HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Creciente del río dejó a 81 familias afectadas

La Gobernación del Magdalena, a través de la oficina de Gestión del Riesgo, confirmó que 27 viviendas resultaron destruidas y al menos 81 familias damnificadas, es el saldo de la creciente súbita que sorprendió a los habitantes de la Zona Bananera. 

Con colchonetas, hamacas y un completo kit de alimentos, el gobierno departamental atiende a las familias damnificadas por la sorpresiva creciente súbita y el desbordamiento del río en el corregimiento Julio Zawady, del municipio Zona Bananera, cuya emergencia causó estragos en la población.

Por otra parte, vecinos de Santa Rosalía, piden intervención de su población, teniendo en cuenta que los estragos del invierno, afectaron el acueducto comunitario.

El mandatario articuló a las Secretarías del Interior, de Ambiente y Gestión del Riesgo y Cambio Climático, y de Equidad y Poder Popular, para que integraran sus trabajos con la Alcaldía municipal y demás autoridades de socorro, con el objetivo de ayudar a los más vulnerables.

De la misma forma, se gestionó acompañamiento con la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo, con la cual se consiguieron ayudas humanitarias para las familias más afectados.

Desde el territorio, se realizó una inspección general, con la que se estableció una hoja de ruta para contrarrestar el grave impacto de las lluvias e inundaciones.

“En el barrio El Reposo fueron en total 81 familias damnificadas, de las cuales 51 se encuentran en albergues temporales. Hoy traemos ayuda humanitaria de mercados, hamacas y colchonetas para una atención oportuna”, informó Jaime Avendaño, ingeniero ambiental y jefe de Gestión del Riesgo.

Las viviendas de 27 familias resultaron destruidas, por ahora los afectados fueron refugiados en el albergue que se estableció en el colegio público del corregimiento.

Entre tanto, Avendaño exhortó a los magdalenenses, especialmente a quienes viven cerca de las rondas hídricas, a estar atentos de las lluvias para prevenir más tragedias durante esta segunda temporada de invierno.

“Es importante que todos estén precavidos y que no desafiemos a la naturaleza. Si está lloviendo, no se bañen en los afluentes”, indicó.

La comunidad y los comités populares siguen trabajando de forma coordinada para controlar la situación, prevenir nuevos desastres y atender a los afectados.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más