HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Usuarios de energía piden al Gobierno bajar más las tarifas

 Las alzas en el servicio de energía es el principal dolor de cabeza de los habitantes de Santa Marta, quienes reclamaron del Gobierno nacional cumplir su palabra y bajar aun más las tarifas.

De acuerdo con cifras del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), la capital del Magdalena ha tenido una variación del 48% en los cobros en la electricidad en lo que va del 2022.

Esta grave situación motivó a que un grupo de ciudadanos salieran a las calles, una vez más, para manifestar su insatisfacción por los valores que deben pagar, además para seguir exigiendo la derogatoria del régimen tarifario

Pero esta crisis, auspiciada por la Comisión de Regulación de Energía y Gas por los avales dados a las resoluciones que autorizan estos cobros, la viven en carne propia los comerciantes que se han visto obligados a cerrar sus establecimientos porque no tienen cómo asumir los altos valores. Ferreterías, misceláneas y otros negocios se han declarado en bancarrota provocando pérdidas de empleos.

“Es lamentable que hayan sido cerrado 139 negocios en el distrito, en su inmensa mayoría son tiendas. Aquí no se escapan ni las grandes superficies, ni los negocios pequeños, perjudicando enormemente los ingresos de la ciudad. Calculamos que tres mil ciudadanos se quedaron sin trabajo´, denunciaron

La marcha empezó a las 9 de la mañana desde el antiguo estadio Eduardo Santos, luego tomó la calle 22 hasta la carrera primera, llegó al Parque Bolívar y finalizó en las Oficinas del operador de energía, donde lanzaron arengas dejando en evidencia el inconformismo

“Este fue el regalo del antiguo gobierno de Iván Duque, generando un grave problema en la canasta familiar. Con la marcha buscamos una presión en el sistema que ha permitido que se dé este detrimento del bolsillo de los samarios., acotó Omar Avendaño Cantillo, edil de la ciudad.

Esta misma marcha tuvo réplicas en Cartagena, Barranquilla y Maicao, como conmemorar los dos años del final de la operación de la extinta Electricaribe. Los samarios siguen reenviando mensajes contundentes para que el cobro por kilovatio sea regulado y deje de golpear las economías parroquiales.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más