HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Homicidio y tortura los cargos de Fiscalía a los padres asesinos

Homicidio y tortura los cargos de Fiscalía a los padres asesinos.

Fuentes judiciales aseguraron que la víctima era quemada con cucharas calientes, atacada a golpes con objetos contundentes y también la ponían a darse golpes con sus hermanos.

La seccional de Infancia y Adolescencia de la Policía Metropolitana de Santa Marta en coordinación de la Fiscalía General de la Nación, adelanta las pesquisas para establecer, junto al Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, las causas que le provocaron la muerte a un menor de 13 años de edad, identificado como Juan Sebastián Jiménez Jiménez, en el barrio Los Cardonales, jurisdicción de Gaira, en el sur de la ciudad.

Las labores de campo que han adelantado los peritos judiciales, que han consistido en la recopilación de información con fuentes humanas y familiares de la víctima, además de análisis a las pruebas recolectadas en el lugar de los hechos, les permitió materializar las capturas en flagrancia de los principales sospechosos del lamentable suceso.

De acuerdo con la información suministrada por la coronel Adriana Gisela Paz Fernández, comandante de la Policía Metropolitana, se trata de María Tomasa Montenegro Pacheco (madrastra) y Juan Carlos Jiménez Granados (padre), quienes presuntamente atacaban diariamente a la víctima con objetos contundentes y además la ponían a pelear a golpes con sus hermanos.

“Mediante el desarrollo de las investigaciones se ha logrado establecer que al parecer el menor venía siendo objeto de maltrato constante por sus padres y todo tipo de vejámenes, así mismo se encontró en un teléfono celular propiedad del padre, donde había videos donde el menor y sus hermanos se agredían físicamente entre ellos y eran filmados”, manifestó la oficial.

La coronel Adriana Paz indicó que recordó que “en el año 2020 fue rescatada una menor hermana del niño fallecido por unidades de infancia y adolescencia, quien también era víctima de maltrato en este núcleo familiar y le restablecieron sus derechos, quedando bajo custodia del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar en ese momento”.

LEGALIZADA LAS CAPTURAS 

Luego de pasar la noche del domingo en las celdas de la Unidad de Reacción Inmediata de la Fiscalía, María Tomasa Montenegro Pacheco (madrastra) y Juan Carlos Jiménez Granados (padre), fueron llevados a audiencia ante un Juez Municipal con Funciones de Control de Garantías, quien se encargó de legalizar las capturas que materializaron unidades de vigilancia de la institución policial en flagrancia.

Sin embargo, la audiencia fue suspendida y será reanudada en las próximas horas, con el fin de que funcionarios de la Fiscalía General de la Nación le formulen cargos por el delito de homicidio y tortura a los indiciados, y luego, el Juez decida, teniendo en cuenta el material probatorio, que medida de aseguramiento le dicta a Jiménez Granados y Montenegro Pacheco.

HERIDAS HALLADAS A LA VÌCTIMA 

Una fuente judicial, que hace parte del proceso investigativo, reveló que  “al pobre niño le encontraron más de 300 laceraciones. En la cabeza tenían alrededor de 38. En el cuello, la espalda y demás partes del cuerpo tenía marcas. El menor habría muerto por la fuerte infección de todas las heridas que tenía en su cuerpo, especialmente la cabeza”.

Además, agregó que “al niño, al practicarle la necropsia, le encontraron graves hematomas. Tenía quemaduras en la espalda, sus glúteos (nalgas) y cuello”.

HERMANOS EN MANOS DEL ICBF 

Bajo protección del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) quedaron los hermanos menores de edad del niño que murió por presunta violencia de su madrastra.

Según se conoció, una vez el ICBF obtuvo información  del caso del niño fallecido, designó un equipo de Defensoría de Familia que adelantó la verificación de derechos de sus hermanos de 11 años quien también vivía en el núcleo familiar.

Durante la verificación se constató que los niños presentaban signos de violencia por lo que le abrieron un Proceso Administrativo de Restablecimiento de Derechos (PARD) y quedaron bajo protección en la modalidad de Hogar Sustituto. De igual manera, se le brinda acompañamiento a una hermana de 15 años que no convivía con ellos.

“Este es un hecho lamentable que nos tiene que tocar a todos. No podemos seguir permitiendo que los hogares, que deben ser el principal entorno protector, no sean garantes de derechos. Esperamos que las autoridades esclarezcan prontamente los hechos y los implicados respondan ante la justicia”, manifestó Mario Ariza Monsalve, director regional del ICBF en Magdalena.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más