HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

EPM buscará privatizar los servicios que presta Essmar 

De acuerdo con el Agente Interventor es declarar la inviabilidad financiera de Essmar y así dar paso a un esquema que ya existió en Santa Marta en cabeza de Metroagua. 

Todo parece indicar que aquella promesa hecha en plaza pública durante la campaña del hoy presidente de la República, Gustavo Petro, se la llevó el viento. ´A los samarios, les voy a devolver la empresa Essmar. Esa empresa se la raponearon (en el Gobierno Duque) sólo porque los gobernantes de Santa Marta y el Magdalena piensan distinto´. Fue lo que en resumen manifestó Petro y a renglón seguido anunció que una vez llegara al poder, acabaría con las intervenciones de la Supersalud en el Hospital ´Julio Méndez Barrenche´, y de la Superservicios en la Essmar.

Pues bien, no ha ocurrido ni lo uno, ni lo otro. Al contrario, hay poca diferencia en el actuar entre el Gobierno de Duque y el de Petro. O lo que es peor: en el Gobierno Duque se intervino, pero no se tomó la decisión de privatizar. En el de Petro no solo se incumplió la palabra empeñada, sino que ahora desde el Agente Interventor de la Essmar se anda buscando socio estratégico para volver a privatizar los servicios de acueducto, alcantarillado, aseo y alumbrado público.

EL REGRESO DE LOS ESPAÑOLES 

Un grupo de inversionistas españoles, aún por identificar, estaría detrás de privatizar los servicios sanitarios (agua, alcantarillado y aseo) en Santa Marta, para lo cual estaría intermediando Empresas Públicas de Medellín (EPM), recientemente nombrada agente interventor de Essmar ESP.

La empresa paisa, recibió el ‘chicharrón’ de la empresa samaria, a cambio de morigerar las posibles sanciones por el eventual retraso de la entrada en funcionamiento de la primera turbina del complejo de Hidroituango, que generará el 17% de la energía producida en el país.

Personal de EPM, encabezados por Víctor Vélez Marulanda, responsable de planificar, desarrollar y cerrar los negocios, analizó las cifras de Essmar durante los 11 meses de su intervención por la Superintendencia de Servicios y rápidamente determinó que no era viable invertir recursos en Essmar, pero abrió la puerta a su privatización.

Fuentes cercanas al proceso de intervención, que pidieron no ser identificadas por no estar autorizadas para hablar del tema públicamente, señalaron que el plan es declarar la inviabilidad financiera de Essmar y así dar paso a un esquema que ya existió en Santa Marta en cabeza de Metroagua, empresa de capital extranjero que no solucionó la problemática en la prestación del servicio que hoy persiste.

Para la mejora del servicio se ha propuesto por parte de las directivas de EPM el endeudamiento público del Distrito con un fondo internacional. Se contempla que sea la Corporación Andina de Fomento (CAF), justamente en cabeza del samario Sergio de Díaz-Granados

La empresa, en manos del holding español, recalcularía la operación, ajustaría tarifas incluida la utilidad y contrataría con el Distrito de Santa Marta una tarifa contractual sin incluir inversiones.

Mantener la intervención de la Essmar ha tensado las relaciones entre los dos socios políticos de la izquierda, el presidente Gustavo Petro y el gobernador de Magdalena, Carlos Caicedo.

Su partido, Fuerza Ciudadana, no ha querido quemar las relaciones con el presidente, pero ha sostenido que la decisión de la Superservicios de mantener la intervención viene de los mismos funcionarios que siguen en la entidad desde el gobierno anterior y se preguntan por qué el nuevo superintendente, Dagoberto Quiroga, tomó la decisión apenas a 15 días de llegar al cargo.

Así mismo, señalaron que la intervención original se dio para proteger el negocio de recolección de basuras del empresario William Vélez: Essmar es el interventor de su contrato.

De hecho, alcanzó a haber tal crisis, quejas y señalamientos que la empresa que prestaba en principio el servicio, Interaseo, cedió su contrato a otra firma del mismo conglomerado, Atesa, lo cual podría leerse como una hábil jugada para evitarse sanciones o la pérdida de la concesión y, a la vez, mantener el negocio.

