana.

Pese a la crisis, la que era la segunda plataforma más importante del mundo cripto tiene opciones. Para que se salve, esta deberá buscar alrededor de US$6.000 millones para su rescate, pero hasta el momento nadie ha alzado la mano para hacerlo.

Por el momento, FTX deberá acogerse al capítulo 11 de la Ley Quiebras de Estados Unidos, lo cual implica que la compañía va a intentar reestructurarse y cumplir con sus obligaciones. “FTX tiene activos valiosos que tienen que ser debidamente administrados”, explicó el nuevo CEO.

Rescate fallido de Binance

Binance fue el único inversor contundente que decidió acudir al rescate de FTX, según estimaciones de Bloomberg, por un precio testimonial de un dólar (frente a los US$32.000 millones a los que estaba valorado al inicio del año).

La movida iba a generar un hecho histórico, pues se iba a generar un negocio estratégicamente solidario entre dos rivales y dos de los emprendedores más poderosos del mercado, Sam Bankman-Fried y Changpeng Zhao, consejero delegado de Binance.

Pero, la prometedora transacción terminó caída, pues el futuro de FTX volvía a pender de un hilo cuando a última hora del miércoles, apenas 24 horas después de avanzar la compra, Binance dio marcha atrás en el rescate.

El mayor mercado cripto del mundo, después de un análisis de las cuentas de FTX, lamentó que “los problemas están más allá de nuestro control o capacidad para ayudar”. Según coinciden en señalar los expertos, FTX presenta un agujero de unos US$8.000 millones, y el riesgo de demandas por las pérdidas sufridas eleva en mayor medida aún el coste de un rescate. Otro de los principales mercados cripto, OKX, rechazó también la absorción de FTX.

“Si no hubiese sido por la caída de FTX, las criptomonedas estarían pasando por un momento de recuperación, porque el dólar estaba perdiendo valor mundial, lo cuan terminaría beneficiando las monedas emergentes. Pero el escándalo de que el segundo jugador más importante del crypto es corrupto, tiene un efecto perverso en los mercados”, dijo Santiago Sánchez, experto en criptomonedas y CEO de Universe Crypto.

/La República

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más