HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Centro Histórico ‘apesta’ por las aguas residuales

Una dolorosa realidad afronta el gremio de comerciantes, prestadores turísticos, conductores quienes deben transitar por las calles y avenidas céntricas completamente inundadas de aguas residuales.

POR 
EDGAR 
TATIS GUERRA 

Hasta la coronilla. Así están los samarios, residentes y turistas quienes no soportan más los olores nauseabundos que recorren las principales calles y avenidas del Centro Histórico cada vez que cae un aguacero en Santa Marta. Y todo ello gracias a la incompetencia de la empresa Essmar hoy manejada por la Superintendencia de Servicios públicos Domiciliarios.

Y la razón es una sola: el colapso del alcantarillado que emana aguas residuales a borbotones como si se tratara de fuentes. El triste panorama que ‘desnuda’ la falta de planeación, la existencia de unas redes caducas, obsoletas y muy reducidas ante el gran crecimiento demográfico que registra la ciudad.

En las escalinatas de la plaza de La Catedral y en los alrededores del parque de Bolívar, los jubilados y la ciudadanía en general apenas logran advertir los nubarrones en el cielo atinan a decir: “preparémonos y busquemos tierra alta como la tanga porque lo que viene es agua y a cántaros. Y este Centro quedará oliendo a pura María Farina”.

Increíble y dolorosa realidad la que deben afrontar los comerciantes, prestadores turísticos, conductores de los diferentes automotores, quienes deben transitar por las calles y avenidas céntricas completamente encharcadas.

En la Avenida Santa Rica (calle 22) con Carrera Primera ‘estallaron’ dos manjoles provocando escorrentías superficiales con evacuación final en el mar de la Bahía. Situación similar se presentó en la calle 23 diagonal al club Santa Marta y también en la Avenida Campo Serrano entre las calles 10 y 11, la cual parecía una laguna de oxidación.

Por otro lado, en la Avenida del Ferrocarril se registró un caudaloso ‘manantial’ de aguas residuales que ‘perfumaron’ toda esa zona contribuyendo al deterioro ambiental y causando un malestar entre los comerciantes que ven disminuidas sus ventas porque el fuerte aroma ahuyenta a los clientes.

En un tramo de la Avenida del Libertador exactamente junto al parque Sesquicentenario también colapsó el alcantarillado con escorrentías superficiales.

Vale mencionar que el aguacero de ayer en horas del mediodía estaba pronosticado por el Ideam, que había alertado sobre la presencia de una onda tropical en el Caribe. Desde la Oficina para la Gestión del Riesgo y Cambio Climático (Ogricc) se entregaron las recomendaciones de prevención a la ciudadanía.

Vecinos y residentes en el emblemático barrio Pescaíto reportaron un oscuro balance de las afectaciones por cuenta del aguacero, el cual provocó encharcamientos y la afloración de aguas ‘negras’ en los denominados puntos críticos de la calle 8 y 9.

Los pescaiteros y samarios en general están de acuerdo con que Santa Marta no resiste más porque los impactos ambientales son irreversibles con un saldo de personas enfermas y de otras que se han adelgazado porque justo a la hora de almorzar se les espanta el hambre al percibir el hedor de las aguas ‘negras’.

En la Junta Administradora Local (JAL) de la Localidad 2 Histórica Rodrigo de Bastidas ya se hizo una primera sesión convocada por los ediles de la Comisión tercera que tuvo la asistencia de la agente especial interventora de la Essmar, Yahaira Díaz, quien fue directa al reconocer que mientras no se acometa un plan maestro integral, lo que haga la empresa son ‘pañitos de agua tibia’, retirando arena, sedimentos y todo tipo de desechos que ingresan a las tuberías obstruyéndolas.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más