LA CARTA A PETRO SIN RESPUESTA AUN 

Siguiendo con la política, en una reciente carta, que buscaba denunciar la movida de la Superservicios, Caicedo y la alcaldesa de Santa Marta, Virna Johnson, le recordaron a Petro su promesa electoral de regresar a la administración de la ciudad la Essmar así como dos hospitales públicos intervenidos por la Supersalud.

No se conoce si ambos líderes han conversado luego de la comunicación, pero lo cierto es que no hay luz alguna de la Superservicios o del Ministerio de Vivienda de que Essmar vaya a ser devuelta a la ciudad.

El Presupuesto General de la Nación tampoco contempló recursos para aliviar la crisis del agua en Santa Marta, donde aún hay sed.

VIENTOS DE LIQUIDACIÒN 

Han pasado dos semanas que el gobernador del Magdalena, Carlos Caicedo, y la alcaldesa de Santa Marta, Virna Johnson, le enviaron una carta al presidente Gustavo Petro Urrego para que diera por finalizada la intervención forzosa que la Superintendencia de Servicios Públicos inició en noviembre del 2021 a la Empresa de Servicios Públicos del distrito (Essmar). La misiva tenía como único objetivo que el nuevo gobierno le devolviera la autonomía administrativa sobre la entidad al ejecutivo local, tal como lo prometió en campaña.

Sin embargo, el ente de vigilancia se mantiene en que la Essmar seguirá intervenida hasta que no se saneen el déficit fiscal pendiente que sobrepasa los $70 mil millones de pesos. Estas aseveraciones se dieron a conocer en el encuentro previo a los Diálogos Vinculantes en Barranquilla. El Superintendente Dagoberto Quiroga, confirmó que la solicitud de los mandatarios no será atendida ante el eventual riesgo financiero.

“Nosotros no nos hemos pronunciado sobre la intervención, cambiamos al agente especial… Consideramos que no habían sido superadas las causas que dieron origen a la intervención, encontramos que aún subsisten. Se cambió la agente especial por una empresa que tiene experiencia en el agua y en la administración como es Empresas Públicas de Medellín (EPM). No queremos correr el riesgo de entregarla cuando subsiste una deuda que puede caer los acreedores cuando hagamos la entrega”, dijo Quiroga.

Por otro lado, aseguró que sí hay un plan de devolución, pero por ahora no, sino cuando se suplan las deficiencias que registra la compañía. “El gobernador quería que fuera entregada de una vez, pero estamos nombrando a EPM para que ayude a superar las razones de la intervención, cuando se superen será entregada a los samarios, pero cuando no haya riesgo de que la entrega producirá un deterioro en vez de un mejoramiento”, agregó.

Se ha podido conocer que en estos 15 días que lleva EPM al frente de la Essmar,  ha estado realizando un diagnóstico de los procesos corporativos y operativos de esta empresa samaria, para definir e implementar las acciones que estén encaminadas a solucionar las problemáticas que se identifiquen y aportar al mejoramiento del desempeño de la empresa y de los indicadores de los servicios de acueducto y alcantarillado que presta, en la medida en que la compañía realice las inversiones necesarias para incrementar la calidad, cobertura y continuidad.

Sin embargo, todavía en Santa Marta no se concibe cómo el destino de los servicios domiciliarios estará en manos del conglomerado paisa cuando este ha dicho abiertamente que no realizará aportes financieros o las inversiones requeridas, según porque estas deben ser asumidas por entes territoriales, el gobierno nacional y la misma Essmar; su trabajo se limitará a poner su conocimiento y experiencia.

EL DÉJÀ VU DE METROAGUA  

El pasado mes de marzo la Superintendencia en manos de Natasha Avendaño, emitió un documento en el que exponía, no solo las causas de intervención sino el paso a seguir en caso tal que no se subsanen las causales; a simple vista la liquidación de la Essmar era una de las opciones en el radar de esta toma de posesión, y esto no causó extrañeza dado que la naturaleza del informe en temas de jurídicos, financieros y técnicos apuntaban a esto: inviabilidad técnica y financiera.

Pero tal parece que estas intenciones persisten en el ambiente, opinadores públicos y líderes políticos, aseguran que la llegada de EPM es un trampolín para una privatización de los servicios que ofrece la Essmar. Otros apuntan a que la gerencia asumida, se da como contraprestación a los líos que esta empresa antioqueña tiene con el proyecto hidroeléctrico Hidroituango.

Rafael Martínez, exalcalde de Santa Marta por ejemplo, manifestó a las declaraciones de Dagoberto Quiroga, que el funcionario nacional está actuando a las espaldas a la entidad territorial, desconociendo, además, el plan de mejoramiento firmado entre la Superservicios y la alcaldía distrital previo a la intervención.  “Preocupa la ingenuidad del doctor Quiroga. Usted no llegó a una entidad cien por ciento técnica. Las precariedades del sistema de acueducto y alcantarillado en Santa Marta son producto de una concesión de treinta años. Su indecisión afecta a 500 mil habitantes que a diario sufrimos por el pésimo servicio”, puntualizó el exmandatario.

El exalcalde Martínez ya había dicho sobre la prórroga de la intervención que «en contravía a la disposición de Gustavo Petro, quien prometió a los samarios devolver la Essmar, la Superservicios mantiene el ‘raponazo’, según lo calificó el propio presidente. Confiamos que detrás de esta decisión de Dagoberto Quiroga no haya intereses similares a los de Duque”.

QUE PETRO RESPONDA  

En el mes de abril de este año, preámbulo de las elecciones presidenciales, Petro Urrego, aún como candidato, visitó Santa Marta y en varios recintos, con públicos diferentes, pregonó que las entidades públicas intervenidas por el gobierno nacional en su periodo se devolverían al departamento, refiriéndose a la ESE Hospital Julio Méndez Barreneche; y al distrito, hablando de la Essmar y la ESE Alejandro Próspero Reverend, “secuestradas” por Iván Duque. Pues bien, la idea de la misiva de Caicedo y Virna tenía en el fondo ese pequeño detalle, hacerle reminiscencia al hoy jefe de Estado de su promesa con los samarios.

«Le hemos pedido formalmente al señor Presidente que se levante la medida. Simplemente porque volvieron hacer una intervención en cabeza del actual Superintendente. Definitivamente desde hace once meses que se dio la toma de posesión, los indicadores en la Essmar han desmejorado. Los rebosamientos de aguas residuales son el pan de cada día, no se ha invertido lo que se requiere. Para nadie es un secreto que la intervención se dio por falsas motivaciones», manifestó la alcaldesa.

En esa misma línea, fue clara al asegurar que el remedio terminó siendo peor que la enfermedad, pues, el gobierno de Iván Duque comprometió aún más los recursos de la compañía. “La realidad no cambió en absolutamente nada. Por ejemplo, el porcentaje de recaudo de cartera bajó, así como también disminuyó el cobro de facturación, hicieron licitaciones que endeudaron la empresa y que no representan cambios en el servicio. La ciudad necesita mejoras y hacer lo que Metroagua no hizo en 28 años”.

Asimismo, hizo hincapié en que no tiene sentido que una empresa como EPM administre una empresa a la cual no se le inyectará recursos económicos, por tanto, insiste que los planes que se tenían establecidos hasta el 2021 deben continuar, como el proyecto que busca la solución definitiva al desabastecimiento de agua potable, el cual está en fase 4 y persigue abastecer al distrito de los afluentes del norte, los ríos Guachaca y Buritaca, el cual está alrededor de los $2.2 billones.

La señora Johnson puntualizó que la crisis financiera de la Essmar fue empeorada en el tiempo de Yahaira Díaz, nombrada por la anterior Superservicios, Natasha Avendaño, y hasta esta parte hay deudas por más de $38 mil millones, con incumplimientos de los indicadores de recuperación de cartera y la suspensión de pagos a los acreedores

De manera oficial el despacho del Presidente Petro no ha dicho nada directamente a tal petición, por lo cual, se agudiza la zozobra de cuál será el destino de la recién nacida Essmar, que no ha aprendido a caminar y ya tiene cientos de pleitos y es la nueva manzana de la discordia entre el ejecutivo nacional con el departamental.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más